Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

ENDER ARENAS|Mala memoria

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Les digo la verdad, debo sentirme muy mal anímicamente, pero, no sé porque escribo esta nota. Tal vez, por el asunto de la crisis eléctrica y estas ojeras, que hoy me cogen media cara, por los trasnochos sudorosos.

A lo mejor es porque ayer se me fue mi sueldo universitario en un paquete de salchichas y un paquete de perros calientes. Caramba porque, en estas circunstancias, uno no puede tener antojos y mucho menos pensar en unas ¨Oscar Mayer¨ o en unas “Plumrose” y no morirse de pesar después de haberlas comido, pensando en lo que le quedó a uno de sueldo después de semejante locura.

 A alguien uno tiene que echarle la culpa y, yo empiezo, no por culpar a Chávez o Maduro, pues como dice el refrán ¨la culpa no es del ciego, sino de quien le da el garrote¨

Y como Chávez está bien muerto y a Maduro siempre lo he considerado el “deja vu” del personaje central del “Diente Roto”. Me inclino por culpar a los venezolanos que alguna vez, y muchas veces más, votaron por Chávez, a los medios que apostaron por el desprestigio de los partidos y por supuesto de la democracia, esa que después, fue maltratada y hasta un apodo se le puso. También, por supuesto, a aquellos chavistas que después dicen haberse arrepentido y, digamos con franqueza, a los venezolanos en general que apostaron y todavía lo hacen por el ¨salvador de la patria¨ y a todos aquellos que 20 años después no pueden o no quieren recordar cual ha sido su crimen.

A veces pienso que somos una raza de seres ingenuos. En el mundo entero, los políticos la única promesa que no hacen es el ofrecimiento de felicidad, es mas y como consecuencia de lo anterior, la felicidad no se incluye en ningún programa político moderno. Pues bien, nosotros, los venezolanos, somos los únicos pendejos en el mundo que escuchamos los cantos de sirenas de esta izquierda que hizo semejante oferta y el 90 % se lo creyó.

Creo que algunos todavía lo creen. Esta semana, por ejemplo, la televisión oficial, presentó a una asamblea de mujeres afecta del régimen que manifestó su felicidad por haber recibido un cartón de huevos, lo cual no solo significa una gran ¨huevonada¨ sino que semejante puesta en escena no hizo otra cosa que confirmar lo que alguna vez dijo Heinrich Böll: “Por felicidad no alcanzo a entender nada que dure mas de un segundo, puede que dos o tres como máximo¨, eso es, justo, lo que dura un cartón de huevos en una familia, digamos que, de 10 personas.

Ciertamente uno se muere de pena al pensar que millones de venezolanos permitieron que los más brutos, incapaces y, coño, además corruptos se hayan quedado por más de 20 años con el país y nos van a entregar un bagazo. Carajo, tuvimos una oportunidad, miento, no una, sino cien oportunidades y dejamos que unos tipos que no tenían nada en la bola sino, como supimos después, solo la ambición desmedida por el poder…. nos la robaran. Por eso, amigos, disculpen esta llorantina sabatina, lloro por dentro y por fuera.

 

@RojasyArenas

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad