Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Roland Carreño

¡ELECCIONES USA! En #Contrastes, Darwin Chávez conversa con Jesús Sánchez Meleán

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

ANÁLISIS PAÍS|Aumenta la presión contra el “fraude constituyente”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

A pesar de todo el esfuerzo propagandístico y discursivo del régimen, la mayoría del país rechaza el “fraude constituyente” que adelanta Maduro. La presión interna y externa continuará porque la propuesta es una clara violación de los derechos constitucionales de los venezolanos.

Pero además hay claridad en la mayor parte del pueblo que los problemas que los agobian no se resuelven con una Constituyente, sino con un cambio del modelo que sólo ha traído miseria y corrupción. No le será fácil al Gobierno imponer su tesis de una Constituyente hecha a la medida de sus necesidades.

En el País Económico, no hay el más mínimo esfuerzo gubernamental por atender las distorsiones de la economía. La única prioridad es política. El mejor ejemplo es la entrada en funciones del nuevo sistema cambiario Dicom, el cual debió comenzar el lunes 17 de abril y no hay noticias sobre eso.

En el País Social, la incertidumbre crece en la población no sólo alimentada por el recrudecimiento del conflicto político, sino por la grave escasez de alimentos que hay en el país. Muchos rumores circulan sobre la caída de las reservas alimenticias y el efecto que eso traerá en los días por venir.

PAÍS político

Constituyente: todo el esfuerzo oficial está orientado a convencer al país sobre las cualidades democráticas de la propuesta de la Asamblea Nacional Constituyente. El aparato de propaganda y los discursos oficialistas tratan de justificar la elección de 2do o 3er grado de la mayoría de la ANC, cuando eso es una clara violación de la Constitución Nacional que consagra la elección mediante el sufragio directo, universal y secreto de los integrantes de esa instancia. Pero además el régimen trata de evitar la alcabala del referendo consultivo que es obligatoria, porque la Carta Magna sólo le otorga al Presidente la posibilidad de plantear la iniciativa, más no la convocatoria que es una potestad que recae en los venezolanos. El Gobierno sabe que una consulta significaría una derrota grave para ellos. Pero también sabe que una elección directa de la totalidad de los integrantes de la Constituyente los dejaría en una clara y evidente minoría. Por eso buscan diseñar un proceso a la medida de sus debilidades. Ante la intención oficial y el rechazo de la mayoría, todo indica que se agravará el conflicto político en las calles. Y esa misma presión de calle en la medida que se mantenga y crezca, podría hacer recular al Gobierno en sus objetivos y buscar una salida elegante al problema: congelar el tema en el TSJ. El régimen carece del respaldo interno y externo para cumplir con su meta.

Diálogo y presión: el conflicto venezolano está en una etapa que parece decisiva. Las calles siguen encendidas e incluso quienes respaldaban al Gobierno en el exterior están abriendo los ojos. Como ejemplo el secretario general de la Unasur y aliado de Maduro, Ernesto Samper, planteó que se necesitaba una solución urgente sobre la base de tres puntos en Venezuela: fijación del cronograma electoral, libertad de los presos políticos y la devolución de las competencias a la Asamblea Nacional. Este llamamiento de Samper también podría tomarse como una iniciativa del oficialismo para crear las condiciones ideales que les permitan cambiar de rumbo en relación con la Constituyente y hacerlo ver como una concesión ante las peticiones de los países aliados. Pero el planteamiento más importante proviene del Papa Francisco quien reiteró el llamado a dialogar, pero además pidió que los bandos en pugna cumplan con los acuerdos. Ante el peligro de una escalada mucho más violenta, el mundo está moviéndose para evitar una tragedia que puede tener efectos graves en la estabilidad de la región.

MUD: hasta ahora la Mesa de la Unidad Democrática ha tenido un manejo adecuado de la crisis. No ha caído en las trampas oficiales. No han aceptado las invitaciones a dialogar y participar en el proceso constituyente. Siguen pidiendo que se restablezca el orden constitucional, convoquen las elecciones, liberen a los presos políticos, respeten a la AN y se permita el ingreso de la ayuda humanitaria de alimentos y medicinas. La agenda de calle de la oposición mantiene acorralado al Gobierno que ha tenido que ir cambiando sus ofertas, en la medida que la disidencia sigue firme en sus pretensiones. No es fácil que la MUD sostenga la agenda de calle, pero están haciendo todos los esfuerzos posibles. De ese tesón de la ciudadanía va a depender que el régimen recule con la Constituyente bien sea cambiando el diseño y que el pueblo sea consultado abiertamente, pero además en la convocatoria de las elecciones.

PAÍS económico

Medidas: la única prioridad del Gobierno es política. No le prestan atención a la economía, mientras ésta se sigue deteriorando a pasos agigantados. Un claro ejemplo, es que el nuevo sistema Dicom debió entrar en funciones el pasado lunes 17 de abril y aún no hay noticias del arranque. Incluso voceros oficiales culpan a las guarimbas del retraso, en un argumento totalmente ilógico. Y lo peor es que el proceso constituyente profundizará la crisis, porque ocupará todo el esfuerzo oficialista generará mayor inestabilidad y destruirá la poca confianza que hay en la economía venezolana. Pero repetimos, la única prioridad para ellos es política.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cayeron en $31 millones al cerrar en $10.151 millones.

Petróleo: de nuevo cayó el precio promedio de la cesta petrolera venezolana al ubicarse en $41,27 lo que implica una merma de $1,19.

Dólar: el viejo sistema Dicom no retrocede en sus cotizaciones y el viernes 5 de mayo cerró en Bs. 720,28 con un aumento de Bs. 2,85.

Indicadores: continúa el silencio cómplice del Banco Central de Venezuela sobre los indicadores que permiten medir el comportamiento de la economía.

PAIS social

Incertidumbre: el conflicto político en las calles y ahora el proceso constituyente incrementaron la incertidumbre en la mayoría de los venezolanos. La Asamblea Nacional Constituyente no cuenta con el respaldo de la mayoría del pueblo, que considera que con eso no se resuelven los graves problemas que afectan su muy deteriorada calidad de vida. Hay una percepción negativa del presente y el futuro del país. El día a día de la población es agotador y ahora se suma la intensidad de las protestas en las calles. La conflictividad social se ha incrementado y ahora es común que todos los días se registren protestas vecinales ante la crisis. El país es una bomba de tiempo.

Escasez: el conflicto político ha venido desplazando de la opinión pública a otros problemas como la escasez de alimentos, pero hay que prestar atención a ese indicador de la crisis social y económica. La oferta de alimentos y medicamentos ha caído dramáticamente y no se observa que el Gobierno esté actuando ante la situación. Muchos rumores están circulando que indican la caída de las reservas de comida, por lo que en los próximos días se puede profundizar el desabastecimiento.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad