Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Roland Carreño

¡ELECCIONES USA! En #Contrastes, Darwin Chávez conversa con Jesús Sánchez Meleán

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

ANÁLISIS PAÍS|Guaidó pisa el acelerador y Maduro mueve la mata

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La crisis venezolana recupera el dinamismo que había perdido con las secuelas del mega apagón que por más de 100 horas mantuvo a oscuras a toda la nación, lo que se ha traducido en dos acciones importantes. La primera, Juan Guaidó decidió pisar el acelerador y comenzó la Operación “Libertad” que persigue acabar definitivamente con la usurpación del poder.

Mientras que Nicolás Maduro solicitó la renuncia a todos los integrantes de su gabinete, en la decisión inédita porque los cambios de ministros son normales durante su permanencia en el poder, pero es poco común que todos tengan que renunciar. Eso pareciera es la secuela de la paralización que tuvo su equipo durante el blackout eléctrico, a lo que hay que sumar el marcado deterioro del país y el asedio al que están siendo sometidos ¿Hay una fractura?

En el País Económico, el largo apagón aceleró el deterioro de Venezuela no sólo por los efectos de la ausencia de electricidad y la paralización de la producción y el comercio, sino además por los saqueos que se originaron y que golpearon fuertemente a la empresa privada.

En el País Social, el colapso de los servicios públicos ya es muy marcado. No sólo se trata de la crisis eléctrica, sino también la escasez de agua y la casi desaparición de las telecomunicaciones. Ante tantos problemas acumulados, la migración de venezolanos vuelve a ser masiva y se incrementará en la medida que no haya una salida al conflicto.

PAÍS político

Oficialismo: el mega apagón de más de 100 horas dejó al descubierto el grave deterioro del país causado por el oficialismo, que en más de 20 años en el poder se ha encargado no sólo de saquear las arcas públicas, sino que eso se ha traducido en el abandono de los servicios públicos. El mejor ejemplo de la combinación de corrupción y abandono es el servicio eléctrico, al cual se destinaron miles de millones de dólares, pero el sistema está al borde del colapso definitivo. Pero además hay que sumar que el oficialismo no tuvo capacidad de respuesta para socorrer a la población. Los ciudadanos en su mayoría estaban desamparados ante una tragedia que trajo múltiples repercusiones. Distinto a lo que pregonan desde el régimen, Venezuela está cerca de un apagón igual o peor, porque los daños causados por los abusos oficiales en el Guri son muy graves, tal como hemos informado en Verdades y Rumores. Es sólo cuestión de tiempo para que se produzca un nuevo blackout. A la crisis eléctrica hay que sumar la caída en la producción petrolera, que apenas llega a un millón de barriles diarios y las dificultades que tiene PDVSA para la comercialización producto de las sanciones internacionales. El oficialismo pareciera estar viviendo sus últimos días en el poder, como consecuencia del cerco al que está siendo sometido con la combinación de sanciones y acciones de la comunidad internacional, más el malestar de la población ante las calamidades que están expuestos. Ante la decisión de la oposición de arrancar la Operación “Libertad”, el oficialismo concentrará sus fuerzas en torno a Miraflores con sus colectivos violentos y con gran desconfianza hacia la Fuerza Armada Nacional. Cuando se cerraba este Análisis País, Delcy Rodríguez anuncia que Maduro pidió la renuncia a todos sus ministros, lo que podría ser una señal de la fractura interna que vive el régimen y la acumulación de ineficiencia de parte de los integrantes del gabinete.

Oposición: Juan Guaidó pisó el acelerador con el fin de encontrar un final a la crisis. Por eso arrancaron la Operación “Libertad” que busca poner fin a la usurpación del poder. Aunque no lo han oficializado, se supone que esa operación terminará con el avance de la rebelión cívica hacia Miraflores. La determinación opositora llega en buen momento, porque a pesar que Guaidó tiene gran respaldo popular, las encuestas demuestran que la ciudadanía está perdiendo la paciencia y eso es peligroso para mantener la emoción en la lucha. Ahora bien, esa operación final requiere de grandes consensos y casi perfectas coordinaciones, pero además implica enviar mensajes muy claros hacia los militares que al final son los únicos que, por ahora, pueden inclinar la balanza hacia la democracia. Ese avance hacia el epicentro del poder que es Miraflores, podría ser el punto de inflexión para la caída de Maduro o para hechos violentos que motiven a nuevas acciones de parte de la comunidad internacional y sobre todo justificaría una acción militar. Vienen días aún más intensos a los que ya se han vivido.

Comunidad internacional: los países preocupados y ocupados con el conflicto venezolano siguen apretando el cerco. Entre las declaraciones de los voceros de esas naciones, destacan dos que han tenido como protagonista al Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. La primera ocurrió cuando anunció el retiro definitivo de todo el personal de la embajada en Caracas, cuando afirmó que ellos eran una limitación a sus acciones para poner fin a la crisis, lo que podría interpretarse como la antesala a una acción militar. La segunda es más reciente, cuando Pompeo afirmó que Estados Unidos estaba decidido a ingresar como sea la ayuda humanitaria. Es posible que la Operación “Libertad” no solo sea una acción de la oposición, sino toda una hoja de ruta en la cual también habrá participación internacional.

PAÍS económico

Crisis: a los problemas que ya eran más que graves y evidentes causados por el desastre oficialista en el manejo de la economía, el mega apagón actuó como el detonante de una fase mucho más profunda del deterioro de Venezuela. Las pérdidas por tantas horas sin electricidad y los saqueos son incuantificables y de difícil recuperación. El alargamiento del conflicto generará efectos negativos y que se ampliarían si el régimen logra salvarse de todo el asedio al que están siendo sometidos.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cerraron una difícil semana en $8.758 millones.

Petróleo: el precio promedio del petróleo venezolano se ubicó en $60,68.

Dólar: el mercado cambiario tiene una extraña estabilidad, a pesar que en medio de la emergencia la dolarización en la vida diaria de los venezolanos vivió un punto muy alto. El mercado oficial se mantiene en Bs.S 3.296,12, mientras el paralelo cerró en Bs.S 3.255,29.

Indicadores: no hay señales que el BCV quiera anunciar las cifras del comportamiento de la economía.

PAÍS social

Colapso: el sufrimiento de los venezolanos ante el colapso de los servicios públicos es enorme. El mega apagón deja secuelas sociales preocupantes. No sólo grandes zonas del país padecen de la inestabilidad del servicio eléctrico, sino también de la escasez de agua y la casi desaparición de las telecomunicaciones.

Hiperinflación: si el fenómeno hiperinflacionario había dado señales de desaceleración en febrero, con el mega apagón los precios retomaron su velocidad de crecimiento y no existe ninguna acción que busque cambiar esa dura realidad.

Migración: la profundización de la crisis y el retraso en alcanzar el anhelado cambio, están incidiendo en una mayor migración. La OEA estima que al cierre de este año más de 5 millones de venezolanos habrían huido del país.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad