Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

JOAQUÍN CHAFFARDET|Algunas de las muchas cosas que no entiendo…

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

A mi juicio, cualquier consideración sobre la situación de Venezuela debe partir de una premisa: la Constitución de 1999 se encuentra derogada de facto desde el mismo día de su aprobación, razón por la que  “…todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.” El famoso “hilo constitucional” o sea el estado de derecho dejó de existir  en Venezuela hace años. Por eso, se requiere un grado superior de ingenuidad para recurrir, salvo para dejar un registro para el futuro,  a cualquiera de las instituciones de unos poderes públicos entregados a proteger la corrupción y la dictadura en todas sus manifestaciones, mientras el único Poder legítimo, el Legislativo, se encuentra secuestrado por el grupo de delincuentes enquistados en el Ejecutivo y el TSJ.

Por esa razón cualquier acción legal o petición que se intente ante esas instituciones septicémicas y cuadripléjicas es “gastar pólvora en zamuros”. Gastar pólvora en zamuros es incomprensible e irracional. Por eso hay cosas que no entiendo.

La Bastilla criolla

La toma de la Bastilla se produjo en París el martes 14 de julio de 1789. A pesar de que la fortaleza medieval conocida como la Bastilla solo custodiaba a siete prisioneros, su caída en manos de los revolucionarios parisinos supuso simbólicamente el fin del Antiguo Régimen y el punto inicial de la Revolución francesa.

Hoy vemos con esperanza la sublevación de los venezolanos contra la dictadura. Esperanza que nace cuando vemos que millones de jóvenes salen cada día a protestar contra el régimen con pasión,  conscientes de que ello puede significar, como en efecto ha sucedido en numerosos casos, perder  sus vidas.

A riesgo de estar equivocado, me resulta incomprensible, que las marchas de protesta y en consecuencia el sacrificio de muchos jóvenes, hayan tenido como objetivo “llegar a la Defensoría del Pueblo”, institución de fachada inútil, desprestigiada, sin ningún peso en la vida de venezolanos, como si semejante entelequia  fuese una especie de Bastilla Criolla.

Mientras en La Bastilla se encontraban 7 presos, en la oficinita de Defensor del Puesto ni siquiera hay un preso. Mientras La Bastilla era el símbolo del despotismo de la Francia de entonces, los símbolos del despotismo de la Venezuela de hoy, 28 de abril de 2017, son múltiples. Las Bastillas Criollas son Miraflores, el TSJ, el Ministerio Público, el Ministerio de Relaciones Interiores, la Comandancia de Guardia Nacional, el Ministerio de la Defensa, Ramo Verde, la sede del SEBIN, la sede de la Policía Nacional Bolivariana, las sedes del PSUV. ¡No la ridícula defensoría del puesto! Ella no es digna de que se derrame una sola gota de sangre venezolana.

Reconocer a la Asamblea Nacional

Una de las exigencias que hacemos los venezolanos, respaldada por la comunidad internacional, es que los septicémicos poderes secuestrados por la dictadura “reconozcan” a la Asamblea Nacional, , expresión directa de la voluntad de los venezolanos, único poder legítimo que existe en Venezuela.

Sin embargo, no entiendo porque no se especifica, detalladamente, en que consiste el reconocimiento de la Asamblea Nacional que exigimos para que todos los venezolanos y la comunidad internacional sepan exactamente en qué consiste ese reconocimiento.

A esa exigencia, la dictadura ha respondido que reconoce que existe una Asamblea Nacional, pero que “está en desacato” del TSJ y en consecuencia inhabilitada para ejercer sus atribuciones. Por ello es necesario detallar lo que se exige, que a mi juicio debe ser:

  1. Levantar el supuesto desacato, producto de la inacción dolosa del mismo TSJ espurio, en el caso de los diputados Indígenas y del Estado Amazonas, y reconocer que es atribución constitucional de la Asamblea Nacional calificar a sus integrantes y conocer de su renuncia”.
  2. Reconocer todas y cada una de atribuciones de la Asamblea Nacional que la Constitución establece.
  3. Reconocer y promulgar todas las leyes dictadas por la Asamblea Nacional y que han sido  inconstitucionalmente anuladas por el TSJ.
  4. En particular reconocer de manera expresa, las funciones de control de la Asamblea Nacional “sobre el Gobierno y la Administración Pública Nacional”, tal como establece la Constitución.

Me parece indispensable puntualizar lo que se está exigiendo como “reconocimiento” y no entiendo por qué no se hace.

¿Maduro es o no es Presidente?

Otra de las cosas que no termino de entender, es la posición de la dirigencia democrática en relación a  la condición legal de Maduro. Me pregunto ¿es o no Presidente?, porque el 9 de Enero de 2017 la Asamblea Nacional, de conformidad con lo dispuesto en el Artículo 233 de la Constitución, declaró la falta absoluta del Presidente Nicolás Maduro por “abandono del cargo”. A pesar de que no soy parte de esa abundante cosecha de “constitucionalistas”, curiosamente surgida bajo la dictadura, me atrevo a decir que del texto de ese artículo se desprende que a raíz de la declaración de la Asamblea Nacional, Nicolás Maduro desde ese momento dejó de ser Presidente. Entonces no entiendo como se le llamó, llamado que Maduro desacató, a presentar Memoria y Cuenta ante la Asamblea Nacional si esa misma Asamblea Nacional unos días antes, en Enero, declaró que Maduro había abandonado el cargo y en consecuencia no era presidente.

Creo que hay que ser coherente en todas las acciones que se toman o que se anuncian. Si así fuese, no deberíamos referirnos a Maduro como “presidente” sino como el dictador usurpador de la presidencia y en consecuencia desconocer y llamar a desconocer todos sus actos y al Poder Ejecutivo designado por él. No entiendo por qué no se hace.

Para terminar, agradezco a quien entienda las cosas que yo no entiendo me ayuden a entenderlas con sus comentarios.

 

@jchaffardet|[email protected]

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad