Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

JOHEL SALAS|Hiram Gaviria vs los extremistas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

En esta Venezuela al borde de grandes tragedias, si algo resulta tan funesto como esta dictadurabonita y sabrosa” que reprime hasta  matar a jóvenes y al derecho de elegir de un solo bombazo, es el número creciente de ciudadanos que alejándose de la política se ubican en los extremos, negando los puntos medios en donde habita el consenso, que no es otra cosa que la construcción de salidas acordadas de forma pacífica, que obligue al régimen a meterse en el carril constitucional y evite los ríos de sangre que la irracionalidad nos tiene pronosticada.

Hoy la patria respira el aire tóxico del extremismo, que casado con la violencia política desde el Estado reprime ferozmente y desde algunos ciudadanos de oposición se promueve el desconocimiento de las vías constitucionales de la lucha política. Se sale el gobierno de la constitución con claro talante dictatorial y se sale un sector creciente de venezolanos que considera que las vías democráticas y racionales de una negociación es traición, salto de talanquera, colaboracionismo o cualquier sarta de pendejadas paridas desde las vísceras. El resultado, no es otro que la compra en la agencia de lotería de todos los números para ganarnos una escalada de la violencia sin parangón en nuestra tierra.

Estos intransigentes que se creen la coba de poseer una superioridad moral y que no aportan nada a la búsqueda de soluciones sino por el contrario agudizan el problema, en su mayoría no son más que generales del teclado, jueces de tribuna, cuyos argumentos no superan las pretendidas ofensas de HDP, perro traidor, arrastrado y demás “profundas” elucubraciones que surgen del intestino grueso, lo que explica su distancia con lo racional.

El momento histórico exige de una estatura política que muchos ciudadanos y liliputienses políticos parecieran no alcanzar. Ante el aciago presente y oscuro futuro que nos muestran los tráileres del devenir, es menester que prive la racionalidad que procura el entendimiento sobre las viscerales posiciones mortuorias de la confrontación sangrienta.

Uno que siempre ha entendido la política con la P mayúscula de pueblo, de progreso y de paz, es el Dr. Hiram Gaviria, incansable buscador de acuerdos y de diálogos racionales que produzcan las posibilidades del bien común. Es Gaviria un constante reparador de los entuertos en que nos metemos cuando abandonamos la política y coqueteamos con la guerra. Es Hiram un maestro de escuela que profesa la inconveniencia de las posiciones extremas y nos anima al encuentro con la mesura, la prudencia y la humildad, necesarias para garantizarnos el equilibrio en esta sociedad nuestra que peligrosamente anda en la cuerda floja y un tanto borracha.

Este insigne venezolano que desde hace mucho viene hablándonos de la siembra de un país, con templanza insiste que la vía para el quiebre definitivo de la dictadura es la negociación política. Nos quiere convencer Hiram que en nombre de los jóvenes muertos y para evitar nuevos muertos, que en nombre de los millones de venezolanos que se acuestan sin comer, que en nombre de los niños que mueren por falta de medicamentos, que, en razón de la recuperación del sistema de libertades y de la abolición de este régimen dictatorial, la salida es el acuerdo político. La valentía mostrada por este hombre que quiere tender puentes para el bienestar de los venezolanos y para el cambio político sin tanto llanto funesto, es de admirar, dado el contexto de posiciones extremas que pululan por ahí y que harían políticamente incorrecto ir en contravía de lo que la mayoría de opinadores expresan en las redes.  Esto último, hace más confiable a este líder con talla de estadista que anda por el camino que dicta sus convicciones y no se acomoda oportunistamente a la tendencia de las encuestas nacionales.

Tengo la esperanza que Hiram Gaviria y otros de su estirpe, lograran inspirar en el pueblo venezolano el sentido de la negociación y búsqueda de soluciones pactadas para derrotar a este régimen fabricante de pobres y corruptos.

En relación a los extremistas dejémoslos que se ahoguen en sus propios excrementos, mientras desgastan sus dedos enviando mensajes de odio y violencia desde sus muy protegidos lugares de ubicación y siempre lejos del campo de la confrontación.

 

@johelsalas|Trabajador Social

Presidente en el Zulia del Partido Unión y Entendimiento (PUENTE)

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad