Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

¡CRISIS! El Gobierno acelera activación del 350

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Aunque usted no lo crea.

Pues sí, el Gobierno está actuando de tal forma que acelera la posible decisión de la disidencia de activar la aplicación del artículo 350 de la Constitución Nacional.

Parece una cosa ilógica, pero como muchas cosas con este proceso revolucionario no tienen lógica,  no es descabellado llegar a la conclusión que el régimen a través de sus acciones empuja a la oposición hacia la desobediencia civil.

¿Cómo es posible eso?

Este tema lo analizamos en Área Privada de Verdades y Rumores

Las acciones

Hasta el menos informado de los venezolanos visualiza y entiende que el Gobierno hace todo lo posible,  por más ilegal que sea, para sostenerse en el poder y ahogar a la disidencia.

El problema es que en ese intento están asfixiando las posibilidades de la población de expresarse, de votar y elegir el camino que ellos crean conveniente para el país. Y eso a la larga te puede traer más efectos negativos que positivos. Al final todo puede volverse en tu contra.

El régimen viene desde hace mucho tiempo trabajando para ahogar a la disidencia y por eso puso en marcha la construcción de la llamada “bóveda del miedo” para inmovilizar y controlar a la oposición  que quería salir del modelo creado por Chávez y luego la fórmula la usaron para proteger a Maduro.

Tal como hemos analizado en VyR, esa “bóveda del miedo” mostró serias fisuras con la aplastante derrota que sufrieron el 6D en las elecciones parlamentarias y a partir de ahí se trazaron otra meta: cercar y cerrar la Asamblea Nacional y con ello burlarse de la voluntad popular, además por supuesto de sabotear el cambio que estaba en marcha.

Progresivamente el régimen ha venido cerrando peligrosamente cualquier válvula de escape de la presión social. El asesinato del referendo revocatorio es una prueba y todas las decisiones que han venido imponiendo a través del TSJ son otras evidencias.
Incluso la feroz e ilegal represión de la GNB, la PNB y los colectivos paramilitares busca ahogar,  con gases e intimidación, el deseo de cambio que existe en la mayoría de la población,  incluyendo a esos sectores populares que creyeron y confiaron en Chávez.

Las consecuencias

Distinto a lo que se vivió en episodios anteriores y contrario a las aspiraciones del Gobierno, la agenda de calle de la disidencia ya acumula más de dos meses y eso es un hecho inédito en un país en el cual la mayoría de la población cree en lo inmediato, pero desecha el largo plazo.

La represión no intimidó a la población.  Y la Constituyente no convenció a las mayorías. Más bien la propuesta presidencial viene causando una implosión gradual dentro del oficialismo, que tiene su máxima expresión en la rebeldía de la Fiscal General de la República.

Pero como este es un Gobierno que solo sabe manejarse con el atropello y la imposición,  persisten en su estrategia de cercar y asfixiar a la disidencia. Saben que no está dando el resultado que ellos buscan, pero siguen adelante. No saben conducirse con otro estilo. No toleran la coexistencia institucional y mucho menos la alternabilidad democrática.

Y cuando ellos actúan de esa manera están motivando más deserciones internas y dan mayores argumentos a quienes insisten, dentro de la disidencia, en la necesidad de activar el 350 de la Constitución  Nacional, lo que nos puede conducir a un escenario de mayor confrontación y violencia.

El peligro

En su lógica revolucionaria, el régimen considera que al tener las armas y los tribunales de su lado, tienen toda la posibilidad de ganar en ese escenario de la desobediencia civil y así propinar una derrota definitiva a la disidencia y que los venezolanos entren en la fase final de la resignación.

Pero:

¿Y si eso no ocurre de esa forma?

¿Y si le activación del 350 produce la ruptura final de la unidad en el Gobierno? 

¿Y si la desobediencia civil logra sumar a grupos importantes en la Fuerza Armada?

¿Y si la rebelión ciudadana cerca y asfixia al régimen?

La activación del 350 encierra serios peligros tanto para el Gobierno, como para la oposición.  Es posible que de tanto cerrar las válvulas de escape a la presión social, ésta termine acabando con el régimen.

No hay ninguna duda: el oficialismo sigue motivando a la disidencia a declarar la rebelión ciudadana definitiva.

¿Qué terminará pasando?

Pronto lo sabremos.

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad