Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

NOTAS LIBERTARIAS|Salarios de hambre

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

ANÁLISIS PAÍS ¿“Toma de Caracas”? ¿Paro nacional? ¿Qué hará la disidencia?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Nunca antes el conflicto político venezolano había llegado a los extremos que están actualmente en el horizonte. Cada sector radicaliza sus posturas. Mientras la MUD se encamina hacia la activación de los artículos 333 y 350 de la CNRB, el Gobierno apuesta a la Constituyente como su camino para sostenerse en el poder.

La disidencia pareciera que busca terminar de organizar los dos grandes eventos en el marco de la rebelión civil: “Toma de Caracas” y el paro nacional. Por su parte, el Gobierno trata de sortear los obstáculos internos que han afectado el camino hacia la Constituyente, sobre todo por la cantidad y la calidad de las deserciones que ha sufrido esa propuesta ¿Quién triunfará?

En el País Económico, la nación sigue paralizada por cuanto el Gobierno más allá de la puesta en marcha del nuevo Dicom, no hace nada por atacar los problemas que afectan a la economía. La inflación se disparó aún más con la recién devaluación y la escasez de productos básicos y medicamentos se profundiza.

En el País Social, la incertidumbre sigue reinando en la mayoría de los venezolanos. Esa mayoría quiere un cambio, pero no ve en el corto y mediano plazo salidas a un conflicto que acumula más de dos meses y casi 70 fallecidos por la feroz represión. La situación empeora cuando se toma en cuenta que el régimen trata de ahogar cualquier vestigio de solución en el marco de la Constitución.

PAÍS político

Conflicto: la sociedad civil sigue en la calle en alianza con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para lograr el anhelado cambio. Más de dos meses y casi 70 fallecidos configuran un escenario de rebelión civil que nunca antes había sido conocido en el país. Ni el Gobierno, ni tampoco la MUD pudieron haber previsto tal período de conflictividad. Es una situación inédita, pero llamativa no sólo por la larga jornada, sino por el contenido mostrado en las extensas actividades de calle. No sólo se han expresado las zonas clase media, sino que los sectores populares también muestran su hastío por un modelo que les prometió resolver sus problemas y más bien se los agravó. Ni siquiera una feroz represión oficial a través de la GNB, la PBN y los colectivos paramilitares ha logrado callar a un pueblo que se cansó. Todo indica que el conflicto se agravará, porque el Gobierno insiste en imponer una Constituyente que busca garantizar su permanencia en el poder, mientras la MUD va en camino hacia la aplicación de los artículos 333 y 350 de la Constitución Nacional.

Constituyente: el Gobierno sigue sin lograr que la Constituyente sea aceptada por la mayoría del país. Ni siquiera internamente en su movimiento logra ese cometido. Cada día son más en cantidad y calidad las deserciones de dirigentes del oficialismo que muestran su rechazo hacia la propuesta, por considerarla inconstitucional e inconsulta. La percepción que indica que con esa jugada no se resuelven los problemas del país, sino que más bien se agravan aumenta. Dentro del oficialismo se nota que hay diferencias ante el tema, porque mientras el presidente Maduro tratar de suavizar la propuesta, personajes como Diosdado Cabello y Tareck El Aissami radicalizan su verbo en relación con lo que harán con ella. Pero además se rumorea que altos oficiales de la FANB van a mostrar su postura de rechazo a la idea presidencial. Adicionalmente, la posición de la Fiscal General de la República preocupa al régimen, por cuanto ésta tiene las facultades legales para declarar un nuevo Golpe de Estado si el Gobierno a través del TSJ le quita competencias y además desecha el recurso de nulidad que contra la Constituyente introdujo ante el máximo tribunal de la nación. La mayoría de los expertos en la materia coinciden en afirmar que el Gobierno no podrá imponer la Constituyente, ante el rechazo de las mayorías en el país.

MUD: con cada día que suma la rebelión ciudadana en las calles, aumentan los retos para la Mesa de la Unidad Democrática como ente político y coordinador de ese esfuerzo. Mantener a la ciudadanía en la calle es una labor titánica, que hasta ahora han logrado. Pero además mantener la calma ante las exigencias de los radicales que quieren aplicar el 350 de la CNRB de forma rápida, tampoco es sencillo. De hecho varios son los dirigentes de la MUD que han venido asomando las acciones a tomar en el marco del 350: la nueva “Toma de Caracas” y un paro nacional. Tal como hemos analizado en Verdades y Rumores, ese camino pudiera ser el final de la estrategia del “todo o nada” por lo que requiere de mucha coordinación, consenso y convencimiento de la mayoría de los ciudadanos para tener éxito. El 350 puede el éxito esperado para la disidencia, pero también podría ser el temido fracaso para la oposición. No es una decisión fácil de tomar y mucho menos es un plan fácil de ejecutar.

Presión internacional: la posición de países e instituciones de gran peso internacional sobre la situación venezolana, sigue siendo de mucha crítica y preocupación. La reunión del Papa Francisco con la delegación de la Conferencia Episcopal Venezolana en Roma, ratificó que existe coordinación en la Iglesia Católica para entender la crisis venezolana y actuar para ayudar en la búsqueda de soluciones. Pero además se acerca la XLVII Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se realizará del 17 al 21 de junio en Cancún, México, y donde la crisis venezolana tendrá un papel protagónico en las conversaciones. Todo eso preocupa al Gobierno, pero lo que más temen es que la Unión Europea aplique sanciones contra líderes del oficialismo, lo que sumado a las sanciones que ya aplicó Estados Unidos, se elevaría su “costo de salida”.

PAÍS económico

Medidas: la economía venezolana sigue en caída libre y el Gobierno no hace nada para tratar de impedir que toquemos fondo definitivamente. Lo único nuevo que han hecho sobre la materia es la entrada en operaciones del nuevo Dicom. Sin embargo, son pocos quienes le auguran larga vida al sistema por la carencia de dólares para subastar en ese mercado. Contra la inflación y la escasez no están haciendo nada.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela (BCV) experimentaron una leve caída de $12 millones al cerrar en $10.575 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana cerró en baja al perder $0,33 y ubicarse en $41,74.

Dólar: la tasa Dicom comienza la semana en Bs. 2.161 por dólar.

Indicadores: continúa el silencio del BCV en relación con los indicadores de la economía, mientras que los cálculos de la Asamblea Nacional ubican la inflación del mes de mayo en 18,3%.

PAÍS social

350: hay un claro apoyo ciudadano hacia la aplicación de los artículos 333 y 350 para acelerar el cambio en Venezuela. Incluso hay sectores radicales de la disidencia que acusan a la MUD de haber retrasado esa acción que para ellos sacaría del poder a Maduro de forma inmediata. A pesar de las diferencias, hay la intención popular de respaldar ese llamado final de la Unidad para acelerar la rebelión civil.

Incertidumbre: a pesar de la clara convicción de las mayorías sobre la necesidad de cambiar el modelo y salir del Gobierno, hay mucha incertidumbre en la población sobre el destino al que nos llevará el conflicto político que está en marcha, porque no hay claridad y mucho menos salidas concretas en estos momentos.

Escasez: el desabastecimiento de alimentos y medicamentos nacionales se profundiza, mientras que los precios de los productos importados son impagables para la mayoría de los venezolanos.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad