Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

SAINETE EN CÁPSULAS|Cómo cambiar la jungla de lo inaudito

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EFRÉN GUTIÉRREZ|La Votación Cuadrática (QV)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Otro de los conceptos o temas clave en el libro Mercados Radicales (Radical Markets) de Eric Posner y E. Glen Weyl, es el de Votación Cuadrática (QV, por las siglas en inglés de Quadratic Voting).

En el Capítulo 2 del libro, presentan una novedosa propuesta que podría ser la cura a muchas de las patologías o fallas de los sistemas de voto tradicional usados en las democracias conocidas, a través del ahorro de capacidad de votación y la función de raíz cuadrada. Esta es la denominada Votación Cuadrática.

Esta, parte por considerar que siendo que, en política, se decide en torno al uso de los bienes públicos, el precio que las personas deben pagar por influir en éstos, no debe ser proporcional al grado de influencia que tiene un individuo, sino a su cuadrado.

Este sistema permite a las personas emitir votos que reflejan la fuerza de sus preferencias. El defecto clave del sistema actual de que puede registrar, efectivamente, solo tres preferencias: sí, no e indiferente, se elimina. Esto hace posible dos cosas importantes. Primero, una minoría apasionada puede superar a una mayoría indiferente, resolviendo el problema de la tiranía de la mayoría. En segundo lugar, el resultado del voto puede maximizar el bienestar de todo el grupo y, no solo el bienestar de un subgrupo a expensas del resto.

Suponiendo que los votos pudieran comprarse o tokenizarse, el problema con un modelo estándar de fijación de precios de bienes públicos, donde la influencia se basa en una relación uno a uno con cuánto pagas, es que los que más se preocupan por un tema querrían comprar todos los votos, mientras que los que se preocupan solo un poco no comprarían ninguno. Entonces, ocurriría que los votos serían demasiado baratos para los que se preocupan mucho, pero demasiado caros para los que se preocupan poco. La forma de resolver esto es hacer que el próximo voto sea más costoso para aquellos que ya han comprado muchos votos que para quienes compran su primer voto. Esto puede inducir a los que se preocupan poco a que al menos compren unos pocos votos y restrinja a los que se preocupan demasiado por comprar demasiados. Esto es precisamente lo que el QV hace.

De acuerdo a los autores, en la actualidad, los mercados desiguales pero razonablemente eficientes gobiernan en los bienes privados, mientras que las reglas razonablemente igualitarias pero extremadamente ineficientes de una persona con un voto gobiernan en la política. La votación cuadrática o radical crearía igualdad y eficiencia tanto en política como en economía, haciendo que las dos esferas sean más armoniosas.

En la práctica, esta votación funcionaría, más o menos, de esta manera:

  • La elección se resuelve por mayoría;
  • Cada participante puede emitir cuantos votos desee pero tiene que realizar un pago cuadrático en el número de votos emitidos, de tal forma que emitir 2 votos cueste 4 veces lo que cuesta emitir 1 voto y emitir 4 votos cueste 16 veces lo que cueste emitir 1 voto.
  • Es decir que, el número de votos efectivos, serían el equivalente a la raíz cuadrada del número de votos emitidos

Parte de las ideas acerca de la Votación Cuadrática han surgido del tratamiento al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras estadounidense, el cual es un proceso vertiginosamente complejo e ineficiente. Votar sobre posibles planes de reorganización toma lugar por clase o grupos de votantes, las reglas se basan en lograr mayorías y supermayorías por diferentes estándares, y un juez debe evaluar el plan para asegurarse de que se respetan los derechos previos a la quiebra de manera adecuada. Los proponentes del plan pueden realizar actividades de gerrymandering para aislar a los acreedores; los fondos de cobertura pueden comprar posiciones que valgan la pena si los planes fallan, mientras les permite ejercer influencia sobre el proceso de negociación; y los jueces a menudo no pueden detener tales juegos. Para cortar este pantano, abogados y economistas han propuesto reformas, como realizar una subasta para la empresa u ofrecer opciones a acreedores pequeños que les permiten comprar a acreedores grandes. A través de las reglas de la Votación Cuadrática, varios economistas han hecho propuestas para resolver estos problemas.

Otra comunidad que ha mostrado afinidad con las ideas acerca de la Votación Cuadrática, es la de las criptomonedas. Vitalik Buterin (creador de Ethereum), junto con E. Glen Weyl, han dicho: Tenemos la esperanza de que alguna combinación de las tecnologías Blockchain y de los Mercados Radicales puedan hacer una contribución importante para romper las formas más opresivas de poder corporativo, gubernamental y técnico, y construir un mundo más libre, abierto y cooperativo en el siglo XXI.

No es descartable que, en un futuro, esta sea la forma de votación predominante en el mundo, tanto a nivel privado como público.

 

@efrengut|Economista|[email protected]

 

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad