Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

¿FRAUDE? En “De Norte a Sur” analizamos el resultado electoral en Bolivia

JOAQUÍN CHAPARRO|Anomia zuliana

JESÚS CASTILLO|Metástasis política

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Luego de un mes de confrontaciones entre los sectores que adversan al gobierno, acompañados por la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, voceros y gobiernos internacionales en contra de la administración del presidente Nicolás Maduro, no se ve a corto plazo la posibilidad de que los actores confrontados intenten resolver el conflicto por la vía más sensata que es la del proceso de negociación a través del diálogo, porque se ha satanizado. Y al evaluar el resultados de los estudios de opinión publica realizados por diferentes empresas encuestadoras del país entre el mes de diciembre de 2016 y el mes de abril de 2017 se observa que los encuestados siguen viendo el método de diálogo como el mecanismo más adecuado para dirimir diferencias, sin embargo, revelan que están en desacuerdo con los resultados del diálogo del año 2016, en donde los representantes del gobierno, MUD, Iglesia acompañados de los ex presidentes Zapatero, Torrijos, Fernández, no lograron concretar las peticiones plasmadas en el documento del acuerdo, lo cual evidenció una debilidad en los negociadores elegidos.

En caso de no resolverse por la vía del diálogo el clima de conflicto actual entrará en una fase de metástasis, que con un tratamiento de quimioterapia o radioterapia solo logrará aumentar el tiempo de supervivencia, aunque todos los escenarios actuales se encuentran a favor de los sectores políticos que representa la MUD, subestimar al adversario que tiene 18 años en el poder armando una estructura de defensa es poco inteligente, tomando en cuenta los hechos pasados, como por ejemplo lo sucedido en el año 2014 cuando existía una caída de la popularidad del gobierno y unas fuertes acciones debilitantes, se mantuvo, producto de la redimensión que hicieron a su estrategia de supervivencia, amarrándose en las instituciones.

El gobierno no es un adversario fácil de vencer en el campo de la confrontación, el gobierno está débil pero no caído, lo que obliga a la MUD a repensar sus peticiones para lograr avanzar. El ambiente en la calle es claro, el 75% de los electores quiere un cambio de presidente, lo que exige al alto nivel de gobierno y al PSUV a evaluar seriamente las peticiones de la MUD y revisar cuales está en disposición de cumplir de inmediato, a fin de minimizar la confrontación. En el tema de las elecciones generales para el año 2017 y la libertad de los presos políticos es donde al gobierno le será muy difícil ceder, en los otros temas solicitados es más factible que los actores políticos pudieran llegar a acuerdos. La MUD debe pensarlo, para que no le vuelva a pasar lo ocurrido a finales del año 2001 con el paro petrolero que mantuvo cinco meses de confrontaciones y que terminó el 11 de abril de 2002 con la gran marcha a Miraflores, la renuncia presidencial y el regreso del presidente “tumbao” el 13 de abril de 2002; hecho que el gobierno convirtió (de derrota) en un triunfo.

En política no siempre gana el mejor, casi siempre gana el que tiene la mejor estrategia, así que la MUD sabe que su fuerza es en elecciones, pero también tiene claro que para lograr elecciones generales o la renuncia presidencial deberá contar con la capacidad de mantener la confrontación y con más apoyo popular en las calles de Caracas, de lo contrario podría correr el riesgo de que la protesta se haga cotidiana, se alargue y no logre derrotar al gobierno, lo cual sería un revés político sin precedentes para la MUD. Por tanto deben evaluar su estrategia de “Todo o Nada” y estudiar otra de Avanzar e ir conquistando las aspiraciones poco a poco.

La MUD tiene a favor que cuenta con una sociedad civil que ha venido recobrando la confianza en los líderes opositores, a la cual no deben cansar ni atropellar, unos aliados internacionales, que en algún momento si el conflicto se alarga podrían irse disminuyendo, si se enciende un conflicto entre Corea del Norte con los Estados Unidos y aliados, toda la atención internacional se volcará al conflicto bélico que podría traer un aumento en el barril de petróleo, y eso le daría oxigeno financiero al gobierno. Así que, en el entendido de que el gobierno está en metástasis pero no muerto, no es descabellado pensar en las elecciones regionales. Como lo dijo Kamal Santorse “En un conflicto solo gana el que comprenda que es parte del conflicto”.

 

@castillomolleda|[email protected]

S.H. Jesús Castillo Molleda (Profesor Universitario, Emprendedor, Politólogo, Coach Político, Locutor)

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad