Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|El túnel

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

CAIGA QUIEN CAIGA|Ser docente y no morir en el intento

ANÁLISIS PAÍS|Se va un 2019 con más retrocesos que avances

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La historia se repite para Venezuela. Pocos recuerdan cuando fue el último final de año en el cual el balance fue positivo para el país. Cada año el resultado es peor, porque los problemas en vez de resolverse se van agravando, en la medida que el conflicto político aumenta

En lo político, hay avances en la lucha de la oposición por lograr el cambio, pero aún no alcanzan para sacar al chavismo del poder luego de más de 20 años de saqueo y desastre; mientras que el oficialismo sigue aferrado a su estrategia de aniquilar la disidencia.

En lo económico en vez de corregir las distorsiones que se han creado por el modelo creado por Chávez, más bien han empeorado. El régimen no presta ninguna atención a la crisis económica, mientras dejó a las “fuerzas del mercado” que actúen para despejar un poco el camino de su permanencia en el poder.

En lo social, la migración se acentuó y ya casi son cinco millones de venezolanos que han emigrado a otros países, huyendo a una crisis que parece no tener fin. Por otro lado, los servicios públicos han ido colapsando y el clímax se vivió con el apagón nacional de marzo.

PAÍS político

Oposición: la lucha de la oposición sin duda que tiene avances importantes durante 2019. La llegada de Juan Guaidó cambió la estrategia y condujo a que más de 50 países lo reconocieran como presidente interino. Además, se ampliaron las sanciones hasta el punto de que el régimen está cercado. Pero aún no es suficiente para alcanzar el cambio, como consecuencia que el oficialismo no es un adversario político, sino un grupo irregular que se aferra al poder como protección ante todos los delitos que han cometido. Adicionalmente, como ha sido durante los últimos años, la oposición no está unida, sino que hay tres tendencias claras: la mayoritaria liderada por Guaidó, los radicales encabezados por Maria Corina Machado y los más minoritarios que son aquellos que pactaron un diálogo con el régimen y que está integrado por Timoteo Zambrano, Henri Falcón y Claudio Fermín. El reto más próximo del grupo liderado por Guaidó es la sesión del 5 de enero, en la cual aspira a reelegirse al frente del Parlamento y del gobierno interino. Contra ese objetivo, el régimen mueve mucho dinero y acciones judiciales, para evitar ese resultado o por lo menos para dividir aún más a la oposición. Mientras que también tendrá que decidir qué hará ante unas probables elecciones.

Oficialismo: el chavismo sigue en su estrategia de aferrarse al poder, aunque hay una división de criterios sobre el camino a seguir. Por un lado, los radicales siguen en su ruta del colapso para acabar con la oposición, mientras que los moderados buscan impulsar una salida política ajustada a sus intereses, para la cual Guaidó puede ser una piedra de tranca. Su estrategia de final de año ha sido intentar debilitar el apoyo para Guaidó, a través de la compra de diputados y de acciones judiciales para perseguir a aquellos que se han negado a traicionar la lucha. Maduro logró su meta de terminar el año, aunque el país esté en peores condiciones. No les importa en lo más mínimo el sufrimiento de la población y la huida de centenares de venezolanos afectados por la crisis. Adicionalmente se preparan para unas elecciones en 2020.

Comunidad internacional: la presión de los países que buscan el cambio en Venezuela bajó, como consecuencia de la inestabilidad inducida que vivió la región y por los problemas internos y externos que enfrenta el presidente de EEUU, Donald Trump. Solo resaltan las últimas sanciones del TIAR que afectaron aún más a piezas importantes del oficialismo.

PAÍS económico

Crisis: nada hace el régimen para intentar solventar los problemas que afectan a la economía. Tal como hemos venido señalando, dejaron que las “fuerzas del mercado” hicieran su parte, con el fin de disminuir la escasez de alimentos y mejorar la capacidad de compra, mediante las importaciones de productos y el uso del dólar como moneda comercial. Claro está, que eso no beneficia a la mayoría de la ciudadanía, sino básicamente a quienes manejan dólares o reciben remesas desde el exterior.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cerraron en US$7.501 millones.

Petróleo: el precio promedio del petróleo venezolano sigue en alza y se ubicó en US$56,86.

Dólar: el mercado cambiario se estabilizó un poco y la tasa que informa el BCV cerró en Bs.S 46.677,20, mientras que el paralelo promedió Bs.S 46.536,59.

Indicadores: no hay novedades de parte del Banco Central de Venezuela en relación con los indicadores de la economía.

PAÍS social

Migración: no merma la salida de venezolanos al exterior, a pesar de las restricciones impuestas por diversos países. La ONU, a través del ACNUR, estima que en 2020 de no haber un cambio político en Venezuela, la diáspora llegará a los 7 millones de personas.

Servicios: cada vez son mayores las dificultades de servicios públicos que enfrentan los venezolanos. La electricidad sigue siendo el peor de todos, por cuanto los apagones son frecuentes. El Zulia sigue siendo el estado más afectado, a pesar de todas las promesas que ha hecho el oficialismo. También hay problemas con el agua y gas, mientras que otros como las telecomunicaciones siguen bajando en calidad.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad