Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

ASUNTO ECONÓMICO|Interés y política

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Seguramente con solo leer el titular que encabeza el presente artículo usted pensará que la relación es obvia, comúnmente aceptada y el sustento de toda lógica del accionar político; sin embargo como se dará cuenta existe algo un poco más allá que trataremos a continuación.

A nivel económico existe un concepto llamado Costo de Oportunidad el mismo indica las posibilidades desperdiciadas al elegir solo una entre varias opciones, por ejemplo al votar por un candidato entre varios, usted estará incurriendo en un costo al no poder beneficiarse de cualquier política posible que cualquiera de los demás candidatos (por los que no voto) se disponía a ejecutar.

Supongamos ahora que usted posee un capital en efectivo y solo tiene dos opciones para tratar de obtener un beneficio, estas son: Invertir en alguna actividad o depositar el mismo en alguna institución bancaria ¿Qué elegiría?

Es precisamente esta última opción la que una gran mayoría de personas toma ya que teóricamente es más segura y se mantiene a un ritmo constante pues le reporta un Interés, el cual no es más que el precio del dinero en el tiempo, es decir, el tenedor del dinero le cancela al dueño del mismo cierta cantidad (expresada en porcentaje) por haberle confiado el mismo y darle la oportunidad de utilizarlo en alguna operación comercial. El cálculo del interés puede ser realizado de manera simple donde se realiza un solo cálculo al final del plazo establecido, y el compuesto conocido como interés sobre interés.

Hasta aquí todo bien, sin embargo al ir un poco más allá en términos sociales se cree que toda nación posee un llamado Capital Social que expresado en los términos más simples y comunes está constituido por toda la fuerza laboral e intelectual que hace vida dentro del mismo, este mismo capital según la noción de democracia ejerce su soberanía delegando buena parte de sus derechos políticos en unos representantes, proceso este que se realiza (al menos en el caso venezolano) mediante elecciones directas, universales y secretas.

Ahora bien el pueblo al participar en cualquier proceso electoral, lo hace invirtiendo su capital político esperando un retorno sobre su inversión, que puede traducirse en mayor seguridad física y social, aumento del bienestar, mejores y más eficientes servicios públicos, mayor disponibilidad de alimentos, aumento de posibilidades laborales, mejores instituciones educativas, y otras por el estilo; así que como en cualquier inversión es lógico que el inversionista una vez culminado el plazo acordado evalúe el resultado de la misma según su retorno y decida continuar o no; es decir se realice un solo pago de interés o de continuar con la relación convertirse en ese interés compuesto que arrastra el resultado del anterior.

Por esto estimado inversionista parece oportuno evaluar el resultado de su elección política, así como la manera en la que el tenedor de su capital es decir aquel a quien le fue confiado, ha invertido el mismo, pues si se considera que el resultado ha sido favorable también es lógico pensar que se continúe la relación, pero en caso contrario de ser desfavorable la misma y continuar, cabe recordar que tal y como se expresó con anterioridad cada ejercicio arrastrará el resultado del anterior, lo que traducido es pérdida tras pérdida solo que cada vez en mayor magnitud.

Entonces, si dicho tenedor de la inversión de manera unilateral decidiese no honrar su compromiso, no devolver su capital, no reconocer el resultado de sus acciones ¿Qué haría usted como dueño de dicho capital? He ahí la controversia pues indistintamente de la respuesta el proceso será triste, lamentable y seguramente se tendrá que transitar un camino cuando menos tortuoso y bastante difícil.

 

Aníbal Araque|@econ_araque|Economista|[email protected]

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad