Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

JORGE BERRUETA|Soy periodista, ¡respétame!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Durante todo este mes de abril, a centenares de periodistas nos ha tocado como siempre salir a las calles de nuestra Venezuela a cubrir las distintas manifestaciones en contra del Gobierno Nacional. A pesar de los bloqueos informativos, amenazas a los medios de comunicación, el asedio constante de los organismos de inteligencia y seguridad y un sinfín de situaciones a las que nos enfrentamos para exponer ante el mundo lo que ocurre en el país, seguimos en pie de lucha.

Hablar de todos los males que nos aquejan como pueblo, es como llover sobre mojado, casi más de lo mismo. Pero escuchar a esa gente en la calle proferir insultos hacia nosotros, mientras damos cobertura a esas marchas convocadas por la oposición, ha sido un trago amargo para todos y cada uno de los periodistas que estamos ahí, en la primera línea de la batalla, lo hacemos recibiendo las bombas lacrimógenas y hasta perdigones, por cumplir con el propósito fundamental de informar, de defender tu derecho a conocer lo que ocurre, exponiendo nuestras vidas, para que de un lado y del otro nos vilipendien, casi al punto del desprecio, no es justo.

No queremos ser amados ni odiados, solo queremos ser respetados. Los periodistas venezolanos somos iguales a ti, pasamos por los mismos problemas, tenemos que hacer colas para intentar comprar comida con los salarios tan bajos que ganamos –muchos creen que percibimos grandes cantidades de dinero porque trabajamos en periódicos, canales de televisión, emisoras de radio y páginas web reconocidas, eso es una mentira- sufrimos al igual que tu los embates de esta crisis, cuando se enferma un familiar damos carreras de farmacia en farmacia buscando medicinas y enviamos mensajes a todos nuestros contactos para encontrarlas. Cuando necesitamos una cirugía tenemos que salir a pedir ayudas porque nuestros seguros no cubren la totalidad. Cuando se nos daña el carro tenemos que hacer mil y una maromas para comprar los repuestos. Entiendan señores, somos seres humanos, al igual que a ti nos duele el país.

Este gobierno se ha encargado de poner mordazas, a hecho todo lo posible para evitar que la realidad de Venezuela salga a la luz del mundo y a pesar de eso, nosotros los periodistas buscamos alternativas para informar, arriesgando nuestros puestos de trabajos, porque nos debemos a ti. El mundo sabe lo que pasa en cada uno de los rincones de esta hermosa y prometedora tierra, porque sino peleamos desde nuestras trincheras en esta lucha en contra de una dictadura disfrazada de socialismo, nos hacemos sus cómplices.

Tú que sales todos los días que te convocan a marchar, a plantarte en un lugar con tu gorra, pito, pancarta, demostrando que tienes unas ganas enormes de salir de este proceso de gobierno. Tu que criticas la forma de actuar de los vecinos de la calle roja. Tú que juzgas lo que otros hacen, has caído al punto de repetir la misma acción que tanto criticas. Descalificas y maltratas verbalmente a quien con las pocas herramientas que le dejan para trabajar, hace lo posible para informar al mundo, porque aquí tenemos cerca a los verdugos que nos persiguen a diario y amenazan con silenciarnos en la cárcel.

Entonces me pregunto: ¿A qué jugamos tú y yo? Yo soy bueno si te cubro las actividades y grabo todas tus opiniones, pero sino las puedo transmitir en Venezuela me convierto en otro malo más de la película, casi en el primo hermano del villano. No es justo.

Los periodistas estamos ahí siempre junto a ti, en los buenos y malos momentos, y aunque no nos veas, le decimos al mundo lo que te molesta, lo que te preocupa, lo que tanto te da miedo. Solo recuerda algo que es fundamental para nosotros y que nuestros profesores en las universidades, ahora hoy nuestros colegas nos enseñaron: no importa que nos sigan cerrando nuestras empresas de trabajo, no importa que no envíen papel para los periódicos, no importa que nos bloqueen los servicios de Internet, el periodista siempre buscará las maneras de informar al mundo, será creativo y buscará las maneras para hacerlo, porque la verdad siempre se descubre.

Sólo te pido que respetes nuestro trabajo, porque somos igual a ti, somos hijos, hermanos, padres, madres, tíos y tías de otros venezolanos que viven y sienten la crisis como tú. Respétanos, porque yo te respeto, porque tú eres importante para mí.

 

@jberrueta01|CNP 16.146

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad