Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

SERENDIPIA|Las discrepancias

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Buenos días a todos, por este lares estamos casi seguros que habrá elecciones de nuevo en el Reino de España. Todo apunta a que volveremos a las urnas tras las conversaciones fallidas entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Este lunes y martes el Rey Felipe VI hará otra ronda de consultas en el palacio de la Zarzuela (la segunda desde el 28 de abril) con los partidos políticos y ya el mismo martes sabremos si se disolverán las Cortes Generales y se convocará a elecciones para el 10 de noviembre.

Discrepancias por Cataluña

La desconfianza hacia Pablo Iglesias (Unidas Podemos) es tan grande por parte de la cúpula del PSOE que hasta el mismo Iglesias ha dicho que de haber elecciones pedirá que no se le vete a su persona en unas próximas conversaciones para formar un gobierno de coalición. Pedro Sánchez no ha aceptado formar gobierno con el líder de Podemos ni siquiera para llegar a un acuerdo hasta aprobar los presupuestos (menos de dos años, menos de la legislatura). Sánchez le ha respondido que no hay “confianza” y un gobierno de coalición es inviable. 

Ahora queda claro que la izquierda de este país nunca se puso de acuerdo para formar gobierno y empezar a trabajar. El veto del PSOE hacia Pablo Iglesias traduce al veto de casi 4 millones de personas que le votaron a Unidas Podemos, así está el patio. Está claro que Sánchez quiere a Iglesias fuera del gobierno, fuera de los ministerios, fuera de juego…Esto va más allá de ser aliados o enemigos en la política. Sánchez quiere un vicepresidente que no hable de “presos políticos”, ni otros temas espinosos que ponen en tela de juicio la unidad de España. El tema de aplicar el 155 en Cataluña, los inmigrantes, presos políticos por el Procés (Catalexit) causa muchas contradicciones y discrepancias entre Pedro y Pablo que dudo que se siente a gobernar juntos. Tienen gafas diferentes para ver a toda España, sus problemas, sus padecimientos, la resolución de los mismos. Quizá para Pedro y Pablo hasta esta simple pregunta En España ¿Hay presos políticos ó políticos presos? los podría liar porque sus respuestas no concordarían. Tienen visiones diferentes y quizá hasta agendas diferentes.  

La casa del Rey prácticamente se ha convertido en un cuarte general donde los líderes de los partidos políticos tratan de ir a limar asperezas y ver si se ponen de acuerdo y gobiernan, lo que me parece una total burla al electorado que les ha votado. Cabe recordar que las Elecciones Generales ocurrieron el pasado 28 de abril. Al no ponerse de acuerdo para gobernar por no haber mayoría absoluta para la investidura directa, el pasado 5 y 6 de junio se realizaron las primeras rondas de consultas y el Rey designó a Sánchez -presidente de gobierno en funciones-con el objetivo de lograr una pronta investidura, cosa que ha fallado ya dos veces y a fecha de hoy seguimos en el limbo político.

Trump tendrá que callar muchas bocas

John Bolton se ha ido o lo echaron a la calle, la cuestión es que el halcón ultraconservador ya no pertenece a la administración Trump desde que ha tenido incongruencias con su jefe el presidente estadounidense por varios motivos y principalmente por siempre poner la palabra GUERRA en su carta de presentación cuando sale a negociar con el mundo. No lo he dicho yo, lo ha dicho el mismo Donald Trump que Bolton se había pasado de la raya en su postura hacia Venezuela y hacia Corea del Norte. Entonces como ha entorpecido la agenda de Estados Unidos en política exterior lo han enviado a casa para siempre, aunque Bolton ha dicho que no lo echaron que él se fue. Es probable que señalen a Bolton de ser el culpable que los Estados Unidos este al borde de la guerra con Irán.

Lo que si queda claro es que el presidente Trump tendrá que cerrar muchas bocas, a los seguidores de Maduro, entre ellos a CODE-Pink; a los que boicotean el proceso de paz de EEUU con el Líder Supremo Kim Jong-Un y callar bocas de quienes lo llaman demagogo y populista. Maduro sigue el poder a pesar de todos los esfuerzos para removerlo y el norcoreano sigue lanzando misiles de “ensayo”, tan panchos los dos a pesar de las sanciones. 

Cinco venenos mentales

El budismo habla de las “ochenta y cuatro mil puertas” que conducen al camino de la transformación interior. Con que se come eso, te estarás preguntando. Esas ochenta y cuatro mil puertas son ochenta y cuatro mil estados mentales que el budismo ha estudiado a través de los siglos de forma oral y escritos detalladamente en sus textos sagrados. De estos estados mentales negativos hay unas sesenta emociones perturbadoras vinculadas a cinco grandes venenos mentales que nos impiden ser felices como seres humanos. Imagínate la complejidad de la mente humana.

Los cinco venenos mentales son: el deseo, que es la avidez que te lleva a competir por lo que parece atrayente y causa tormento; el odio, que es el deseo de perjudicar; la confusión que es la culpable de deformar la percepción de la realidad y nos impide verla tal como es, nos trastorna el juicio pues; el orgullo juzgar y criticar todo lo que se menee y verlo con los ojos del ego y los celos, es cuando no disfrutamos ni de un instante de paz y creamos un infierno a nuestro alrededor. El apego idealiza a su objeto, el odio lo demoniza. Cada episodio de agresividad y de celos nos hacen retroceder un poco en la búsqueda de cultivar serenidad y por ende, estar felices. Si estamos conscientes de eso, buscaremos de alguna manera el antídoto ya que nos ayuda a comprender las razones por las que esos cinco venenos mentales no tienen un efecto positivo en nuestras vidas.

Para los budistas el adjetivo “negativo” significa menos felicidad, menos lucidez, menos libertad interior. No es un dogma ni a un código moral dictada por una instancia superior, sino que va al propio núcleo de los mecanismos de la felicidad y el sufrimiento. Todo lo que nos produzca un profundo malestar son toxinas mentales muy arraigadas en nosotros que se deriva en actos y palabras que siempre hieren a los demás.

Al erradicar esos venenos mentales que nos aflige desde el interior, podemos pasarnos a la acera de las personas que evocan pensamientos de bondad, de tolerancia, de ternura, nos cultiva en la benevolencia y la empatía. Nos abre la mente, nos libera realmente y vamos hacia un estado de sukha. Los antídotos te los ampliaré la semana que viene, solo te adelanto que la meditación es uno de ellos.

Nos vemos el domingo que viene, si Dios quiere, mientras seguiré contemplando los amaneceres y atardeceres de lo que queda de verano. Sean felices.

 

Verónica González M.|Periodista|Barcelona-España|@Verosimiles

http://verosimiles.com

 

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad