Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

NOTAS LIBERTARIAS|Salarios de hambre

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

ANÁLISIS PAÍS|Venezuela ¿Cuánto más aguanta? ¿Cuánto más puede esperar?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Esa pregunta ha surgido cíclicamente en los últimos años del desastre de la revolución chavista y hasta ahora nada ha ocurrido que produzca un cambio. El problema es que en la actualidad el deterioro de Venezuela ya roza los niveles de catástrofe ante tantas dificultades acumuladas.

No sólo se trata de la escasez de alimentos y medicamentos, sino de los efectos de la hiperinflación, del desabastecimiento de combustibles y de la falta de interés del oficialismo por corregir las distorsiones que se han venido agravando con el paso de los meses.

Algunos consideran y con mucha razón, que la migración masiva ha sido la válvula que ha drenado la presión acumulada, porque se han marchado casi cinco millones de venezolanos y estos actúan como soporte económico para sus familiares en el país y gracias a eso buena parte de la población ha podido enfrentar los rigores de la crisis.

¿Pero cuánta más calamidad aguanta este pueblo?

Pareciera que la situación está llegando al límite.

Pero, ¿Qué límite tiene el límite en el caso venezolano?

PAÍS político

Oficialismo: todo indica que el régimen sigue adelante con su estrategia de construir una salida de la crisis adecuada a sus intereses. Recordemos que todo comenzó con el acuerdo firmado con la “falsa oposición”, continuó con la reincorporación de los diputados rojos a la Asamblea Nacional y se adelantan más liberaciones de presos políticos. También está pendiente una decisión del TSJ que anule la sentencia que declaró el desacato del Parlamento. Un paso importante que reflejaría el interés oficialista de moldear la cesión del poder es llevar a la AN, la renovación del Consejo Nacional Electoral. A la par de eso, el régimen se mueve para reanudar las conversaciones que eran auspiciadas por Noruega. Hay sectores dentro del chavismo que entienden que la situación es insostenible y que en la medida que actúen ahora, podrán encontrar salidas favorables para ellos, antes que sea muy tarde y el deterioro será irreversible. La idea es crear las condiciones que les favorezcan, quitar la tutela internacional a la búsqueda de soluciones y sobrevivir políticamente.

Oposición: el sector que lidera Juan Guaidó parece haber leído adecuadamente el supuesto interés del oficialismo por construir una salida. Eso se desprende de los discursos no sólo de JG, sino también de otros integrantes de la coalición opositora que visualizan un posible acuerdo político que tenga como epicentro unas elecciones que inicien la transición, como hecho posterior a la renovación del Poder Electoral. La oposición debe moverse con mucha cautela e inteligencia, partiendo de la capacidad de maniobra y distracción que tiene el régimen. Pero además necesita acelerar la búsqueda de soluciones tomando en cuenta el acelerado deterioro y la pérdida de esperanza en un sector importante de la población.

Comunidad internacional: la presión de la coalición de países que buscan salidas a la crisis venezolana sigue vigente, aunque no han sumado nuevas acciones en los últimos días. El esfuerzo sigue centrado en asfixiar financieramente al oficialismo, para que se vean obligados a regresar a la mesa de negociación. Lo que si parece absolutamente descartado por los momentos, es una acción de fuerza a pesar que hay grupos presionando para que EEUU emprenda un bloqueo naval de las costas venezolanas. El temor más grande es que el deterioro social y económico genere una mayor migración y la profundización de la crisis dentro de Venezuela.

PAÍS económico

Crisis: el régimen de Maduro sigue totalmente inmóvil ante el marcado deterioro de la economía. No toman medidas porque sencillamente no hay preocupación por ese tema, ya que la prioridad es política. El detalle es que los problemas se multiplican y, por ejemplo, el país está a las puertas de un agotamiento de los inventarios de combustible que paralizaría a toda la nación. Eso sumado al desabastecimiento de alimentos y medicinas, además del colapso de los servicios públicos, hacen que el presente y el futuro no pinten nada bien.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela siguen en caída y comienzan la semana en US$8.058 millones.

Petróleo: el precio promedio del petróleo venezolano arranca el nuevo período en US$50,17, mostrando una caída de US$2,21.

Dólar: el mercado cambiario dual que existe en Venezuela sigue más o menos estable por debajo de los 20 mil bolívares por dólar. La tasa que publica el BCV se ubica en Bs.S 19.733,41. Mientras que el dólar paralelo tiene una cotización promedio de Bs.S 19.224,74.

Indicadores: persiste el silencio del BCV en cuanto a los indicadores que permiten medir el comportamiento de la economía venezolana.

PAÍS social

Deterioro: el colapso de los servicios púbicos avanza. Los apagones son normales en todo el territorio nacional, pero sobre todo en el Zulia. Es tan grave la situación que hay en marcha todo un movimiento que presiona para concretar el plan humanitario que busca atender la emergencia eléctrica zuliana con financiamiento de la Corporación Andina de Fomento (CAF).

Migración: la situación venezolana es tan explosiva, que ya la ONU y la OEA estiman que la cifra de venezolanos que huyen se acerca a los cinco millones de venezolanos. Eso ha evitado, aunque parezca una paradoja, que se produzca por los momentos un estallido social, ya que la diáspora atiende las necesidades de dinero de buena parte de la población.

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad