Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

MANUEL OCANDO|El gatopardismo de la Constituyente

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El hecho o procedimiento de “cambiar algo para que nada cambie” tiene su origen en la paradoja expuesta en la novela El gatopardo del escritor italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa. La cita original expresa la siguiente contradicción aparente: Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie. Esta parece ser la razón que está detrás de la propuesta de una nueva asamblea nacional constituyente luego del chasco revolucionario constituido por la experiencia chavista  de 18 años de gobierno que resultaron en  un fracaso descomunal.

El colmo del régimen consiste en tratar de convencer al pueblo venezolano de esta falsa alternativa que la clase gobernante ha montado desde el poder ejecutivo, una asamblea constituyente gatopardiana, como en el más claro ejemplo de la famosa novela de Giuseppe Tomasi: Cambiemos todo para que todo siga igual. Así se le puede catalogar a la conspiración genuinamente perversa que fraguan Maduro y otros cínicos personajes del partido de gobierno en el CNE y en el TSJ, la cual ha sido reconocida y denunciada de forma pública y notoria por la fiscal general de la nación. Es decir, todo el supuesto cambio es una comedia bufonesca, una tragicomedia, en donde existe lugar también para el sarcasmo y la parodia.

Hoy más que nunca todos los venezolanos estamos  claro que no vendrá  nada diferente a lo que estamos padeciendo en el tiempo futuro, sino se produce un cambio radical. Diez y ochos años de errores y equivocaciones han sido suficientes para empobrecernos material y socialmente produciendo un enflaquecimiento moral, personal y cultural, hoy presentes en enormes contingentes sociales, cada día más aturdidos por las más groseras carencias y incertidumbres y portadores de una  pesada resignación. Una espesa sombra ha  terminado cayendo sobre la expectativa existencial de las mayorías de los venezolanos que se han saturado de resentimiento, ira, violencia al sentirse víctimas, engañados por los que condujeron la mal llamada  revolución bolivariana, privándolos de esa fuerza o impulso vital como lo diría Henri Bergson en su obra “La evolución creadora

Venezuela necesita un cambio radical y profundo en todos los órdenes de la vida nacional tanto en lo político, económico, social  como en lo ético y moral de los gobernantes y ciudadanos. Ya que hemos alcanzado la ferocidad de la anomia. Ese estado que surge cuando las reglas sociales se han degradado o directamente se han eliminado y ya no son respetadas por los integrantes de una sociedad, en este caso propiciada por el abuso del régimen autoritario imperante.

Que falta nos hace la verdadera política que perdimos, como consecuencia de nuestras ligerezas y equivocaciones al querer vivir primero y pensar después, sometiéndonos a una desconocida e improvisada forma de gobernar por una persona que pretendió el mismo erigirse como un mesías.

 

@OcandoM|Médico

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad