Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

¡IMPORTANTE! ¿Le conviene al Gobierno convocar a elecciones?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Sí y no.

¿Y cómo entender esa respuesta ambigua a la pregunta que titula esta nota?

Porque como muchas cosas que caracterizan al proceso revolucionario que engendró Chávez, esa interrogante no tiene una respuesta lógica, sino varias lecturas que dependen del momento, los intereses y de cómo mantener el poder.

Es SÍ porque los ayudaría a bajar las tensiones actuales y es NO porque podrían perder una parte importante de su piso político.

En Área Privada de Verdades y Rumores analizamos el escenario electoral y cuánto le conviene o no al régimen que sea activado.

#No

Recordemos que el oficialismo es un modelo político construido sobre la base de la venganza, el odio y el autoritarismo. En ese sentido hay un estilo que seguir y que fue impuesto por Hugo Chávez y que está estrechamente ligado a las órdenes y al acatamiento disciplinado de lo que se ordena.

Si el Gobierno agobiado por las protestas de calle, que han logrado fusionar los reclamos políticos con las tensiones sociales, convoca a las elecciones regionales estaría, en el marco de la lógica chavista, dando una señal de debilidad y de derrota ante la disidencia.

Una decisión reactiva ante lo que ocurre en las calles, sería darle directamente la razón a la Mesa de la Unidad. Sería casi que colocarse de rodillas ante los que han descalificado como escuálidos y apátridas. Repetimos, todo eso en el marco de la extraña lógica revolucionaria.

Eso causaría un impacto en la base de seguidores del oficialismo, pero sobre todo a nivel del voto duro que cree en la política de la mano firme, de la radicalización y de la obediencia ciega ante los designios del proceso que construyó su “comandante eterno”.

Pero además, un proceso electoral en el marco de la crisis económica y el avanzado deterioro de la calidad de vida de la mayoría de los venezolanos, los conduciría a un resultado que les podría despojar de la mayoría o quizás de todas las Gobernaciones que tienen en sus manos.

La posesión de la mayoría de las Gobernaciones del país les otorga piso político y un relativo control de las regiones y el mejor ejemplo son los decretos que prohíben las protestas en los estados Táchira y Vargas. Un Gobierno nacional sin gobernadores de su misma corriente, pierde solidez en sus cimientos.

Pero además es un problema interno porque los actuales Gobernadores verían con desagrado que el cogollo central los sacrifique a ellos, con el fin de preservar el poder central. No sólo los estarían dejando a merced de una derrota, sino de la posterior persecución de sus enemigos regionales. Además no es lo mismo un líder revolucionario con una Gobernación, que un vocero oficialista sin poder

#Si

Antes de explicar las razones que pudieran conducir al régimen a convocar las elecciones, les hacemos una pregunta.

Además de dinero para continuar la fiesta populista ¿Qué más necesita el Gobierno?

Entre varias cosas necesita tiempo.

Tiempo para buscar mejores momentos.

Tiempo para terminar de poner en marcha el plan que les permita reducir a la disidencia partidista.

Tiempo para aspirar a que mejoren los precios del petróleo y así incrementar los ingresos.

Tiempo para llegar a 2018 en el poder.

¿Y cómo consiguen tiempo?

Bajando las tensiones sociales y políticas. Calmando la calle. Cercando a la oposición partidista y cambiando las prioridades para el venezolano de a pie agobiado por la crisis.

En ese sentido unas elecciones actuarían como el mecanismo para ganar tiempo. La convocatoria de un proceso electoral pudiera actuar como calmante.

¿Calmante?

Sí, porque la oposición partidista orientaría sus esfuerzos a ganar en esas elecciones la mayor cantidad de Gobernaciones. Y en cuanto a la disidencia, le daría al ciudadano una fecha para el juicio. Les daría un día para castigar a Maduro. Ese día sería una luz en el oscuro túnel de la crisis venezolana.

¿Pero perderían a la mayoría o a todas sus Gobernaciones?

Sí, pero al posponer los comicios para elegir a los nuevos Alcaldes seguirían teniendo una presencia importante en los estados.

Pero lo más importante es que mantendrían en sus manos a la joya de la corona: la Presidencia de la República.

El dilema es cómo y cuándo convocar sin que se vea como una derrota por la presión de calle.

#Mediación

El Gobierno pareciera que está tratando de construir las condiciones ideales para convocar a las elecciones regionales, causando el menor impacto en la opinión pública y sobre todo que sus seguidores acepten ese reto y no lo vean como un signo de debilidad, sino como una concesión en el nombre de la paz de la nación.

Lo ideal es que el proceso comicial sea el resultado de una negociación, mediación o diálogo en la cual necesariamente debe participar la MUD y que eso revista de legitimidad la acción que emprendería el Poder Electoral.

¿Y cómo lograr eso?

Ahí está la dificultad, porque el fracaso del diálogo emprendido a finales de 2016 estigmatiza todo esfuerzo actual en ese sentido.

Por eso el Gobierno supuestamente en los próximos días presentará a un nuevo grupo de facilitadores, porque el cuarteto integrado por los expresidentes Zapatero, Samper, Fernández y Torrijos no genera credibilidad y con ellos de por medio la oposición no aceptaría conversar.

El gran problema es quiénes aceptarían formar parte de ese nuevo grupo de mediadores, porque al régimen le quedan pocos países amigos y los que tiene no son creíbles y confiables para la mayoría de los venezolanos: Nicaragua, Cuba, Bolivia y Ecuador.

¿Será la CELAC?

Ya el Gobierno activó esa carta al solicitar una reunión de ese organismo que se hará a comienzos de mayo. Pero tampoco es una instancia segura para ellos, porque los mismos países que son parte de la OEA, con la excepción de Estados Unidos y Canadá, son los que integran a la CELAC.

¿Será la Unasur?

No sería el organismo ideal porque está muy cuestionado por la mayor parte del país.

¿Sería la ONU?

Bien puede ser una opción. Pero recordemos que desde las Naciones Unidas también se ha cuestionado al Gobierno.

¿Y El Vaticano?

Dudamos que la Iglesia Católica acepte de nuevo ser un juguete que sirva a los intereses del régimen.

¿Qué queda?

Buena pregunta. Esperemos el anuncio oficial sobre ese nuevo grupo de mediadores.

El Gobierno está en una encrucijada difícil. Sabe que llamar a elecciones bajaría las tensiones. Pero también sabe que sufriría una derrota electoral de graves proporciones.

#ElCamino

Como en mucho de lo que hace el régimen hay intereses oscuros, hay cosas que deben ocurrir paralelamente para que ellos traten de llegar con opciones de no perderlo todo.

En ese sentido deben recrudecer la persecución con la disidencia partidista para sacar a enemigos del juego. Sobre todo lo harían con aquellos liderazgos de fuerza en los estados. El camino es la detención o la inhabilitación.

Y el otro camino es la puesta en marcha de los verdaderos objetivos del Carné de la Patria para ganar apoyo y lealtades.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad