Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

KALED YORDE|Derecho a la resistencia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La resistencia pacífica y democrática que mantiene a la juventud venezolana en las calles es un derecho constitucional que le asiste a toda persona consciente. Deviene su ejercicio de algo muy sagrado como lo es DERECHO NATURAL,   innato en todos los seres humanos y situado por encima de las leyes Positivas, vale decir, de la legislación de los hombres.

El Derecho Natural es imprescriptible. Nace en el momento en el que hombre viene al mundo y los más importantes de ellos son: La Vida, la Libertad, la Propiedad,  la Seguridad y la Resistencia a la opresión.  Estos derechos tienen inclusive carácter constitucional y en el caso de Venezuela están señalados (la resistencia a la opresión) en los Artículos 333 y 350 de la Carta Magna. El Articulo 333 menciona el insoslayable deber que tiene toda persona investida o no de autoridad de colaborar en el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución Nacional cuando ha sido roto su hilo, es decir, cuando el dictador le conculca a la gente su derecho al Referendo Revocatorio y a celebrar las elecciones de Alcaldes y Gobernadores. En este caso muy puntual al pueblo le asiste el legítimo derecho a la resistencia popular democrática y pacífica.

Del contenido del Artículo 350 de la CNV salta a la vista el deber de la gente de resistir a la opresión en forma pacífica,  desconociendo cualquier régimen, legislación, o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos. El mensaje es muy claro: Si el dictador Maduro violentó los preceptos constitucionales entregando la  Soberanía Nacional a los Castro, además de implantar  un sistema comunista trasnochado que en todas  partes del mundo donde ha sido aplicado solo trajo miseria, esclavitud del hombre, ideología y hambre, a la gente le asiste el derecho natural de oponerse al tirano, resistiendo a su gobierno.

En este orden de ideas la resistencia pacífica en modo alguno significa traición a la patria así como tampoco un golpe de Estado. Mucho menos es un acto terrorista, puesto que la destrucción de los bienes públicos y privados  la están haciendo los oficialistas a través de colectivos armados y para -militares que el gobierno contrata y financia. La resistencia pacífica y democrática tiene por objeto el rescate de la democracia como sistema y la expulsión de los milicianos cubanos que están en los cuarteles, aeropuertos, puertos, Notaria y Registros, ONIDEX, controlando a los ciudadanos de este país. De igual modo la resistencia es para presionar al tirano y su pandilla de cómplices a llamar a elecciones. Esa es la única salida para una transición que sanará radicalmente la vida en Venezuela, trayendo reconciliación entre la gente, libertad, paz y concordia. Opinar lo contrario o ponerse a defender por la televisión lo indefendible con argumentos baladíes, es pura ignorancia, fanatismo o complicidad. En ambos casos se incurre en  la comisión de graves delitos de lesa humanidad que son imprescriptibles. De eso se trata.

 

Abogado

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad