Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

NOTAS LIBERTARIAS|Salarios de hambre

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

ENDER ARENAS|Vs Guaidó

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El fin de semana conocimos por el informe presentado por Armando.info que un sector de la oposición, representada en la Asamblea Nacional ha sido protagonista de una acción turbia, irregular y, podemos decirlo, corrupta.

¿Es esto sorprendente? ¿Es sorprendente que un grupo de hombre que han sido elegidos para representar la voluntad popular para luchar con todo lo oprobioso de un régimen que ya pisa un cuarto de siglo en el gobierno se vea envuelto en una acción a la que precisamente se enfrentan?

Bueno sí, es sorprendente.

Aunque es bueno advertir que los venezolanos desde la primera noche de los tiempos convirtieron a la corrupción en una eficaz mediación en la construcción de lo que hemos sido hasta ahora el Estado venezolano, pero ojo, al mismo tiempo también ha sido una mediación que ha desorganizado el hecho estatal que organizó el país en los diferentes momentos de nuestra historia.

A manera de ejemplo, la corrupción, para no ir hasta el inicio de nuestra historia republicana, obró, eficazmente, en la organización y desorganización y quiebre del Estado venezolano en los años setenta, aquellos años de la Venezuela saudita que de pronto se vio invadida por una riqueza que no pudo digerir y que desajustó toda la estructura de moral republicana que el advenimiento de la democracia había fundado desde 1959, con Betancourt, primero y Caldera y Leoni.

¿No fue acaso la lucha contra la corrupción y el ofrecimiento de freír las cabezas de los corruptos en aceite hirviente lo que llevó al chavismo al poder? Es decir que estamos en presencia de un fenómeno que organiza y desorganiza al Estado y las formas de gobierno que este asume. Y para no ir tan lejos en esta apreciación, ella (la corrupción) ha sido eficientísima en la organización del régimen chavista y ella se ha encargado, también, de desorganizarlo.

Pues bien en medio de la turbulencia provocada por el informe de Armando.Info se encuentra el proyecto Guaidó quien se enfrenta a dos argumentos que pretenden en erigirse como ciertos para el público, especialmente el publico opositor: el primero es el que se dirige contra Guaidó, directamente, por ejemplo, el que hace el diputado Brito para no mencionar a otros que también lo han hecho directamente o veladamente simulando no decir contra Guaidó pero lo dicen, por ejemplo, la larga lista de dirigentes de la oposición más radical.

Esta posición, sin un firme argumento, grita, con espuma en la boca, es el caso del diputado Brito, que el ladrón es el mismísimo Guaidó, algo así como el viejo cuento del ladrón que grita, para despistar: “¡El ladrón, el ladrón! allá va el ladrón, agárrenlo”.

El diputado Brito no se ha defendido de los señalamientos que se le hacen, para nada. Se dedica, con un ardor, que no se le conocía cuando criticaba al régimen, a desacreditar a Guaidó

Lo deleznable en la posición del diputado Brito es que se ataca no los argumentos que le dicen “Mire, diputado, Ud está involucrado en una operación de corrupción”, sino que pretende convencer aquellos que se están moviendo por sentimientos de frustración y por supuesto, lo hace por razones acomodaticias que son propias de su manera de hacer política.

El otro argumento al que se enfrenta Guaidó es a los señalamientos hechos por el ex embajador en Colombia Humberto Calderón Berti.

No voy a juzgar a Calderón por lo que ha dicho o no ha dicho, él tendrá las razones el porqué una información que, dado el cargo que él desempeñaba, debería ser tratado con otro criterio la ha expuesto de la manera de cómo lo hizo.

El problema es que ha sido acompañado por un grueso sector del país, especialmente por todo el liderazgo oficialista, que han asumido que todo lo que ha dicho Calderón es verdad, es ciertísimo, ¿por qué?, por una razón increíble: el es un hombre de mucho prestigio, un hombre honorable, un hombre que solo ha pensado en el bien de la patria, además demostró una gran capacidad gerencial al mando del negocio petrolero, etc, etc, etc.

No sé si ese es un criterio de veracidad. Los intereses no son inmutables y sería lamentable que, los argumentos, esbozados por los Brito y los Calderón, se convirtieran en la piedra angular de la destrucción de lo que hasta ahora se construido como alternativa opositora a la dictadura.

 

@RojasyArenas

 

¡SUSCRÍBETE! La información especializada y confidencial es una buena inversión…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad