Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

NOTAS LIBERTARIAS|Salarios de hambre

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

ANÁLISIS PÁIS|La corrupción desata los demonios en la oposición

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La destitución del embajador de Venezuela en Colombia, Humberto Calderón Berti, fue una decisión muy mal manejada por el gobierno interino de Juan Guaidó. El tema amenazó con generar sismos de mediana intensidad en la oposición, por todo lo que ha sido señalado en cuanto al manejo de la ayuda humanitaria en esa nación.

Y los sismos han ocurrido, pero no de mediana intensidad, porque han desatado los demonios internos en la coalición opositora, pero además le han dado argumentos a los radicales para intensificar sus ataques internos contra la gestión de Guaidó al frente de la lucha por la oposición.

En el País Económico, el deterioro sigue avanzando imparable gracias a un régimen que no toma las decisiones adecuadas con el fin de frenar la caída e iniciar una recuperación. La crisis política sigue ocasionando graves consecuencias en una economía demasiado maltrecha.

En el País Social, los venezolanos cerramos un año para el olvido. 12 meses en los cuales todos los problemas se profundizaron, donde el colapso de los servicios públicos se agravó y en el cual la migración de venezolanos al exterior también aumentó y amenaza con superar las cifras de Siria, según el ACNUR.

PAÍS político

Oposición: la destitución de Humberto Calderón Berti como embajador en Colombia fue una decisión pésimamente manejada por el gobierno interino de Juan Guaidó. Ese tema se pronosticaba que generaría sismos de mediana intensidad en la oposición y así ocurrió, aunque los daños son mucho mayores a los previstos. Las revelaciones del experto petrolero abrieron la caja de pandora de la corrupción opositora. Eran públicos y notorios los malos manejados de la ayuda humanitaria en Colombia, por parte del equipo que lideró Lester Toledo. Como era de esperarse los señalamientos de Calderón apuntaron a eso y en cualquier momento la Fiscalía de Colombia podría anunciar resultados de su investigación y eso sería otra bomba a la coalición opositora. A partir de las declaraciones del exembajador, se desataron los demonios porque han venido apareciendo más y más hechos en los cuales hay irregularidades como, por ejemplo, en la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional. En ese sentido, las decisiones tomadas por los partidos Primero Justicia y Voluntad Popular son acertadas, pero no calman la tormenta. Por su parte, los radicales han aprovechado la situación para intensificar sus ataques contra la coalición que lidera Juan Guaidó. Para ser sinceros con nuestros lectores, las cosas no pintan nada bien para el sector adverso al oficialismo. Esta tormenta amenaza con arrasar en buena medida la credibilidad de la clase política.

Oficialismo: como era de esperarse, el oficialismo está disfrutando la rebatiña interna que hay en la oposición como consecuencia de los casos de corrupción. Eso ayuda a la estrategia del oficialismo de sostenerse en el poder, hasta que logren despejar el camino o alcancen, en el caso de los moderados, sus objetivos de construir una salida adecuada a sus intereses. Para beneplácito del régimen el año termina y aún la oposición no concreta su salida. Con lo que si están preocupados es con las decisiones que tomará el TIAR en su reunión de diciembre, ya que afectarían a individualidades en su capacidad de movilización y otros intereses.

Comunidad internacional: la próxima reunión de los países que forman parte del TIAR podría traer decisiones claves y de gran impacto para los líderes del oficialismo. Dicho encuentro se realizará este 3 de diciembre en Bogotá. Se ha venido anticipando que tomarán medidas para restringir los viajes de los dirigentes del régimen por el continente. Eso amplía el cerco internacional contra ellos a los que se suma Bolivia desde ahora y Uruguay a partir de marzo cuando asuma el nuevo gobierno, aunque a partir del 10 de diciembre Argentina abandona la presión contra el oficialismo.

PAÍS económico

Crisis: nada nuevo en materia económica. Más allá de la paralización casi total del oficialismo en la materia y del avance acelerado del uso del dólar y en mucha menor medida del peso colombiano, como monedas de uso común, todo sigue igual. Y eso implica que todos los problemas económicos continúan profundizándose.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela comienzan la semana en US$7.514, lo que denota una caída bastante importante en las reservas.

Petróleo: el precio promedio del petróleo venezolano tuvo una leve recuperación y comienza la semana en US$51,62.

Dólar: el mercado cambiario continúa en alza. La tasa que publica el BCV cerró en Bs. 38.980,83; mientras que el paralelo se ubicó en Bs.S 38.658,46.

Indicadores: el BCV sigue sin actualizar los indicadores de la economía.

PAÍS social

Pésimo año: termina un 2019 que superó todas las proyecciones negativas sobre el deterioro de Venezuela. La crisis social ha sido de incalculables consecuencias porque el empobrecimiento general se aceleró. Las familias que reciben remesas medianamente han podido paliar sus necesidades, mientras que aquellos que sólo tienen ingresos en bolívares han intentado sobrevivir.

Migración: las estimaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) señalan que a finales de 2020, de no producirse un cambio político en Venezuela, la migración superará los 6,4 millones de ciudadanos, superando la cantidad de personas que huyeron de Siria a raíz de la guerra civil.

 

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad