Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

CAIGA QUIEN CAIGA|Ser docente y no morir en el intento

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ENDER ARENAS|La transición que viene

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

No cabe duda que el caso venezolano ha sido una excepción en el continente, pues aquí se expresa casi como una regularidad sociopolítica que las democracias han sido y son destruidas por la violencia, mientras que con las dictaduras no ha sucedido ni sucede lo mismo.  En Venezuela ha ocurrido lo contrario. El ciudadano, para decirlo de alguna manera, fue un factor fundamental en la destrucción de su democracia. Se puede alegar cualquier cosa: hastío, fatiga, decepción, exclusión, etc, no importa el motivo, el caso es que el ciudadano devenido en pueblo se movilizo y mediante unas elecciones limpias le dio el poder a quienes después se dedicaron a destruir una a una las instituciones democráticas. ¡Paradoja! Las mismas que le permitieron llegar al poder.

Veinte años, a despecho del tango, han sido muchos y durante ellos se han producido cambios. Estos cambios han sido, por supuesto, en el orden político, donde quedó interrumpido (de manera no violenta, válgame todos los dioses del universo) el proceso democrático. El régimen, con Chávez en el poder, canceló la política  (pues la única manera que se reconoce es la que hace el régimen, lo que hacen los sectores de la oposición democrática es desestabilización, golpismo, fascismo, etc).

Así mismo, aunado a los cambios en la política se han producido cambios en la estructura social, alterándose la composición de los sectores sociales: Se transformó radicalmente, la significatividad política de algunos sectores sociales: los sectores medios, por ejemplo, organizados en los partidos políticos que ocuparon estructuralmente desde 1958 el aparato del Estado fueron desplazados por una nueva estructura clientelar, los sectores populares se modifican internamente, pues el sector obrero le ha dado paso a un sector informal o trabajadores por cuenta propia extraordinariamente vulnerables y los empresarios fueron asumidos como los enemigos de clase del proceso que comenzó en 1998.

Pero la transformación más importante ha sido la producida en las Fuerzas Armadas quien se convirtió en el actor dominante de todo el proceso político que el chavismo funda y hoy es el actor central en la sobrevivencia de un régimen que adolece de la base social de apoyo que alguna vez tuvo.

La presencia dominante de las FANB, la construcción temprana de enclaves autoritarios en la sociedad civil con los llamados colectivos armados, la presencia cubana en las estructuras fundamentales del Estado, especialmente la registrada en los aparatos de seguridad del Estado y la alianza con otras organizaciones de naturaleza irregular y estructuras organizativas de carácter paramilitar indican que a diferencia de otras transiciones producidas en el continente, como la chilena por ejemplo, la transición hacia la democracia en Venezuela no será de ninguna manera tranquila y ordenada, especialmente porque esta se produciría en medio del más grande fracaso del modelo económico que puso a funcionar el chavismo: el llamado “socialismo del siglo XXI” mediante la cual se organizo el más grande atraso vivido por país alguno en el continente.

En este contexto, se ha dicho y calificado como una tragedia, que la oposición democrática está fragmentada y eso es cierto: la oposición democrática esta fracturada, basta leer y escuchar los repetidos ataques  que desde diversos frentes opositores se le hacen a Juan Guaidó, quien emerge como líder situacional del actual movimiento opositor democrático.

Pero la tragedia parece mayor, pues el sector gobernante esta igualmente fracturado y evita junto con el sector extremo de la oposición una negociación para buscar una salida política que evite un enfrentamiento violento, cuyos resultados serían indeseables para todos.

Sin lugar a dudas va a ser una transición difícil y poco ordenada y es posible que en las primeras de cambio el sector que hoy es dominante, me refiero al principal actor que mantiene el actual status quo: la FANB, trate de producir una transición similar a la chilena: la vuelta a la democracia sería limitada. La FANB difícilmente considerara regresar tranquilamente a los cuarteles, pues aunque no están tan cohesionadas como la chilenas en torno a una figura dominante como lo fue Pinochet, pues, aquí, la FANB tienen un liderazgo igualmente fraccionado, fueron politizadas e ideologizada durante 20 años y han controlado ámbitos de poder económico y político determinantes durante este largo período.

La transición democrática deberá poner en funcionamiento la reinstitucionalización del país y renovar un profundo acuerdo con todos los sectores políticamente significativos en torno a los procedimientos democráticos y sus consecuentes formalidades. Creo que solo así podríamos superar los límites de una democracia tutelada por la FANB que mantendría los valores que el chavismo impuso en estos 20 años.

 

@RojasyArenas

 

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad