Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Roland Carreño

¡ELECCIONES USA! En #Contrastes, Darwin Chávez conversa con Jesús Sánchez Meleán

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

ENDER ARENAS|“Haz de tu caída un paso de baile”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Hemos notado en los últimos tiempos que el presidente Maduro la ha cogido por bailar, no lo hace bien, es más cuando lo vemos en ese trance nos da una increíble nostalgia por los monos, por aquello de que estos son más graciosos y el Presidente es verdaderamente un desgraciado (persona sin gracia, errático y sin estrella).

Seguramente el peor de sus performances danzarines fue en ocasión de la firma de la Constituyente Comunal (así la llama), pues solo a pocos metros la GNB, la PNB y los “paramilitares camisas rojas” emprendían una masiva y sangrienta represión como nunca había ocurrido en la historia del país. Allí el Presidente daba brinquitos con el hermano del extinto presidente Chávez en una de las escenas más lamentables en  “la historia universal de la infamia”.

Durante los años de Chávez, este tuvo la capacidad de hacer que la minoría que el representaba actuara como mayoría  y sus normas también minoritarias  la convirtió en norma mayoritaria. Hay que reconocerle a Chávez esta vaina, su proyecto autoritario que era la expresión de una minoría que actuaba como mayoría exigió y logró por unos ocho o nueve años después de 2002 conformismo y una especie de habituamiento de la sociedad venezolana.

Es más logró que Estado, gobierno, política y poder se confundieran y actuaran como sinónimos. Bueno, Chávez era un seductor, gozó de una gran popularidad que pudiera explicarse por contar con una bonanza petrolera sin igual en la historia del país, pero también por su enorme talento como comunicador y captador del sentido y los sentimientos de los sectores populares.

Este no es el caso de Nicolás Maduro, errático como nadie, heredero de un programa que ya fracasó en todos los países que se implementó, y que cuando el tomó el poder con la muerte de Chávez el programa implementado ya había producido los estropicios que sufrimos hoy, Maduro, reemplazó lo legítimo por lo que se cree legítimo pero que no lo es, pues la legitimidad se retira y la gente tiene el derecho de hacerlo cuando el rendimiento del gobierno se coloca por debajo de un umbral crítico que se hace estructural al colonizar la vida cotidiana de los ciudadanos.

Es jodido, de verdad, vivir y sufrir la crisis y saber que los que están llamados a conjurarla no tienen la competencia para hacerlo y …entonces la gente se mueve y el gobierno quiere evitarlo, y para ello aparece al desnudo, como siempre lo habíamos imaginado: su aspecto sombrío y aterrador es más amplio que el claro, generoso  y democrático, expresándose de la manera más corrupta desde los años de Pérez Jiménez, porque evidentemente el autoritarismo es la más grande corrupción que existe y, como, no sabe hacer otra cosa con la crisis baila, baila y vuelve a bailar boleros, danzones, salsa y cáiganse para atrás baila la ultima de Nacho,  baila mirándose los pies para evitar lo inevitable: su caída.

 

@RojasyArenas

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad