Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

¡PSUV! Crisis en Venezuela: de mecanismo de control a una seria amenaza política

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El conflicto venezolano tiene unas particularidades muy propias.

Tan propias que han surgido cualquier cantidad de leyendas urbanas sobre los súper poderes macabros del régimen, para controlar a la población y desconcertar a la oposición.

Una de esas leyendas urbanas concibe a la crisis económica, como el resultado de una casi perfecta estrategia que buscó empobrecer a la sociedad, con el fin de someter a las mayorías a los designios del oficialismo.

Eso tiene algo de verdad y también de mentira.

Pero lo cierto es que la crisis si ha sido usada como herramienta de control, aunque ahora ha mutado a una seria amenaza política.

¿Las razones?

Las explicamos en Área Privada de Verdades y Rumores

De leyenda en leyenda

Los tiempos y los métodos en el socialismo/comunismo han cambiado.

El mejor ejemplo es China que mutó a un sistema económico abierto, pero sin derechos políticos.

Se comprobó con su ejecución que si la población tiene prosperidad y posibilidades de expansión económica, la libertad política se ausenta de sus prioridades.

El peor ejemplo es Cuba, porque el modelo económico colapsó, mientras persiste un férreo control político.

El hecho que Chávez fue convencido por Fidel Castro y enarboló la bandera del socialismo del siglo XXI, ha hecho pensar a muchos que la estrategia desde un inicio fue empobrecer a las mayorías, con el fin de mantenerlas dependientes del Estado para su subsistencia.

Esa y otras leyendas urbanas aseguran que todo lo que ha ocurrido en Venezuela en 20 años de revolución estuvo siempre fríamente calculado. Que incluso el colapso del sistema eléctrico fue hecho con fines de control político y no es una consecuencia de la ineficiencia y corrupción.

La crisis: una mezcla de varias cosas

La actual crisis que azota a Venezuela es el resultado de varias cosas.

La primera, por supuesto la estrategia oficialista de desaparecer al sector privado y de asumir todas las actividades estratégicas.

La segunda, la enorme ineficiencia de un Estado que venía mal, pero que en manos del chavismo se puso peor.

Y la tercera, la corrupción que dilapidó los enormes recursos que ingresaron al país en la mejor bonanza de la historia.

El resultado es devastador.

La economía se contrajo en un alto porcentaje.

Los problemas se han acumulado.

Y Venezuela está al borde del colapso.

El uso de la crisis como control político

Si algo hay que reconocerle al oficialismo, aunque no sea algo positivo, es que supo utilizar sus propios errores que desembocaron en la crisis, para hacer un uso político de los problemas y las soluciones que se le presentaban al pueblo.

El mejor ejemplo es el Carnet de la Patria que se convirtió en la única vía para acceder a los beneficios de los programas sociales del gobierno.

Pero además les permitió centralizar todas las bases de datos de sus misiones, con el fin de disponer del mecanismo idóneo para tratar de controlar el voto de los venezolanos.

El otro buen ejemplo es la caja Clap de alimentos.

Ese sistema de abastecimiento ha permitido que buena parte de los ciudadanos dependan que llegue la caja para poder comer aunque sea por poco tiempo.

La amenaza política latente

Pero la crisis se les salió de las manos.

Los problemas se han profundizado a tal modo que el país está al borde del precipicio.

Esa es la consecuencia de la corrupción y la ineficiencia, pero además de las sanciones internacionales que han disminuido los ingresos del país, pero adicionalmente limitan sus capacidades de maniobra financiera.

El macabro deterioro económico y social es una amenaza para ellos en la actualidad.

El país es ingobernable y ellos mismos admiten en privado que es intolerable e insostenible la situación.

Si quieren medir el impacto de la crisis económica y social en el conflicto político, sólo analice si todo lo que está ocurriendo con la oposición liderada por Juan Guaidó sería posible en un escenario de estabilidad y prosperidad económica.

No sería factible nada de lo que está sucediendo y la población estaría como los chinos, dejando a un lado los problemas políticos y la ausencia de democracia en el oficialismo.

Por eso la crisis de ser un mecanismo de control político, a convertirse en una amenaza real.

Tan real, que ellos mismos quieren ceder el poder en las mejores condiciones, porque saben que no podrán gobernar en medio del colapso y el caos.

¿Terminará de llegar ese colapso?

Las señales dicen que sí.

¿Será el fin del oficialismo?

Si ellos quieren evitar llegar a ese momento aun ocupando el poder, por algo será.

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad