Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

ASUNTO ECONÓMICO|La corruptocracia en cifras

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El término Corrupción en si mismo encierra una serie de ideas que son si se quiere de uso universal, sin embargo conviene comenzar por una definición más formal y es que según la Real Academia Española (RAE) se puede entender como “Vicio o abuso introducido en las cosas no materiales” o también “En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores” es decir la corrupción implica el aprovechamiento personal de recursos públicos por parte de funcionarios en ejercicio de sus labores; y vale destacar que la misma puede tener carácter tangible o no, pues abarca hasta el aspecto moral.

A partir de este punto podemos comenzar a diferenciar la percepción que cada sociedad posee de lo que se denomina corrupción, ya que la misma parece tener presencia universal sin embargo su concepción determina el comportamiento y posterior desarrollo de cada sociedad.

Por un lado la corrupción puede ser vista como un Atributo o lo que es entendido como características que pueden o no estar presente dentro de la sociedad, el sistema, el mercado o cualquier institución; pero que no es ni debe ser tolerable. ¿Un ejemplo? Digamos que para un concurso de belleza cualquier candidata debería tener ciertos atributos físicos sin los cuales su participación no es considerada aceptable.

Por otro lado se tienen otros países donde la corrupción es vista como una Variable lo que implica que es aceptada y permitida su presencia, o expresado de otra manera la sociedad acepta que el accionar corrupto es inherente al modelo económico, político y social que rige su accionar, por esto no se concibe la dinámica social sin la presencia corrupta, y si a esto agregamos que supuestamente la Democracia es el sistema de Gobierno de las mayorías entonces no parece descabellado utilizar el término Corruptocracia como su representación.

Lamentablemente el caso venezolano parece ser este último pues el ciudadano de a pie esta resignado, acostumbrado o simplemente ve como algo normal que cualquier funcionario es o puede ser corrupto, cosa similar con los políticos y representantes en cargos de elección popular.

El llamado Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) para el 2015 y cito textual “analiza la forma en que los ciudadanos de 168 países perciben al sector público, a través de un puntaje en el que 1 es “altamente corrupto” y 100 es “muy limpio de corrupción” donde Venezuela alcanzó el año 2015 una valoración de 17 puntos sobre 100 y ocupando el puesto 158; para el año 2016 Venezuela ocupó el puesto 166 de 176 países considerados, y en lo concerniente al año 2017 se sabe que nuestro país alcanzó el puesto 169 de 180 países considerados; en resumen Venezuela se ubica en los últimos años dentro de la zona roja o los países que se perciben como más corruptos.

Ahora bien ¿Qué cifras pueden asociarse a la corrupción? Al ser sistémica es bastante difícil cuantificar la misma pues lo que debería considerarse anormal, es percibido como todo lo contrario; sin embargo extraoficialmente se dice que en nuestro país pare los últimos 20 años el monto estimado para los desvíos, pérdidas o extravíos por causa de actividades corruptas oscila entre 200.000.000.000,oo y 350.000.000.000,oo Dólares americanos y aunado a esto la deuda consolidada de Venezuela (aunque se desconocen varios aspectos concernientes a tratados y convenios) se estimaba a finales del 2018 en 156.000.000.000,oo Dólares americanos.

Una vez conocidas las cifras anteriores cabe la pregunta ¿Parte de esa deuda corresponde a la corrupción? Difícilmente se pueda asegurar cuanto, sin embargo la corrupción al ser sistémica con toda seguridad algo de eso permea hacia las instituciones, por lo tanto las consecuencias del accionar corrupto recaen sobre usted que lee estas líneas y ojala la próxima vez que apoye, acepte o disculpe a cualquier funcionario corrupto tome en cuenta las consecuencias que eso trae para usted y los suyos.

Aníbal Araque|@econ_araque|Economista|Perito|Asesor

[email protected]

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad