Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

ANÁLISIS PAÍS|El pueblo cumplió ¿Y ahora qué?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Venezuela fue el epicentro de una fiesta democrática que estuvo bajo la observación de muchos países, que respaldaron esta iniciativa de la Asamblea Nacional. Ahora comienza una nueva etapa en este conflicto que ya en su fase más reciente, acumula más de 100 días de intensas protestas y de mucha represión por parte de los cuerpos de seguridad del Estado.

La alianza de la sociedad civil y de los partidos políticos permitió que con tan pocos días de organización y sin el respaldo de la mayoría de los medios que estaban bajo amenaza gubernamental, se pudiera lograr esa masiva demostración de fortaleza y decisión de la disidencia. Ahora ese pueblo espera acciones concretas de parte de los políticos. Como muchas veces se ha dicho: es la hora de la política y la inteligencia.

En el País Económico, las reservas internacionales cayeron por debajo de los 10 mil millones de dólares y eso es una clara señal que la liquidez del Gobierno no mejora, a pesar de todos los esfuerzos que han hecho para encontrar dinero que les ayude a capear el temporal.

En el País Social, la voluntad de cambio se reafirmó en Venezuela a pesar de todas las amenazas y obstáculos que el régimen le puso a la convocatoria de la MUD para este 16J. Hay cansancio y desconfianza hacia el Gobierno. Pero además hay preocupación por los días que están por venir.

PAÍS político

Hora cero: ocurrió lo que el Gobierno más temía: la masiva participación del pueblo y la demostración más clara de la mayoría que desea un cambio. Venezuela vivió una fiesta democrática que le dijo al mundo que se necesita con urgencia evitar la Constituyente y además adelantar una transición que permita corregir las distorsiones creadas. El régimen sabía del peligro que representaba el darle una ventana de participación al pueblo cansado de la crisis y hastiado de promesas incumplidas. Por eso arremetió con fuerza contra la consulta, llegando a extremos como prohibir el uso de la palabra consulta a través de los medios y las amenazas para minimizar la cobertura del evento democrático. Nada de eso sirvió y ahora el juego está fundamentalmente en manos de la MUD que deberá aprovechar el momento para convocar los eventos en el marco de la llamada “hora cero”. Serán dos semanas intensas y de eventos de gran impacto. Es la hora de la política y la inteligencia, frente a un Gobierno que está temeroso, sigue cercado y busca desesperadamente un salvavidas que le garantice sostenerse en el poder. Pero también es el momento para la cabeza fría en la población y que no se caiga en las acostumbradas descalificaciones. No es momento para profundizar la tendencia a la flagelación colectiva, sino a la Unidad de todos los venezolanos. Viene un choque de trenes que ojala arroje los resultados más idóneos para la democracia y el porvenir de todos los venezolanos.

Constituyente: la iniciativa de Maduro está en serio peligro. La consulta popular la deja en una situación difícil por los bajos niveles de participación que se pronostican para el 30J. La propuesta constituyente no ha logrado calar en la población, por lo cual el Gobierno arreció la estrategia de intimidar y chantajear a la población. Incluso intensificó las amenazas contra los empleados públicos Aun ganando la elección de los constituyentes, el régimen se acerca a una derrota que puede marcar el fin de su permanencia en el poder. La otra vía es la suspensión del proceso, pero como este es un régimen que vive más de las formas que del fondo, podrían estar buscando la mejor salida para congelar la ANC y reducir el costo político de una decisión como esa. Los próximos días serán cruciales.

Negociación: la constante presencia del ex jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en Venezuela en los últimos días y sus reuniones con voceros de la disidencia, demuestra que hay una negociación en marcha. La medida judicial a favor de Leopoldo López permitió confirmar que esas conversaciones se están dando. Se sigue hablando con insistencia de la búsqueda de un salvoconducto para que algunos de los principales líderes del oficialismo puedan encontrar cobijo en otros países y ceder el poder. Ojala la negociación en términos transparentes y creíbles permita encontrar las soluciones a este conflicto que amenaza con radicalizarse mucho más.

PAÍS económico

Medidas: el Gobierno sigue sin prestar la atención debida a la economía. Su única prioridad es política y mientras se enfocan sólo en eso, la crisis económica se profundiza y arrasa con la calidad de vida de la mayoría de los venezolanos.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cayeron por debajo de los 10 mil millones de dólares al perder $53 millones durante la semana y cerrar en $9.983 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana cayó $1,07 al ubicarse al final de la jornada en $41,60.

Dólar: la tasa Dicom se mantiene en Bs. 2.700 por dólar.

Indicadores: persiste el silencio de más de un año y medio del Banco Central de Venezuela en relación con los indicadores de la economía.

PAÍS social

Cambio: la sensación de cambio recorre a todo el país. Incluso las zonas populares que fueron bastión del oficialismo, se volcaron a participar en la consulta pública. Esa medición permite cuantificar y cualificar a la disidencia en Venezuela. El deseo de cambio no sólo se palpó en números, sino en la conducta cívica de quienes participaron y la poca cantidad de problemas que ocurrieron. Fue una jornada en la cual se derrotó el miedo y eso se palpó con la participación de empleados públicos, pero además de funcionarios policiales y militares que sin temor se acercaron a participar en la consulta, a pesar de los problemas que eso les podría acarrear. Tal como hemos comentado en varias ocasiones en VyR, hay una mezcla de deseos de cambio, pero mucho pesimismo sobre el presente y el futuro de la nación. Ese es el resultado de 19 años de esfuerzo oficial por destruir el auto estima de los venezolanos y dinamitar la confianza en las instituciones.

Escasez y precios: el crecimiento de la inflación y la profundización del desabastecimiento siguen sin freno en Venezuela. Cada día hay menos disponibilidad de alimentos y medicinas, pero además lo poco que se consigue se ubica en unos precios demasiado elevados para los actuales ingresos de la mayoría de la población. La situación económica es terrible.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad