Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

ANÁLISIS PAÍS|La mediación ¿Sigue siendo una opción?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Por supuesto que la mediación sigue siendo una opción para encontrar salidas a la larga crisis política que vive Venezuela. Los magros resultados hasta ahora del proceso iniciado gracias a la iniciativa del gobierno de Noruega, no indican que el fracaso haya llegado definitivamente.

Este tipo de acciones no logran sus objetivos de inmediato. Nadie pudiera haber aspirado que Maduro renunciara de buenas a primeras. Ellos tienen sus intereses y de buenas a primeras era imposible que los alcanzaran. En esa dinámica no se deben olvidar las aspiraciones de Cuba.

En el País Económico, todo sigue a la deriva. No sólo es que desapareció la gobernabilidad y gobernanza sobre la economía, sino que es el oficialismo tampoco hace algo para remediar los problemas que agobian a la población y hace que en Venezuela no se intente vivir, sino sobrevivir.

En el País Social, las dificultades que padecen los ciudadanos ha impulsado la migración de miles y miles de venezolanos. Ya se estima que 3,7 millones de coterráneos han emigrado buscando mejores oportunidades de vida en otros países, creando una crisis regional sin precedentes.

PAÍS político

Oficialismo: es claro que los esfuerzos de mediación que emprendió Noruega no han fracasado definitivamente, a pesar que los resultados de la ronda de la semana pasada no fueron los esperados. Es bueno acotar que el adelanto de las conversaciones, estaban previstas para estos próximos días, fue el producto de una petición hecha por el oficialismo. El “Madurismo” y Cuba necesitan encontrar una salida que les permita ceder el poder en el marco de un acuerdo con ciertas condiciones. Maduro y su entorno aspira un exilio tranquilo y sin persecuciones, mientras los cubanos usan a la crisis venezolana con la intención de encontrar la flexibilización del embargo que retomó Donald Trump. Por eso era temerario esperar que Maduro renunciara en los primeros contactos. Tal como hemos explicado en VyR, Maduro y Cuba necesitan de una negociación directa con EEUU. Noruega no es el país que iba a satisfacer sus aspiraciones. Hay que esperar que la diplomacia siga haciendo su trabajo. El gran obstáculo para los intereses de Maduro y Cuba es Diosdado Cabello quien sigue fuera de cualquier acuerdo. El y los radicales que lidera pueden enturbiar la situación. Por eso mantienen la cacería contra los opositores.

Oposición: hasta ahora la delegación que representa al sector opositor ha mantenido la firme posición del cese de la usurpación, el comienzo de una transición y la realización de elecciones libres. No cayeron en el chantaje oficialista. Eso produjo que el oficialismo se levantara de la mesa en Noruega. El gran problema que enfrenta Juan Guaidó y la oposición que lidera es mantener la esperanza. Hasta ahora lo ha logrado a pesar que comienza a mostrar un poco de retroceso en su popularidad, algo que es normal luego de casi cinco meses de desgaste. Las giras por el interior del país están descentralizando la lucha y lo acerca a la gente que sufre. Lo otro que deben mejorar es su comunicación en relación con la mediación, para equilibrar el manejo que de ese proceso hace el oficialismo.

Comunidad internacional: tal como hemos expuesto en VyR, la mediación iniciada por Noruega no es un esfuerzo aislado, sino que parece más bien de una operación coordinada en la cual unos países tienden la mano para encontrar salidas, mientras otros asumen las amenazas y las sanciones. Debe persistir ese esfuerzo. Ya lograron sentar al oficialismo y pudiera estar cerca la cesión del poder y el inicio de la transición. A raíz de este esfuerzo le han bajado el tono a la posible intervención militar. Eso no quiere decir que no se pudieran estar preparando para tal acción.

PAÍS económico

Crisis: el oficialismo no está haciendo nada para recuperar la gobernabilidad y gobernanza perdida sobre la economía. Los problemas se acumulan y la población sigue en modo supervivencia en medio de tantas calamidades. Mientras la hiperinflación y la dolarización siguen causando estragos, la escasez de alimentos se profundiza producto del desabastecimiento de gasolina.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela siguen cayendo y cerraron en $7.912 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana cerró a la baja en $61,85.

Dólar: el mercado oficial se ubicó en Bs.S 5.887,96; mientras que el paralelo cerró en Bs.S 6.520,87.

Indicadores: luego de casi tres años y medio de silencio, el BCV por fin publicó los indicadores de la economía, aunque los datos ofrecidos no generan confianza. La inflación en abril según el principal ente emisor se calculó en 33,8%.

PAÍS social

Migración: la huida de los venezolanos hacia otros países sigue en aumento. En la medida que los problemas se acumulan y agravan, pero además no se resuelve la crisis política, los ciudadanos tratan de encontrar calidad de vida en otras naciones.

Deterioro: la escasez de gasolina sigue impactando en la dinámica social y económica. Al no haber un suministro adecuado de gasolina, se incrementa el desabastecimiento de alimentos y se va poco a poco paralizando el país. Pareciera que este problema generará el colapso final.

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad