Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

ANÁLISIS PAÍS|Venezuela en una peligrosa coyuntura

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Las cosas en Venezuela no marchan nada bien.

Mientras la crisis arropa a la mayoría de la población, generando un aumento de la migración hacia otras naciones, el conflicto político ha sido azuzado con el acuerdo entre el régimen y una “falsa” oposición que en nada contribuye a construir salidas reales a la situación.

Es una coyuntura peligrosa.

¿Por qué?

Porque podría conducir a una estabilización del régimen gracias a quienes se vendieron por un puñado de dólares.

Porque podría conducir a salidas radicales de cualquiera de los bandos y eso produzca más violencia y sufrimiento.

O que se estanque la situación de tal manera que el oficialismo logre surfear la presión de la comunidad internacional, profundizando el deterioro social y económico, además del desmantelamiento de la sociedad venezolana acosada por las dificultades.

PAÍS político

Oficialismo: el régimen sorprendió con una jugada que pocos habían presagiado, al construirse su propia oposición comprando a varios dirigentes, que no son líderes, para crear una farsa llamada Mesa de Diálogo Nacional. Como hemos explicado en VyR, el movimiento en el tablero de la crisis podría tener dos lecturas. La primera crear una ficticia solución al conflicto, buscando aliviar las sanciones y preservarse el control del poder. En ese escenario se incluyen elecciones de algún tipo avaladas por los fariseos, pero sin reconocimiento internacional. La otra hipótesis tiene algo de descabellada, pero con el oficialismo cualquier cosa puede ocurrir y es que se estén preparando una cesión del poder de acuerdo con sus intereses, renovando el CNE, llamando a elecciones y de esa forma salir de forma ordenada y sin demasiados peligros para ellos del poder. La jugada tiene sus riesgos como, por ejemplo, el supuesto regreso de los diputados del PSUV a la Asamblea Nacional legitimaría al Parlamento, la presidencia de Juan Guaidó y además las decisiones que la oposición siga tomando. En este aspecto es importante tomar en cuenta la supuesta decisión de llevar la renovación total o parcial del Poder Electoral a la AN, lo que le daría un interesante protagonismo a la oposición.

Oposición: el oficialismo fraguó y pagó para generar una supuesta división que no es tal en la oposición, porque los firmantes del acuerdo con el régimen no representan ningún liderazgo en el país. La oposición liderada por Juan Guaidó debe moverse muy bien con el fin de aprovechar la coyuntura, sobre todo si los diputados del PSUV retornan al Parlamento y de esa forma legitiman las decisiones y acciones. Guaidó por los momentos anunció que llevarán otra propuesta a Noruega, con el fin de retomar las negociaciones que buscan poner fin a la crisis. Esta idea en estos momentos pareciera tener pocas posibilidades de éxito, a raíz del interés del oficialismo de hablar con la “falsa” oposición.

Comunidad internacional: la coalición de naciones que buscan salidas a la crisis venezolana sigue estancadas en sus propósitos. Las sanciones internacionales si bien es cierto han acorralado financieramente al régimen, aún no los obligan a ceder el poder mediante una negociación. El peligro es que el actual estancamiento conduzca a una flexibilización de las acciones y sanciones que favorezcan el interés del régimen de mantenerse en el poder.

PAÍS económico

Crisis: nada se hace para remediar los graves problemas económicos y sociales que afectan a la población. Aunque el dólar se estabilizó por debajo de los 20 mil bolívares por divisa americana, los precios de alimentos, medicamentos y otros bienes de consumo no bajan golpeando la frágil economía familiar. El régimen no hace absolutamente nada para remediar las dificultades y más bien su permanencia en el poder presagia una profundización de los males que han convertido a Venezuela en una vergüenza internacional. La inercia económica de Maduro trae fricciones internas, ya que ni siquiera ha hecho algún ajuste del salario mínimo.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela se ubican en $8.297 millones, aunque las reservas operativas están en niveles mínimos y pocas veces visto en la historia económica de la nación.

Petróleo: el precio promedio del petróleo venezolano cerró en $59,12, mostrando una recuperación de más de dos dólares como consecuencia de los ataques que sufrió Arabia Saudita en sus instalaciones petroleras.

Dólar: el mercado cambiario se estabilizó por debajo de los 20 mil bolívares por dólar. La cotización que publica el BCV cerró en Bs.S 19.715,31; mientras que el paralelo se ubicó en un promedio de Bs.S 19.617,55.

Indicadores: el Banco Central de Venezuela regresó a sus viejos hábitos de ocultar las cifras que permiten medir el comportamiento de la economía.

PAÍS social

Deterioro: como consecuencia de la inercia del régimen en materia económica, se profundizan las dificultades en el día a día de los venezolanos. Eso ha generado una mayor salida de venezolanos, quienes a pesar de las restricciones migratorias colocadas en países cercanos, siguen huyendo en masa e ingresando por caminos ilegales.

Educación: el fallido inicio del año escolar terminó de desnudar la crisis que afecta al sistema educativo venezolano que es la mezcla del colapso de la infraestructura sumada a la deserción de educadores y niños. Las escuelas en su mayoría estaban desoladas en los primeros días del nuevo período.

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad