Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

ENDER ARENAS|Que se entiende hoy por política en Venezuela (II)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

A Pepito le encargaron como tarea que haga un ensayo

 sobre la política. Llega  a su casa y después de preguntarle  a su madre, hermana y abuelo, no recibe repuesta porque no saben. Por fin llega con su padre y recibe la siguiente repuesta: “Mira, no sé que es la política pero te voy a poner un ejemplo: Yo soy el poder, tu madre la justicia, la sirvienta es el pueblo  tu eres la juventud y tu hermanito es el porvenir.

En la noche el hermanito tienes ganas de ir al baño y le pide ayuda a Pepito, este va a ver a la madre y la encuentra dormida, va a ver  a la sirvienta y la encuentra con su padre . Entonces dice: “Ahora ya encontré lo que es la política: La justicia dormida, el poder esta sobre el pueblo, la juventud desconcertada y el porvenir echo caca”.

Chiste anónimo

La semana pasada hice una síntesis apretada de las principales manera de entender la política que se debaten hoy en el país. Quede en esa nota semanal tratar la visón de Juan Guaidó en esta nota que hago entrega hoy.

No es nada fácil, porque Guaidó debate, sin proponérselo ni decirlo, con varios “lideres” que pretenden estar o que efectivamente están en una “situación autorizada”, es decir aquella que le confiere por sus supuesto liderazgo el derecho a decir, a sugerir y hasta de dar órdenes, por ejemplo: “Guaidó retírate de la mesa de negociaciones de Barbados”, cuestión que se le lee y se le escucha con frecuencia a Antonio Ledezma o la expresión: “ Hay que arrancarles el poder por la fuerza al chavismo” que igualmente se le lee y se le escucha con frecuencia a María Corina Machado.

Digo que no es fácil por la particular situación que vive el país donde las condiciones de recepción de los discursos políticos son febrilmente emotivas y volátiles donde es más fácil ser popular que decir la verdad.

Creo, pero es una opinión muy personal, que el liderazgo opositor radical (me refiero a María Corina Machado, Ledezma y todos aquellos que piden, ya de manera abierta, una intervención de fuerzas extranjeras que le “arrebate el poder al chavismo por la fuerza”) curtidos en eso del “decir” manejan bastante bien lo que Bourdieu llama “mercado lingüístico” y  dicen lo que cierto estado de ánimo producido por las penurias y desencanto en 20 años de mal gobierno quieren escuchar

Con respecto a Juan Guaidó, empezaré por lo que parece más obvio. Él no es un gran orador, no es Chávez que seducía, no es María Corina, ni Ledezma, tampoco es Leopoldo López que son oradores políticos de un gran manejo retórico.  Guaidó no es ese tipo de orador. Pero, su discurso presenta dos elementos claves en todo locutor que sin tener, repito, una gran oratoria desarrolla un enorme potencial performativo (en la acepción de Austin, la performatividad se da cuando en un acto del habla o de comunicación no solo se usa la palabra sino que ésta implica forzosamente a la par una acción)

 Guiado ha demostrado tanto competencia lingüística (que es algo que por lo menos todo político debería tener, pero que los venezolanos nos estamos desacostumbrando por la cantidad de disparates en el habla que suele poner en su boca el liderazgo chavista. Guaidó tiene “corrección lingüística” y ya eso es un gran beneficio, pues ya estamos harto de los millones y millonas, por ejemplo) como competencia comunicativa, sin ser un líder carismático del tipo Chávez o Pérez, tiene la capacidad de esgrimir “actos de habla” que se convierten en cosas y en acción.

Es decir, Guaidó esgrime un discurso que es escuchado y entendido, al mismo tiempo, cosa que parece fácil pero no lo es y de allí que “El cese de la usurpación, gobierno de transición y lecciones libres” se han convertido en el lema de un 80% del país.

Con respecto a su visión de política, se puede señalar, que no se lee ni se escucha en su discurso disquisiciones expresas de naturaleza ideológicas, del tipo” Yo soy liberal”, característico de María Corina Machado que hay que reconocerle que en un país donde cuesta tanto decir que se es de derecha ella lo dice con propiedad, argumentos y sin rubor. Guaidó  se inscribe dentro de la corriente socialdemócrata, no tanto porque lo ha dicho, sino por su militancia en una organización que se expresa como social demócrata y Guaidó, ciertamente, es un hombre de partido.

Aboga por un la construcción de un nuevo “Estado de Compromiso”, (que revestiría, una forma de “Estado de Bienestar”, sin desembocar en las formas populistas que esta forma de estado suele derivar en América Latina y que ya sucedió en Venezuela, durante los gobierno de Pérez uno y de Chávez) de allí que hace un esfuerzo por convocar a todos los Partidos, Gremios, Iglesia, Empresarios, Fuerza Armada, Trabajadores, etc (el compromiso incluye sectores de la disidencia chavista y del ciudadano de a pie que dice todavía ser chavista) Y la base de ese gran acuerdo, es algo que implícitamente sugiere una gran dosis de realismo político,  basado en la confianza entre todos los actores con los que se acordaría.

Esta propuesta significa una ruptura con soluciones de fuerza que pudieran desembocar en un nuevo autoritarismo y en una nueva eventual cancelación de la política. La “Propuesta Guaidó” pasa por la recuperación de la política como compromiso democrático que procura evitar el choque ciego de las fuerzas que están en conflicto.

 

@RojasyArenas

 

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad