Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|El túnel

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

CAIGA QUIEN CAIGA|Ser docente y no morir en el intento

GERVIS MEDINA ¿Tiempos de “purga” en Venezuela?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La premisa de la trilogía de ficción de James DeMonaco, que tanto éxito ha cosechado con una auténtica fábula donde el problema de los violentos y los marginados se ha solucionado gracias a la purga anual, un tiempo donde el crimen es legal, que hacen la vida en sociedad más «perfecta»

En una sociedad post apocalíptica, con una “cúpula política podrida” que vive en una burbuja de poder y mantiene sojuzgada en una situación de hambre a la gran mayoría empobrecida. Los movimientos políticos han sido un fracaso y el gobierno está bajo un estricto régimen totalitario. Buscando en nuestro caso, a través de una “Constituyente Perro Caliente”, reducir las tasas de desempleo, del crimen, la corrupción y mejorar la economía. Actuando como una catarsis para los ciudadanos, pero en realidad, se utiliza como método artificial de control poblacional, en el que las personas más pobres y sin hogar son eliminadas.

Si analizamos “El trancazo” convocado por la oposición representativa en los últimos días, “vació” las calles de nuestro país. Se evidencia calles desoladas y poco tráfico vehicular, solo se observan grupos de manifestantes en puntos “trancados”, el comercio cerró sus puertas y el transporte público resguardó sus unidades.

Generando caos  y anarquía en las principales capitales del país. En diversas partes del país denuncias se registraron sobre robos y abusos  a quienes trataban de movilizarse en medio de las barricadas, por lo que, los ciudadanos optaron por resguardarse ante este nuevo llamado a “trancar”.

Trayendo como consecuencia,  que las personas compren los artículos necesarios o se atrincheran en sus casas. Las casas residenciales de clase alta están, por lo general, a salvo de los alborotos violentos, pero no así la clase media y ni hablar de las clases menos beneficiadas  quienes han sentido pánico y terror a la hora de trasladarse a sus hogares, luego de largas horas de caminatas y salto de obstáculos a la suerte de la industria del crimen.

Aún recuerdo las sensaciones que me produjo ver La Purga por primera vez en 2013. En si no me impresionó, pero la idea como tal, de lo que era la purga me dejó ligeramente perturbado. Solo imaginarme a mí mismo en esa situación me hacía sentir mal. ¿Cómo podría protegerme y a la gente que quiero en tales circunstancias? ¿Sería yo capaz de cometer un crimen aprovechando este evento? ¿Sería yo capaz de cometer un crimen en defensa de mis bienes y la vida?

Pero más allá de las dudas personales me preguntaba, ¿Qué puede llevar a un país a adoptar medidas tan extremas? ¿Cómo puede su población aceptarlas?

Por otro lado, la representación del Estado, durante horas de “Purga” actúa como si pareciera que nada será ilegal. Pareciera que cualquiera puede hacer lo que quiere, sin inhibiciones ni restricciones. Se puede matar, violar derechos, robar, reprimir, torturar y nadie podrá pedir ayuda. Puesto a que los sistemas de emergencias, la policía y mucho menos las Fuerzas Armadas, saldrán a poner orden en el caos social. Dejando a la sociedad a defenderse a sí misma, alegando legítima defensa o exceso de defensa.

Ahora bien, también existe una purga principalmente en los servidores públicos de Alto Nivel, que viene adoptando con un guion el Gobierno, haciendo juicios y despidiendo a trabajadores  y  funcionarios del sector público que no estén de acuerdo con su sistema.

Este discurso, dice mucho sobre el estado mental de la gente que participa de La Purga en ambos sentidos, y es un tema que pide a gritos ser explorado. Algo que vale la pena mencionar, es que la idea de que el ser humano es violento y agresivo por naturaleza y que las restricciones que le impone la sociedad son lo que evita que matemos, violemos, robemos  y destruyamos  a placer, es uno de los planteamientos del filósofo inglés Thomas Hobbes . En su libro “El Señor de las moscas” William Golding toma una aproximación similar cuando un grupo de preadolescentes quedan abandonados en una isla y rápidamente se convierten en una comunidad violenta y asesina.

Claro que también existe una filosofía contraria; las ideas de Jean Jacques Rousseau, que dicen que el hombre es por naturaleza bueno e inocente y es la influencia de la sociedad la que lo corrompe.

En nuestro mundo real creado por el señor Presidente, nos lleva al borde del colapso económico, y pone en el poder a un partido llamado “Los defensores del legado de Chávez”, militares la mayoría de ellos. Este grupo político de tendencias liberales y capitalista criminal, implementa “La Purga” para el año 2017, a través de una constituyente. Este evento, que se llevará a cabo para sobrevivir y darse tiempo en el poder, establece a todos los que habitamos en él “purguen de su alma todo el odio y la violencia que llevó al fracaso de su país”. ¡Pues yo no soy el responsable!

 

@gervisdmedina|Abogado|Criminólogo

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad