Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

ÁNGEL ESPINA|Los agresores del Zulia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La dirigencia política adversa al gobierno bolivariano no se esperaba que la grave crisis en la que se encuentra sumida Venezuela y que se ha acrecentado en los últimos 3 años, fuera a desencadenar en los sucesos que desde comienzos del mes de abril se han registrado en todo el país.

Si bien es cierto que, desde hace varios años Venezuela se encuentra en una etapa de involución que mantiene paralizado el sector productivo del país en todas las áreas y que cada día lleva a más y más jóvenes, adultos, familias enteras a abandonar sus raíces por un futuro mejor, no fue sino hasta el cuarto del mes del año 2017 que esta situación trajo un nuevo despertar de la voluntad del pueblo por un cambio.

Lamentablemente esta nueva etapa de protestas ya ha cobrado la vida de 39 personas según la Fiscalía General de la República, mientras que el portal web Runrun.es asegura que son 50 las personas fallecidas durante las intensas jornadas de protestas y enfrentamientos entre grupos de jóvenes y funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, Policía Nacional Bolivariana y los cuerpos policiales de cada región.

Cuando observamos la manera cruel, brutal, despiadada y criminal como actúan los organismos policiales del gobierno de Nicolás Maduro, no dejan la menor duda de que el número de víctimas de esta nueva jornada de protestas ha podido ser aún mayor.

En el estado Zulia, a diferencia de la ciudad de Caracas, se habían presentado pocos casos de trascendencia con las acciones de los funcionarios de seguridad, pero lo que se vivió a principios y a mitad de esta semana deja en evidencia la sed de sangre que tienen estos señores que se juramentaron para resguardar a la ciudadanía.

El primer caso de exceso y mal uso de arma de reglamento en nuestra región se registró el 20 de abril cuando dos efectivos del Cuerpo de Policía Bolivariana del estado Zulia accionaron sus armas contra manifestantes en la esquina de la avenida Bella Vista con 5 de Julio, hecho que quedó registrado fotográficamente por lo cual el Director de este organismo no pudo desmentirlo, de hecho, el comisario Biagio Parisi se comprometió a no detener a manifestantes pacíficos y velar para que los policías regionales tuvieran un comportamiento adecuado durante las protestas.

Sin embargo, los organismos dependientes del poder central, caso específico de la GNB, acatan sus órdenes de sus superiores quienes se encuentran apegados a la estrategia nacional: REPRESIÓN BRUTAL CONTRA MANIFESTANTES.

El lunes 8 de mayo la manifestación de calle que se realizó en Maracaibo, partió desde la Plaza de la República con destino al Palacio de los Cóndores en el casco central, punto al que no pudo llegar porque los militares impidieron el acceso al palacio de gobierno bloqueando las entradas desde la avenida Padilla y la avenida El Milagro, lo que generó un fuerte enfrentamiento entre jóvenes manifestantes y los funcionarios castrenses.

Este día quedó demostrado en el Zulia que, el lineamiento de atacar sin medir los daños también se cumple en la tierra de Udón Pérez, pero lo realmente grave es que en esta ofensiva desmedida de la gloriosa GNB fue atacada la sede de la Fundación Niños del Sol (Casa Mía) que se encuentra muy cerca de la zona de conflicto de  aquel lunes.

Algunos podrán decir: ¡Fue accidental porque la fundación está cerca de donde se estaban enfrentando los guardias y los manifestantes! Pues NO. Al momento de ser disuelta la protesta por parte de los motorizados de este organismo castrense, acompañé a la diputada a la Asamblea Nacional, Nora Bracho, hasta la sede de esta institución para constatar el estado de los niños, adultos mayores, personal y todos lo que allí se habían refugiado de los gases lacrimógenos.

Luego de ser atendidos por parte de los valientes jóvenes de Primeros Auxilios de LUZ, una situación de confusión se apoderó del lugar, personas corriendo de un lado para otro y los jóvenes de cascos con una cruz verde cerraron las puertas de acceso de la fundación, nos percatamos que, sin motivo alguno, los militares arrojaron sus bombas lacrimógenas justo al frente de la institución.

Esto desencadenó una evacuación inmediata de manera improvisada, ante el temor de un nuevo ataque por parte de quienes deberían resguardar estos lugares de protección de niños y abuelitos; afortunadamente, esta acción criminal no dejó víctimas que lamentar, sólo el mal momento y la desagradable sensación de asfixia que producen los gases lacrimógenos.

Desde el interior de la institución pude registrar de forma audiovisual lo que estaba sucediendo, al igual que otros colegas periodistas que se encontraban cerca del lugar, sin embargo el director de la policía del estado aseguró en su cuenta en twitter que esa información era falsa porque esa fundación no había sido atacada.

Dos días después de ese acto criminal, una nueva manifestación que llegó hasta la sede de los tribunales de Banco Mara en el sector Valle Frío fue nuevamente dispersada de manera brutal por los efectivos de la GNB, esto generó el desalojo de los estudiantes de la escuela básica estatal Néstor Luis Pérez y los niños del preescolar Dr. José Encarnación Serrano por los gases tóxicos.

Dos acciones que involucran daños a niños, con dos días de separación entre un hecho y el otro, y ¿tiene el valor el comisario Biagio Parisi de asegurar que es mentira el ataque a estos sitios? ¿Le ordenó su jefe, el gobernador Francisco Arias Cárdenas, que se metiera en aguas profundas aunque el ataque no lo perpetró su policía? Afortunadamente no soy sólo yo quien tiene el registro audiovisual de lo que está sucediendo durante las jornadas de protestas en Maracaibo, sin dejar pasar por alto, el decomiso de celulares que hacen los policías regionales que luego no son devueltos, es decir, que ahora los policías salen a las marchas a robarle sus celulares a quienes registran a brutal agresión que éstos ejercen sobre los manifestantes.

Aunque cada día se torna más arriesgada la labor periodística, hoy estoy más convencido que debemos seguir informando a la gente la realidad que se vive con los cuerpos de seguridad y la forma vil y cruel que actúan contra quienes protestan por un mejor país, esto hace posible que tengamos todos bien claro, quienes son los agresores del Zulia.

 

@AngelEspinaTV|Periodista|CNP: 18.875|Locutor 49.267

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad