Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

ENDER ARENAS|El túnel

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

ENDER ARENAS|Conceptos zombis

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Corro el riesgo de presentar hoy una especie de debate que a estas alturas de nuestra crisis humanitaria, puede resultar fuera de lugar. Después de todo, los venezolanos hoy no están discutiendo sobre disquisiciones de teoría política, sino de cosas que le están afectando su vida de todos los días: hiperinflación, escasez de gasolina, quiebra de todos los servicios públicos (transporte, aseo, agua y la reina de todos nuestros sufrimientos: la crisis en el sector eléctrico), pero también: inseguridad personal y alimentaria, crisis del sistema de justicia y corrupción, por nombrar las mas vividas por la gente.

Estoy seguro que un 90 % de la gente dirá que carajo me importa a mí lo que está detrás de todo lo que nos pasa, si no tengo posibilidad de enderezar la vida. Pero ojo, lo que nos pasa y seguramente nos pasará, tiene mucho que ver con las concepciones que mueven las propuestas que están sobre la mesa y que lucha por imponerse como las propuestas dominantes en la construcción y reconstrucción de lo que nos va quedando de país.

Tuvimos mucho tiempo librado de las clásicas dictaduras que el resto de América Latina vivía. En esos países (Chile, Argentina, Uruguay, Bolivia, principalmente) que sufrieron dictaduras, cuya represión produjo un gran derramamiento de sangre, desde la década de los 70 y casi todo los 80, obligó a los revolucionarios de entonces a una profunda reflexión de las tareas que los gobiernos de facto imponían.

La reflexión que se hizo entonces pasaba por el desplazamiento de los viejos conceptos que habían articulado su discurso y sus propuestas programáticas. De esta manera, el concepto de clase y de sujeto revolucionario, caro en su paradigma, fue desplazado por el concepto de actor, el concepto de Estado, en su versión instrumental heredada del marxismo- leninismo, fue desplazado por el concepto de política y el concepto de revolución fue desplazado por el concepto de Democracia.

De esta manera, desde finales de los 70 el concepto de Democracia se asume como el tema central de todo proyecto político en el continente. Estos cambios en la trama discursiva de la izquierda se insertan en el debate que se suscita dentro de la experiencia sufrida en las dictaduras realmente existentes, profundamente represivas y que cancela todo tipo de libertades para el ejercicio de la política por los sectores que se le oponían.

Además, a finales de los 80 se producen los cambios históricos que han producido el mayor desconcierto político, y sobre todo teórico: la caída del socialismo real y con el él, la crisis de “los grandes relatos”.

Actor, política y democracia fueron los temas que articuló el debate en este continente durante dos décadas. Venezuela fue la más rara excepción. La llegada de Chávez al poder, nos retrotrajo a los viejos conceptos que habían perdido centralidad en el debate latinoamericano. Así, mientras en Chile, por ejemplo, se discutía sobre la democracia, en Venezuela volvía asomar la Revolución, el Estado y la clase, travestida de pueblo como ejes de la política chavista, es decir, con el chavismo se hicieron dominantes conceptos, categorías y visiones del mundo que ya eran conceptos, categorías y visiones del mundo de naturaleza zombis en el resto del continente.

De esta manera la democracia representativa que orientó la política venezolana contra los autoritarismos de izquierda y de derecha cedió paso, de nuevo, a una vuelta del populismo autoritario, autodenominado ahora como socialismo del siglo XXI. Esta propuesta ha desarrollado perversos hábitos clientelistas (peticionismo) que ha asfixiado la cultura ciudadana, reduciendo al ciudadano a mera “masa beneficiaria”

Y ese ha sido el paradigma dominante y ha sido el causante de la crisis que hoy vivimos. Frente a él, más allá de las urgencias que los venezolanos tienen, se enfrentan dos propuestas anti-crisis: Una que plantea al mercado como código de orden, es la propuesta que está presente en la argumentación que esboza María Corina Machado, que en el fondo significa darle paso a una “democracia de consumidores”, fundamentalmente, y la propuesta que plantea Guaidó que es próxima a un modelo social demócrata, con un retorno a un compromiso democrático entre los actores sociales y políticos y sus representaciones formales, que daría paso a una democracia de ciudadanos, con un peso importante del mercado, pero también del Estado, pero lejos de cualquier atisbos de expresiones nacional populista.

Así que la discusión en Venezuela, hoy, se centra entre esos tres paradigmas: el populismo autoritario del chavismo; el modelo liberal encabezado por María Corina Machado y el modelo social-demócrata de Guaidó.

Los venezolanos seguiremos discutiendo, si la comida esta cara que la falta de gasolina es una cosa obscena en un país petrolero; que la inseguridad nos amenaza a todos  y un sinfín de males que nos agobian, pero el futuro del pais se inscribe en uno de esos tres paradigmas….

@RojasyArenas

¡SUSCRÍBETE! La información especializada y confidencial es una buena inversión…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad