Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡ELECCIONES USA! En #Contrastes, Darwin Chávez conversa con Jesús Sánchez Meleán

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANÁLISIS PAÍS ¿Cuál es el plan desestabilizador de la izquierda latinoamericana?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La inestabilidad social y política que sacude a América Latina no es casual. Si bien es cierto los reclamos populares son en su gran mayoría legítimos, la violencia que se ha generado contra la infraestructura pública y privada no es el mecanismo adecuado para alcanzar los cambios.

Es indudable que detrás de la violencia que ha sacudido a Ecuador, Chile y Colombia, por ahora, es un plan gestado en el seno de la izquierda más radical de Latinoamérica agrupada en el Foro de Sao Paulo y en el Grupo de Puebla ¿Cuáles son los objetivos del plan?

En el País Económico, el bolívar sigue muriendo hasta en el discurso oficial pues Maduro ya no lo menciona con la fuerza de antes, sino que ahora aprueba beneficios y asigna recursos en petros y en menor medida en euros; mientras que siguen aceptando que el dólar es la moneda de uso común.

En el País Social, aumenta la migración interna de aquellas zonas con graves afectaciones en la vida cotidiana, como por ejemplo el Zulia, hacia ciudades con menos dificultades como Caracas y Valencia. A causa de las restricciones migratorias de los países vecinos ha desacelerado la huida al exterior.

PAÍS político

Desestabilización: la izquierda más radical de América Latina diseñó un plan de desestabilización de la región, a partir de las demandas sociales acumuladas en todos los países del continente. Si bien es cierto, ellos no tienen la capacidad de levantar las sociedades de nuestros países, esperaron pacientemente que se produjeran los detonantes para actuar. Ocurrió en Ecuador con el aumento de los precios de los combustibles y en Chile con el incremento en el pasaje del Metro de Santiago. A partir de ahí infiltraron las protestas pacíficas, promovieron la violencia y atacaron la infraestructura pública y privada causando graves destrozos y un impacto importante en la economía. Luego los reclamos populares han venido replicándose en otros países, como es el caso de Colombia en la actualidad ¿Por qué no ocurrió lo mismo en Argentina? Porque a pesar de la severa crisis económica, en las recientes elecciones ganó el candidato de la izquierda ¿Y Uruguay? Hay que esperar los resultados de la segunda vuelta. Si gana el izquierdista no van a actuar, si gana el candidato de la derecha actuarán en su debido momento ¿Y Brasil? La libertad de Lula pudiera ser parte importante de un levantamiento popular, aunque hay que recordar que la asunción del derechista, Jair Bolsonaro, a la presidencia obedece al agotamiento del sistema político por la corrupción de la izquierda que lidera Lula ¿Y Perú? En la nación incaica la izquierda es casi inexistente y por eso tienen dificultades para hacerse sentir ¿Por qué es la izquierda y no legítimos levantamientos populares? Porque hay patrones de ataque y violencia que se repiten en cada país. ¿Cuáles son los objetivos? Son varios. El primero, es aliviar la presión de esas naciones contra el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. El segundo, un resurgimiento de la izquierda a partir de las protestas contra gobiernos derechistas, luego de los reveses electorales que han sufrido. Y tres, generar un precedente que evitaría cualquier acción militar en Venezuela ¿Por qué? Porque si EEUU en una coalición de países o de forma individual decide actuar militarmente contra el chavismo, las protestas podrían incrementarse e incendiar al continente. Repetimos, los reclamos de la ciudadanía son justos y válidos porque obedecen a problemas acumulados, pero la violencia es promovida por la izquierda más radical. La idea es alterar las democracias del continente.

Oficialismo: el régimen sigue dividido en su acción frente a la crisis política. Los moderados pareciera que siguen promoviendo una salida política a través de la renovación del CNE y la posterior convocatoria de elecciones. Mientras que los radicales persisten en su ruta del colapso para desaparecer a la oposición y sostenerse en el poder. Es palpable que, a partir de las protestas en varios países del continente, además del momento electoral en EEUU, ha disminuido la presión de la comunidad internacional, lo que ha sido tomado por el oficialismo para intentar mostrar fortaleza.

Oposición: a pesar que la participación popular reapareció en las protestas del 16N, aún no están en un nivel que genere temores en el régimen. Ha sido una larga y costosa lucha que provoca desgaste en el respaldo popular a la coalición que lidera Juan Guaidó. En estos momentos la única salida que se observa es la negociación, aunque la oposición ha negado esa opción. Pareciera que el camino que se está construyendo es a partir de la renovación del CNE y de la convocatoria de elecciones presidenciales. Por ahora no hay una salida inmediata a la vista.

PAÍS económico

Crisis: el oficialismo también está matando el bolívar como moneda, porque lo sigue excluyendo en su discurso y sólo hablan de petros y euros a la hora de hacer anuncios económicos o sociales. Se han rendido ante la evidencia que el dólar es la moneda de uso común para las transacciones. Y el uso del petro sin duda sirve para que Maduro esconda cómo sus desastrosas políticas mataron al bolívar.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela comienzan la semana en US$8.034 millones.

Petróleo: el precio promedio del petróleo venezolano cayó a US$50,27.

Dólar: el mercado cambiario sigue inestable. La cotización que informa el BCV se ubicó en Bs.S 32.638,74; mientras que el mercado paralelo cerró en Bs.S 34.010,41.

Indicadores: no hay actualizaciones de parte del BCV en cuanto a los indicadores de la economía.

PAÍS social

Migración: persiste la tendencia a la huida interna a la crisis. Este fenómeno se materializa con la mudanza de personas y familias desde las zonas más afectadas por la crisis, a las ciudades que tienen menos dificultades. Caracas y Valencia son los lugares más atractivos para esa migración interna.

Navidad: la población venezolana se prepara, aunque parezca un chiste, a celebrar unas navidades en medio de una aguda austeridad. Quienes reciben remesas desde el extranjero tendrán menos problemas que quienes intentan sobrevivir con sus ingresos en bolívares.

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad