El régimen de Maduro sigue desarrollando su última parodia, la convocatoria a una Constituyente inconsulta, expresión nítida del fraude constitucional. El artículo 5 de la Carta Magna establece: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo quien la ejerce a través del voto universal, secreto y directo”. La banda de delincuentes del TSJ dictaminó en su fallo que puede convocarse sin realizar el referéndum consultivo. Esos magistrados sedicentes pagarán con cárcel semejante afrenta y cinismo.

Esta Constituyente es una estafa para todos; los propios chavistas no saben lo que les espera convertidos en los Trotski del siglo XXI.

La innombrable del CNE nos ofreció Constituyente en Julio y Regionales en Diciembre, estas comadres subestiman la inteligencia colectiva de la nación.

¿Hacia dónde quiere ir el cogollo rojo? Su maquiavélico plan contempla instalar su ANC bucanera, declararla plenipotenciaria y designar la nueva geometría del poder en Venezuela. Olvidémonos de Regionales si permitimos ese evento o mejor de cualquier tipo de elecciones libres.

El esquema político territorial que se proponen, consiste en dividir a Venezuela en 8 provincias gobernadas por INTENDENTES designados por Nicolás Maduro. Los 20 Gobernadores y los 200 Alcaldes chavistas serían liquidados en el nuevo reparto de los espacios de Gobierno; esa operación no es sólo contra la oposición sino también para los rojos incómodos para la cúpula. La tramposa ANC no se ha instalado y ya dividió a las Fuerzas Armadas y a la dirigencia del polo patriótico.

Esta semana la OEA debatió sobre Venezuela, eso es importante, necesario; pero no suficiente. Hasta que no haya claridad de que el problema fundamental es la ocupación Cubana, permisada por el títere de Raúl Castro en Miraflores; esos respetables organismos seguirán perdiendo tiempo y energías sin solucionar nada; mientras los Cubanos siguen persiguiendo, torturando y matando en Venezuela. Regando con la sangre de nuestro pueblo irredento las calles del suelo patrio. La presencia de los agentes de Castro se discute como tal o no superaremos en esos organismos el plano de la retórica. El formalismo de la diplomacia y los tiempos conspiran contra la urgente definición que requiere nuestro país.

El cogollo rojo avanza con su trampa Constituyente y sigue saqueando el país: endeudándolo, vendiendo la CITGO y otros activos en el exterior, el arco minero, el celestinaje  en el Esequibo y la última gran vagabundería: la venta de Bonos a Goldman Sachs con un 69% menos de su valor real.

No confundamos realismo con pesimismo; es necesario retar esta dictadura, alertando sobre el juego de fondo de Castro y sus acólitos palaciegos.

La calle hay que apretarla con manifestaciones pacíficas y masivas, apoyar las iniciativas de la AN y darle solidaridad activa a los recursos de la Fiscal contra el fraude Constituyente.

 

José Luis Pirela|@joseluispirelar|Diputado a la AN por San Francisco-Zulia

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…