Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

MARLON JIMÉNEZ|El comunismo y la gaita protesta

ANÁLISIS PAÍS|El regreso de Guaidó: una “papa caliente” para el oficialismo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El conflicto venezolano vive una etapa de desgaste, en la cual algunos episodios importantes pueden significar el desenlace que ponga fin a esta crisis. El regreso del presidente encargado, Juan Guaidó, es uno de ellos. De lo que ocurra con su retorno, podrían depender muchas de las próximas acciones.

La presencia de Guaidó en la frontera o en algún aeropuerto de Venezuela, se supone que lo haría por Maiquetía, será un momento complicado para el oficialismo. Es una verdadera “papa caliente” con la cual pase lo que pase, el “Madurismo” saldría desfavorecido.

En el País Económico, nadie atiende los problemas que caracterizan a la economía venezolana. La hiperinflación sigue su marcha de destrucción sobre los ingresos y la golpeada calidad de vida de la población. Mientras que en el mercado de divisas, el paralelo retomó el ritmo y el control de la cotización semanal.

En el País Social, el retraso en la concreción de una salida a la crisis venezolana aumentó la migración a venezolanos, a pesar que las fronteras siguen cerradas. La huida incluye el cruce de pasos fronterizos ilegales que están llenos de peligros para los migrantes.

PAÍS político

Oficialismo: el regreso de Juan Guaidó a Venezuela luego de su gira por varios países, significa un verdadero reto para el oficialismo. En cualquiera de los escenarios pareciera que lo que ocurra en nada favorece al régimen. Si ingresa sin problemas podría tener dos lecturas. La primera que decidieron no cometer un costoso error y la segunda que los funcionarios civiles y militares determinaron no cumplir con alguna orden que les dieron. En ambos casos quedarían como débiles ante su militancia y estarían además aceptando que la decisión del TSJ que le prohibió la salida del país era un error. Si por el contrario deciden detenerlo al pisar suelo venezolano, eso sería interpretado por la comunidad internacional como otra grave violación de los derechos humanos y darían pie a nuevas decisiones contra ellos. Pero además cualquiera de los dos escenarios sería un aliciente para mantener y hasta elevar la emocionalidad que caracteriza a la lucha popular en la actualidad. Por otro lado, en el oficialismo consideran que esta etapa de desgaste les favorece, porque al final la decepción invadiría a la población que pensarían que un nuevo fracaso, y quizás el último, llegó en la lucha contra Maduro. Sin embargo, el oficialismo sigue cercado y aislado internacionalmente. Sólo Rusia los defiende con cierta fuerza y por eso varios de los dirigentes nacionales del PSUV han visitado a esa nación en los últimos días: Tarek El Aissami y Delcy Rodríguez. Los efectos de las sanciones impuestas en este año comenzarían a sentirse a partir de abril, cuando los inventarios de alimentos comiencen a llegar a niveles mínimos. Lo mismo está ocurriendo con la producción o importación de gasolina. No es suficiente lo que están haciendo y las reservas comienzan a menguar. Cada día la situación empeora para el oficialismo y para el país.

Oposición: cuando Juan Guaidó cruzó la frontera hacia Colombia eso generó dudas sobre su regreso. Se temió que ante las amenazas del oficialismo decidiera pedir asilo y conducir la lucha desde el exterior. Todo fue parte de una estrategia que buscó que Guaidó hiciera contacto directo con los presidentes de los países que están buscando la solución a la crisis venezolana, pero además mostró las debilidades del oficialismo porque no tuvo problemas para salir y ahora decidió regresar. Su retorno implica grandes riesgos por todas las amenazas que contra él existen. A pesar de todo eso el joven líder retornará al país y eso tendrá muchos significados en la nueva etapa de la lucha, en la cual es sumamente necesario que puedan mantener y hasta elevar la emocionalidad en la población. Ya hay preocupación porque luego de más de un mes, aun no hay el resultado esperado: la caída de Maduro. Mientras el oficialismo juega al desgaste de la lucha, la oposición debe trabajar para mantener esa lucha.

Comunidad internacional: la presión de todos los países que están involucrados en la crisis venezolana se eleva. El Grupo de Lima, Estados Unidos y Europa siguen teniendo una firme postura en torno a la necesaria salida de Maduro y la convocatoria de elecciones. Sin embargo, no hay por ahora una posición firme en torno a una probable intervención militar que ponga fin a la crisis. La mayoría de la población la pide en medio de la urgencia por un cambio, pero aún no hay un consenso en torno a eso. Ahora bien, siempre es bueno recordar que Estados Unidos tendría la iniciativa en torno a eso y ellos no acostumbran a pedir permiso, sino que sólo informan del paso que darán. A pesar que en el discurso de los líderes de esa comunidad internacional hay cautela en torno al tema, no se puede descartar que haya una acción militar.

PAÍS económico

Crisis: literalmente nadie se ocupa del deterioro de la economía venezolana. El oficialismo sólo se preocupa en la actualidad por sostenerse en el poder, aunque en honor a la verdad nunca le ha prestado mucha atención a la crisis económica. Mientras que la oposición tiene la intención y hasta las acciones para resolver los problemas, contenidas en el Plan País, pero carece del poder formal para poner en marcha un verdadero plan de recuperación de la economía. El fenómeno del “poder dual” está causando un grave, muy grave daño a la economía. Ya lo dijo recién el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuando afirmó que la recuperación de Venezuela necesitará de mucho esfuerzo y de grandes aliados.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cerraron con un alza de $51 millones al ubicarse en $8.383 millones.

Petróleo: el precio promedio del petróleo venezolano tuvo una leve recuperación de $0,27 al cerrar en $59,82.

Dólar: el mercado paralelo retomó el control de la compra y venta de divisas al cerrar con un promedio de Bs.S 3.586,98, mientras que el mercado oficial se ubica en Bs.S 3.301.

Indicadores: persiste el ilegal ocultamiento de los indicadores de la economía por parte del Banco Central de Venezuela.

PAÍS social

Migración: con el retraso en la concreción del cambio en Venezuela, aumentó la cantidad de venezolanos que huyen. Ni siquiera el cierre de las fronteras ha impedido la salida de miles y miles de ciudadanos, quienes prefieren cruzar a través de pasos fronterizos no formales, llamados trochas, que posponer sus intenciones. Hay estimaciones que indican que si el oficialismo logra sobrevivir a esta etapa, la diáspora venezolana podría superar los ocho millones de migrantes.

Crisis: hay una sensación de abandono absoluto en la población. La gente percibe que no hay quien resuelva los problemas, mientras éstos se acumulan y agravan hasta aniquilar su calidad de vida. No sólo se trata de la hiperinflación y la escasez, sino también del deterioro de los servicios públicos. La calamidad es general en Venezuela.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad