Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

ANA MARÍA OSORIO|Crónica de dos polos en venganza

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El Gobierno enfrascado en una Asamblea Nacional Constituyente como salida o escape a la crisis económica, política, social que gestó durante su mandato y quedan en evidencia ante la insostenible estructura de un Estado que adolece por políticas públicas y políticos capaces, frente a las ambiciones de poder de quienes han gobernado y quienes esperan alcanzar el gobierno, dejando de lado al pueblo al que tratan como ovejas.

Este escenario está dado por estrategias muy claras, la distracción de los problemas reales frente a la ANC, cuya justificación es la resolución de los problemas que ellos mismos han generado, pero que se convierte en el discurso que algunos ilusos creen que el pueblo “ignorante” (como son vistos), aceptará; y otra (a la que recurren otros para llegar al poder), encaminada a hacer sentir culpable a la gente por el destino del país, que solo su lucha en la calle es la que puede salvarlo, pero sin establecer una organización u orquestar la estrategia de calle.

Suena ilógico pero se debe reflexionar sobre los acontecimientos ocurridos en las últimas semanas. Una madre que lamenta la muerte de su hijo frente a ataques en manifestaciones, otras que reclaman por la aprehensión de sus hijos frente a hechos que no están claros y otras que cierran calles por el futuro y son capaces de ofender y agredir a sus semejantes que intentan pasar esa vía para buscar a sus hijos en el colegio. Es un tanto dicotómico.

En un estudio cualitativo que desde la Fundación Zulia Productivo lideramos, nos tocó investigar casos de atropellos, abusos, vivencias y entre ellos, les relato un estrato de algunos, que concluye la influencia de los discursos de voceros políticos sobre el ciudadano, y que éstos (los voceros), irresponsablemente no miden consecuencias.

Una señora perteneciente a un consejo comunal fue agredida por sus vecinos al ir a recolectar firmas bajo la amenaza de que quienes no firmaran perderían todo beneficio del gobierno sin poder acceder siquiera a la bolsa del CLAP. Un joven relata una historia contraria pero con efectos iguales, al no querer firmar una planilla fue botado a empujones y con improperios por sus vecinos de la reunión llamándolo “salta talanquera”. Una joven madre que llora al no poder sacar a su hijo de la detención en la que está por ir a manifestar, y que nadie le ayuda, ni siquiera los compañeros de protesta. Un padre que al solicitar paso para buscar su hijo que tenía un ataque epiléptico en el colegio fue atacado verbalmente y sentenciado de irresponsable por, casualmente, unas “maestras uniformadas” en un trancón, quienes dijeron que debió salir tiempo antes a buscarlo, y que por gente como él que no se preocupa por unirse a cerrar calles es que el país está así, y el señor preguntó ¿y qué tu no me dejes pasar hará que el gobierno caiga?. Una señora fue arrollada al cerrar una calle y no dejar paso. Un señor que vendía verduras quedó atrapado en una manifestación y por abrirse paso le fue quemado su camión quedando sin su fuente de ingreso. La reflexión es ¿quién se favorece con que nos ataquemos unos a otros?, ¿es la vía correcta ofender y dañarnos entre hermanos?.

Si la estrategia del gobierno es el chantaje político el pueblo debe ser sensato y decidir qué hacer sin hacer daño a otros; y si la táctica de la oposición es hacer trancones el pueblo debe ser sensato y decidir qué hacer sin infringir daño a otros. Recordando que nuestros derechos terminan donde empiezan lo de los otros.

Los discursos, imágenes, noticias y videos que erizan la piel del terror que generan mostrando hambre, miseria, atropellos, hacen que los ciudadanos se llenen de más ira. Y es lamentable ver que no exista la madurez, ni política ni ciudadana, para enfrentar la situación. La venganza y discurso de odio que gestó el gobierno nacional (desde el MVR hasta el PSUV) hizo mucho daño, pero también lo está haciendo la respuesta de la gente que no se inmuta al generar daño a otros, incendiar camiones, autobuses, personas, eso está mal indistintamente del sector que sea.

No es juzgar, es como decía Ghandi “conviértete en el cambio que quieres en el mundo”. Reflexión para finalizar, ¿y si nos ponemos en el lugar de quienes son víctimas?, de la señora que cumple un rol en un consejo comunal que fue agredida, de la madre que tiene a su hijo encerrado, del joven que no quiso firmar, del padre al que no le dieron paso para buscar a su hijo; del señor que le quemaron su camión que era fuente de ingresos; y de los miles que mueren de hambre, o por no conseguir medicinas, o por inseguridad; póngase en ese lugar;  ¿qué sentiría usted en el lugar de ellos?, ¿pensaría lo mismo? ¿haría lo mismo?, ¿cómo respondería usted? O ¿cómo le gustaría ser tratado?

 

@osorioanamaria|[email protected]|@marketingpolitico.amo

Periodista|Análisis del discurso|Marketing político|Locutora

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad