Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

SIMÓN TRUJILLO|Rutina de un joven comunista

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Muchos venezolanos piensan que los causantes de la catástrofe que nos ha sumergido en la tragedia política, económica y social que hoy padecemos, nos han traído hasta aquí, por su ignorancia e impericia Es oportuno, en este momento, cuando la esperanza nos permite establecer signos firmes del inminente final  del llamado socialismo del siglo XXI, develar desde adentro, cómo se forjaron las estructuras de poder, porque cuando los pueblos desconocen los hechos reales, están condenados a repetir los mismos errores.

No debemos dudar, que el padre de este proceso, traicionó su juramento de lealtad con su país y le entregó al sátrapa de la isla pequeña, quien, por décadas, a pesar del fracaso de su revolución, atrapó la fascinación de muchos demócratas latinoamericanos.

En Venezuela se aplicó, con la complicidad de sus gobernantes, la cartilla que conocen todos los que han militado en el partido comunista. Según esta doctrina,  para la conquista del poder y mantenerse en él,  luego de conquistado, los comunistas forman a sus denominados cuadros desde muy jóvenes en la disciplina marxistaleninista, les instruyen en  diversos textos y les colocan preceptores especializados, de distintas  nacionalidades, quienes  les  inoculan en sus jóvenes cerebros, el conocimiento del materialismo dialéctico ( Filosofía ), Materialismo Histórico ( Sociología ) y principios de Economía socialista, igualmente les enseñan sobre  el pragmatismo leninista y el pensamiento de Mao Tse-Tung.

En Venezuela esta ideología llegó en la década de los años veinte del siglo pasado, como consecuencia de quienes se habían opuesto a la dictadura del general Gómez. Cuando tuvieron que emigrar a Europa, allí, se empaparon de este pensamiento totalitario, lo que dio origen al Partido Comunista de Venezuela. Producto de esta formación que invadió todos los segmentos sociales de la nación, muchos jóvenes como Nicolás Maduro, quien, desde adolescente, había militado en la juventud comunista, fue enviado a la Cuba castrista para culminar en la isla su adoctrinamiento. En esa forma, fue fácil para aquel muchacho inculto, convertirse en un fanático totalitario y luego, en el tirano que los todos los venezolanos conocemos. Más recientemente, Hugo Chávez, ya empoderado y con el señuelo del petróleo, fue el encargado de constituir distintas escuelas para la formación de estos cuadros, a lo largo y ancho del país.  La egolatría lo arrastró en su paranoia de ser el nuevo Fidel, a invertir lo que fuera necesario, para defender su “revolución bonita” y para exportarla por toda América.

A continuación, presento a los lectores las principales rutinas que un joven comunista debe aprender para ser un revolucionario exitoso:

  1. Acatar disciplinadamente la línea política emanada de las autoridades del partido.
  2. Aprovechar cualquier debilidad que brinde el sistema democrático para penetrarlo y acelerar su destrucción.
  3. Practicar la crítica y la autocrítica cuando opinemos en contrario a la línea del partido.
  4. Solidarizarse con la lucha de otros comunistas en cualquier región del planeta.
  5. Motivar cualquier contradicción que implique lucha de contrarios.
  6. Despreciar y combatir la pequeña burguesía -clase media- como estamento social enemigo de la revolución.
  7. Considerar a Fidel Castro y Hugo Chávez como comandantes eternos de la revolución en América.
  8. Combatir el imperialismo yanqui como máximo enemigo internacional de la revolución.
  9. Enfrentar la burguesía como clase social que históricamente debe ser reemplazada por los trabajadores en la conducción del Estado.
  10. El Partido Comunista, – en nuestro país, el Partido Socialista Unido de Venezuela -, es la única organización llamada a dirigir el proceso revolucionario y conducir el destino de la nació.
  11. Identificar el rojo como color de la revolución.
  12. Participar activamente en la construcción del ejército popular como brazo armado de la revolución.
  13. Estudiar el marxismo leninismo como la ideología de un revolucionario.

@SimonTrujillo6|Abogado|Historiador

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad