Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

ANÁLISIS PAÍS|Negociación ¿Error o posible salida a la crisis?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La crisis venezolana tiene sus particularidades. Varias de ellas son las secuelas de la intolerancia y las urgencias que tiene un sector importante de la sociedad. Por eso las opciones “diálogo” y “negociación” son satanizadas a priori por una parte de la opinión pública nacional.

Hay una incipiente negociación en marcha. No fue pedida por la oposición, sino que es una iniciativa de Noruega, nación con amplia experiencia en esos menesteres de la negociación. Ha sido parte de los diálogos entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de esa nación. Esperemos los resultados, aunque la recomendación es no descalificarla de inmediato.

En el País Económico, no hay la más mínima preocupación por parte del oficialismo por atender los problemas que afectan a la economía. Lo único resaltante es la eliminación del control cambiario, pero obedece más a razones de escasez de divisas, que a un cambio real en su orientación económica.

En el País Social, el deterioro sigue avanzando. El último gran problema que afecta a los venezolanos es la escasez de gasolina. PDVSA no está produciendo lo necesario y tampoco tiene la capacidad financiera y de apoyo internacional para comprar lo que necesita el mercado interno.

PÁIS político

Oficialismo: la iniciativa del gobierno de Noruega de promover una negociación con el fin de encontrar salidas al conflicto, literalmente le cayó del cielo al régimen que necesitaba de este tipo de diálogo para aliviar la presión nacional e internacional. El oficialismo tiene como representantes a Jorge Rodríguez y a Héctor Rodríguez, mientras que la oposición cuenta con Gerardo Blyde y Fernando Martínez Mottola. El régimen había intentado sin éxito sentar a sus rivales en una misma mesa, pero éste sector se había negado. Maduro y compañía necesitan de negociaciones para encontrar tiempo para sobrevivir o la oportunidad de generar las condiciones para una cesión del poder. La situación venezolana es sumamente explosiva por la gran cantidad de problemas que afectan a la población, lo que ha generado una caída abismal en sus niveles de apoyo del pueblo. Mientras apuestan al diálogo para encontrar soluciones, persisten en su estrategia de radicalización liderada por Diosdado Cabello, quien trata de meterse en cualquier negociación porque entendió que el 30A iba a ser sacrificado. Al retomar el control del SEBIN, asumió la cacería de opositores para tener herramientas de presión y negociación. Pero hay un grave problema que afecta al oficialismo y es la ausencia de confianza. Luego de aquellos sucesos del último día de abril, nadie confía en nadie. Las lealtades desaparecieron.

Oposición: al sector liderado por Juan Guaidó le toca manejar con mucha inteligencia la negociación. Los fracasos anteriores generan preocupaciones sobre la capacidad para no caer en las trampas oficialistas. En este caso es importante que las conversaciones son una iniciativa de Noruega. No podían rechazar ese diálogo y solo les queda participar con claridad en sus objetivos. No deben cambiar sus peticiones, porque de lo contrario estarían ayudando al régimen en sus pretensiones. Contra la lucha de Guaidó atenta el retraso en el logro de los objetivos de concretar una transición, lo que fusionado con los problemas que perturban la calidad de vida de los venezolanos, genera preocupaciones y desesperanza. Es necesario que la oposición siga actuando con inteligencia y no caiga en la desesperación que imponen las urgencias.

Comunidad internacional: la probabilidad de una intervención militar extranjera en coordinación con sectores institucionales de la Fuerza Armada venezolana sigue latente. Inclusive para este lunes 20 está prevista la reunión del embajador de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Vecchio, con el jefe del Comando Sur, almirante Craig Faller, que marcará el rumbo que tomará esta posible acción militar que aún no cuenta con el consenso necesario.

PAÍS económico

Crisis: el oficialismo no está haciendo nada importante para tratar de remediar los problemas que afectan a la economía. La única medida resaltante es la eliminación del control de cambio, aunque esa es una decisión tomada ante la escasez de divisas que afecta a las finanzas públicas y no porque sea un cambio resaltante en la orientación económica del régimen. Y eso por sí sólo no resolverá las ingentes dificultades.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cayeron por debajo de los ocho mil millones de dólares, al comenzar la semana en $7.989 millones.

Petróleo: el precio promedio del petróleo venezolano comienza la semana en $64,68.

Dólar: el nuevo mercado oficial no controlado inicia la semana con una paridad de Bs. 5.556,96; mientras el paralelo se ubica en Bs.S 5.931,39.

Indicadores: se mantiene el silencio del BCV en torno a los indicadores que permiten medir el comportamiento de la economía.

PAÍS social

Deterioro: la calidad de vida de los venezolanos sigue en franco deterioro. A todos los problemas acumulados, se agrava la escasez de gasolina en todo el país. La producción de PDVSA está en niveles mínimos, mientras que tampoco tiene la capacidad de adquirir en el exterior lo que necesita el mercado interno.

Migración: sigue imparable la huida de venezolanos hacia otros países. Sin duda que este año la diáspora venezolana cerrará en cifras muy abultadas, a menos que se produzca un cambio y se comience a trabajar la recuperación económica.

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad