Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

MARLON JIMÉNEZ|El comunismo y la gaita protesta

ANÁLISIS PAÍS|Los caminos del conflicto conducen al 350

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

No hay señales que indiquen que el conflicto que se vive en Venezuela está mermando o que se van a construir salidas al mismo. Más bien las evidencias demuestran que se agravará la confrontación partiendo de las intenciones de los dos bandos en pugna.

Por un lado el Gobierno insiste en su ilegal e impopular convocatoria de la Constituyente y el CNE fijó la elección de los constituyentes para el 30 de julio Mientras que la oposición se organiza para la definitiva activación no sólo del artículo 350, sino también del 333 de la Constitución Nacional.

En el País Económico, la única novedad es la primera subasta del Dicom y la cotización de arrancada que se fijó en Bs. 2.010 dejando atrás la última del viejo Dicom que rondaba los Bs. 730, lo que significa una nueva devaluación del bolívar de más de 60%.

En el País Social, los indicadores del hambre que está padeciendo gran parte de la población se han incrementado y así lo reflejan importantes medios de comunicación internacional. Eso no es prioridad para el Gobierno que sólo se ocupa y preocupa de sus problemas políticos.

PAÍS político

Conflicto: no hay señales de disminución, ni mucho menos de encontrarse salidas al conflicto político que se vive en el país. La agenda de calle de la sociedad civil en alianza con los partidos políticos no disminuye, sino que más bien evoluciona hacia formas que buscan mayor contundencia. Ya son 65 las personas que directamente han perdido la vida en medio de las protestas. Los detenidos superan los 3 mil. Y las protestas cada día son más fuertes en los sectores populares.  El Oeste de Caracas ha sido epicentro de fuertes reclamos de la sociedad, que han intentado ser apagados por la GNB y la PNB, pero en el caso de Catia la actuación de los colectivos paramilitares fue una aberración. El Gobierno no tiene capacidad para atender varios focos de protesta ciudadana al mismo tiempo. Ya hay cansancio de parte de militares y policías, pero además hay agotamiento de los inventarios de bombas lacrimógenas y perdigones. Por eso usan otros “métodos alternativos” como metras o tuercas, que también tienen un alto contenido de miedo para los manifestantes. Sectores populares de Caracas como La Vega, El Valle y Catia han estado en la calle reclamando un cambio de Gobierno. Muchos de esos manifestantes fueron parte de la base de apoyo al régimen, pero ahora están contra él. Todo indica que la sociedad civil y la Mesa de la Unidad Democrática se encaminan hacia la total desobediencia civil apelando a los artículos 333 y 350 de la Constitución Nacional.

Constituyente: aunque no se aceptada por las mayorías y aunque su ilegalidad es evidente no sólo a nivel nacional, sino también internacional, el Gobierno sigue adelante con la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente. En medio de contradicciones e improvisaciones el Consejo Nacional Electoral fijó para el 30 de julio la fecha para la elección de los constituyentes. Sin embargo, la presión dentro y fuera del país se incrementa. Cada día son más los oficialistas que se desligan y critican la propuesta de Maduro. Ese deslave interno seguirá creciendo. Por supuesto que la posición más resaltante es la de Luisa Ortega Díaz por la importancia del cargo que ocupa: Fiscal General. Ella viene dando golpes muy certeros y nobles contra la jugada constituyente, pues ha dejado en evidencia la inconstitucionalidad y lo sectaria de la misma. Para los próximos días se anuncian nuevas deserciones. Ese frente al interior del chavismo es el que más preocupa al Gobierno, por cuanto los podría obligar a retroceder. Si los militares descontentos terminan de dar el paso hacia el rechazo público, se terminará de entrampar a la Constituyente. Y hasta pareciera que el régimen se mueve para crear las condiciones más favorables para ellos en el caso que se vean en la necesidad de recular.

MUD: sin muchos aspavientos la Mesa de la Unidad Democrática se encamina hacia la aplicación de los artículos 333 y 350 de la Constitución Nacional, con el fin de oficializar la desobediencia civil e intensificar la presión contra el Gobierno. Esa es una decisión difícil que no puede tomarse a la ligera. No se trata sólo de convocar a una marcha, un plantón u otro tipo de propuesta. Se trata de un paso que requiere consultas, consenso y organización. La MUD está consultando a todos los sectores del país que son vitales en el éxito, por ejemplo, de un paro nacional como son los empresarios y el sector transporte, entre otros. Otra de las opciones de protesta en el marco de esa rebelión civil es una nueva “Toma de Caracas” que permita una demostración contundente de fuerza. Tal como anunciamos en el titular de este análisis: los caminos del conflicto conducen hacia el 350.

Presión internacional: aunque el Gobierno cante victoria porque en la OEA no se logró una declaración de consenso, por ahora, está claro que ellos están cada vez más aislados. Incluso la propuesta de declaración de Antigua y Barbuda, gobierno muy cercano al venezolano, genera una sensación extraña. Extraña porque pareciera que el régimen trata de usar a sus aliados para crear las condiciones idóneas que le permitan recular con la Constituyente, sin aparecer como derrotados por la disidencia y esa misma presión internacional. Recordemos que la revolución bolivariana vive y cuida más las formas que el fondo. En la próxima cumbre de la OEA a mediados de este mes que se realizará en Cancún, México, puede emerger una declaración de consenso que incluya la suspensión de la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente. La presión internacional está haciendo mella en el Gobierno y el mejor ejemplo es que se incorporó a un representante a la reunión del Consejo Permanente y además acreditó a sus enviados para la cumbre en México, a pesar que habían anunciado su retiro de la OEA. Pero esa no es la presión internacional que trae peores secuelas para el Gobierno, sino la posibilidad de sanciones de la Unión Europea contra sus principales líderes por violaciones alos derechos humanos y contra los magistrados que están desmantelando la institucionalidad venezolana. Esas sanciones sumadas a las que aplicó Estados Unidos, disparan el “costo de salida” para los cabecillas del proceso.

PAÍS económico

Medidas: lo único que en materia económica está haciendo el Gobierno es la puesta en marcha del nuevo sistema cambiario Dicom, que ya anunció los resultados de la primera subasta y la cotización de arrancada fue Bs. 2.010 por dólar. Eso implicó una nueva devaluación del bolívar en más de 60%. Este nuevo sistema podría poco a poco perder fuerza si el Gobierno, como se prevé, disminuye su oferta de divisas y los privados no se sienten atraídos por ese mercado que paga muy por debajo del paralelo. Contra el resto de los problemas de la economía, el Gobierno no hace nada.

Reservas: los ahorros el país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cayeron en $298 millones al cerrar en $10.587 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana cayó en $1,41 al ubicarse en $43,42.

Dólar: la cotización de arrancada del nuevo Dicom quedó en Bs. 2.010 por dólar.

Indicadores: se mantiene el silencio del Banco Central de Venezuela, mientras que esta semana la Asamblea Nacional debe dar a conocer sus proyecciones sobre la inflación de mayo y la acumulada del año.

PAÍS social

Hambre: la cantidad de venezolanos que están pasando hambre se incrementó, partiendo de las informaciones que hablan de la cantidad de casos de adultos y niños que llegan a los hospitales con severos cuadros de desnutrición. Ese es el resultado de la mezcla de tres factores: caída del ingreso del ciudadano, altos pecios y escasez de alimentos ¿Y qué hace el Gobierno ante eso? Nada porque la prioridad es política. Nada porque el objetivo es sostenerse en el poder sin importar el costo.

Escasez y precios: cada día es menor la cantidad de alimentos disponibles en los establecimientos comerciales. Mientras que los precios de lo que se consigue siguen escalando a un ritmo vertiginoso. Ante el problema el Gobierno sigue apostando a los Clap, pero estos han disminuido en frecuencia de distribución porque no hay suficiente producción nacional y han caído los niveles de importaciones del Gobierno.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad