Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

EDWARD RODRÍGUEZ|De gobernadores a “la nada”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

No recuerdo exactamente el día ni el motivo, pero si al protagonista de aquella frase: “ustedes la oposición son la nada”, efectivamente se trataba del llamado comandante supremo Hugo Chávez; quien repitió una y otra vez ese enunciado para referirse a la otrora y “pírrica” oposición: “son la nada”.

Así tal cual, hoy siento que las palabras de Hugo le caen como anillo al dedo a los seis gobernantes regionales del Psuv que irresponsablemente dejaron sus cargos y aceptaron otros en el Ejecutivo nacional; para, por un lado, abandonar las entidades en las que fueron electos, y por el otro, para pasar a ser “nada”.

Ahora bien, demos un pequeño repaso de cómo los hombres y mujeres de la Revolución pasan, en cuestión de minutos, de ser poderosos e influyentes, a la “nada” como diría su líder, el hoy fallecido Hugo Rafael Chávez Frías.

La historia nos demuestra que cuando Chávez gobernaba, premiaba a sus pupilos enviándolos de candidatos a gobernadores bajo la excusa de ser sus mejores hombres y mujeres, pero esa misma historia nos recuerda que el comandante supremo, hacía gala de esa carta bajo la manga para “salir” de ellos cuando se convertían en piezas incómodas o tenían muchos trompos enrollados.

Veamos el caso del profesor Luis Acuña, un día lo despertaron y le dijeron: te vas para Sucre; y el hombre se fue. Otro día, ya pasado su período como gobernador, lo llama el sucesor de Miraflores y le dice: te vas para no volver; el hombre se fue y no dejó nada, sólo mandar a sembrar tomates.

Con el negro Aristóbulo también ocurrió algo parecido, Tarek William Saab tenía mucho tiempo en Anzoátegui y había que sacarlo; por eso envían al “negro” como candidato, quien se alza con la gobernación gracias a su verbo encendido; pero un día lo llamaron y el negro se convirtió en Vicepresidente de la república, ¿qué más puede pedir un hombre?, Anzoátegui se quedó sin su negro y sin obras, pues no dejó nada para el recuerdo; y Aristóbulo de gobernador pasó a ser la “nada”.

Con Castro Soteldo recuerdo que, de ministro de Turismo, en realidad no sé qué hizo, pero lo enviaron a Portuguesa, como gobernador lo vimos en unos cuantos programas en Campo abierto, con vaquitas al fondo y uno que otro granero, todo, montaje para televisión. De pronto recibió la llamada, y se lo llevaron para el Ejecutivo nacional como ministro de Agricultura, vaya usted a saber cuál es su gran obra. De gobernador pasó a ser “la nada”.

De Erika Farías, vemos cómo de sus roles nacionales y de partido, la enviaron para Cojedes, la tierra de la Primera combatiente, seguro existe un afecto más allá de la camaradería, luego la llamaron y cual salida de Harvard se la llevaron al Gobierno nacional como ministra de Comunas, Cojedes se quedó sin gobernadora, ni obras. Ahora la enviaron a la Constituyente, y engrosa la lista de gobernadora a “la nada”.

Del “camarada” El Aissami, siempre es un misterio la aureola que lo cubre, como diría un político de Cabimas “con más casos o vinculaciones que El Chavo”. Vemos que del panorama nacional pasa al regional; se convierte en gobernador de Aragua, saca a Rafael Isea del camino, se instala, hace una que otra Expo Feria; pero al poco tiempo se lo llevan para la Vicepresidencia de la República.

Finalmente tenemos el reciente caso de Francisco Ameliach, gobernador de Carabobo; ya él mismo lo declaró su gestión “terminó”, sólo que le faltó aclarar que el CNE les dio una ñapa para que siguieran de gobernadores, ni tonto que fueran para salir a decir que no querían esa ñapa. Pasa de gobernador a aspirante a constituyentista.

Como vemos, estos “camaradas” dejaron de ser gobernadores para nada, seguro estoy que algunos piensan que con la Constituyente se vestirán de inmunidad, pero se quedarán como las guayaberas: por fuera; porque tal propuesta inconstitucional y fraudulenta, no va. En esta corrida se salvó Pancho.

 

@edwardr74|Periodista

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad