Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

ANÁLISIS PAÍS ¿Cuánto más aguantará Maduro? ¿Cuánto más aguantará el país?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

A ese par de interrogantes que componen el titular de este Análisis País, debemos agregar dos preguntas adicionales ¿Cuánto más aguantarán los radicales? Y ¿Cuánto más se enterrarán los militares por salvar al régimen? La crisis en Venezuela pareciera estar en un punto culminante. Son días difíciles que marcarán el presente y el futuro. Cada sector sigue atrincherado en sus objetivos.

Usted se preguntará porque separar a Maduro y el oficialismo en el titular y la razón es obvia: el “Madurismo” tiene sus objetivos, pero estos no necesariamente serían los del oficialismo como una unidad. Incluso hay quienes discuten la opción de entregar a NM, con el fin de no perderlo todo en un desenlace final.

En el País Económico, el deterioro de la economía se acelera en la medida que la conflictividad política se mantiene elevada y no se toman las medidas para tratar de resolver los graves problemas que afectan a la población. Es tal la locura que el dólar oficial casi supera por mil bolívares al mercado paralelo.

En el País Social, las expectativas por un cambio político están muy altas y eso ha logrado frenar, por ahora, la migración de venezolanos al exterior que aguardan ante la esperanza que las cosas pudieran mejorar dentro de poco. Lo que no tiene tregua es el aumento de los precios que golpea el maltratado bolsillo de los ciudadanos.

PAÍS político

Oficialismo: el régimen está cercado económicamente, políticamente y quizás militarmente. Están caminando por el precipicio en medio de la terquedad que exhiben para no negociar su salida en términos apropiados para ellos. Ya ni siquiera pueden exhibir el respaldo de Rusia y China. Los chinos se desligaron del futuro del oficialismo cuando afirmaron que pase lo que pase en Venezuela, esperan que eso no afecte las relaciones entre ambos países. Mientras que los rusos han ido flexibilizando su posición y están protegiendo sus intereses en el país. El mejor ejemplo es la decisión de la empresa Lukoil de congelar su contrato con PDVSA, lo que pudiera ser imitado por Rosneft, el otro gigante ruso de la energía. Hasta Cuba está tomando previsiones y puso en marcha la salida del personal que tienen en Venezuela, previendo algún desenlace violento que afecte a sus connacionales. Las decisiones y acciones acometidas por la comunidad internacional, sobre todo por Estados Unidos, los han dejado sitiados. El congelamiento de las actividades de PDVSA y Citgo en esa nación, les impide acceder una enorme cantidad de dinero por concepto de ingresos. Prácticamente eso les paraliza las exportaciones de petróleo, que en su mayoría van a EEUU. Adicionalmente el anuncio no oficial del envío de 5 mil tropas de USA a Colombia disparó las alarmas, ya que la FANB no cuenta con la capacidad para frenar una incursión militar. Por otro lado, perdieron la calle. Mientras la oposición logra gigantescas concentraciones de personas en todo el país, la convocatoria para una manifestación en respaldo a Maduro no obtuvo el apoyo suficiente. Con lo único que cuentan es con el apoyo de la cofradía militar que los sostiene ¿Pero hasta cuándo? Eso durará hasta el momento en el cual el peligro de perder su libertad, sea superior a la pérdida de los negocios que tienen en el gobierno. Pareciera que ese momento de la verdad está por llegar si tomamos en cuenta las advertencias que les han hecho los voceros del gobierno de Estados Unidos. Todos los caminos conducen a una cesión del poder. Pareciera que lo único que aún no está claro es la forma como saldrán. Por eso las preguntas iniciales ¿Hasta cuándo aguantará Maduro, el oficialismo y los militares? Aunque la más importante es ¿Cuánto más aguantará el país? El fin del oficialismo pareciera estar muy cerca, a menos que decidan actuar para reducir su “costo de salida” y ceder el poder mediante una negociación rápida.

Oposición: la ciudadanía y los liderazgos políticos siguen en la calle. Las concentraciones son cada vez más concurridas. Y cada vez hay mayor confianza en el liderazgo de Juan Guaidó como el principal conductor de esta etapa del proceso de cambios. Es importante que la oposición pueda mantener la unidad y además logren controlar las ambiciones de aquellos que ya se ven como candidatos o candidatas presidenciales. No es momento para las ambiciones desmedidas, ni los cálculos políticos. También es vital que Guaidó y quienes le acompañan sigan neutralizando a los aliados oficialistas que tienen adentro, para que no cambien la estrategia y jueguen a favor del “Madurismo”. Deben aprovechar la conexión emocional que en este momento mantienen con el ciudadano y el fuerte respaldo internacional. Pareciera que es ahora o nunca. Van por buen camino, pero no deben perder la brújula.

Comunidad internacional: la presión de los países que están ocupados y preocupados por la crisis venezolana se intensifica. Tienen lista un conjunto de acciones que van desde más sanciones, hasta el ingreso de ayuda humanitaria. La presencia de un contingente militar de Estados Unidos en Colombia, incluyendo quizás fuerzas de operaciones especiales, demuestra que cuando Donald Trump afirma que la opción militar está sobre la mesa, no está jugando. Están tratando de agotar las vías políticas y diplomáticas a través de sanciones y la exigencia de la convocatoria de unas elecciones verdaderamente libres. Puede haber sorpresas en los próximos días.

PAÍS económico

Crisis: la economía está al garete. La persistencia del extraño fenómeno del “poder dual” en Venezuela tiene todo paralizado. Por un lado, no es un tema prioritario para el oficialismo, quienes están más ocupados tratando de salvarse. Eso aumenta la inercia con la cual se ha manejado la economía en los últimos años. No hay decisiones, ni acciones que busquen resolver los graves problemas que afectan a la población y mientras eso sucede, a hiperinflación y la escasez se profundizan ante la volatilidad del mercado cambiario que ahora está siendo empujado por la cotización oficial, la cual supera al paralelo. Mientras que la oposición tiene un “Plan País” pero no tienen, por ahora, como ponerlo en marcha. Eso genera el desorden actual.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cerraron con un leve aumento de $81 millones al ubicarse en $8.474 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana aumentó $0,79 al cerrar en $56,46.

Dólar: la volatilidad del mercado cambiario sigue presente. La cotización oficial se mantiene en Bs.S 3.298,02. Por su parte el mercado paralelo aumentó y cerró con promedio de Bs.S 3.123,24.

Indicadores: persiste el ocultamiento por parte del Banco Central de Venezuela de los indicadores que permiten medir el comportamiento de la economía.

PAÍS social

Cambio: las expectativas sobre un cambio político en Venezuela siguen muy altas, lo que además ha contribuido a frenar un poco la migración de venezolanos que esperan que las cosas mejoren a corto plazo. El gran problema vendría si Maduro resiste y no abandona el poder, lo que incrementaría la salida de la población hacia otros países.

Deterioro: en la medida que la crisis política se acentúa, eso repercute gravemente en el deterioro económico y social. El aumento de los precios y la profundización de la escasez siguen siendo los dos principales problemas que golpean a los venezolanos.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad