Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

WERNER GUTIÉRREZ|Necesitamos semillas, y no fusiles

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Los representantes de Fedeagro han encendido las alarmas desde hace ya varias semanas ante la inexistencia de semillas para abordar el ciclo de siembra de invierno. Particularmente para el caso del maíz, aun cuando el ministro Wilmar Castro Soteldo, en sus “fantasías animadas de ayer y hoy” nos promete sembrar más de un millón de hectáreas, solo existe en inventario semillas para 250 mil hectáreas, y las mismas están siendo asignadas a los “enchufados dentro del sector agrícola”, insumo que luego es vendido en el mercado informal con enormes sobreprecios. La Asociación Venezolana de Semillas, ratifica esta denuncia, advirtiendo que “actualmente manejan sólo un inventario del 3%”.

Desde Socaportuguesa, se nos informa que Agropatria, empresa estatal que le fue entregado el monopolio de la distribución de fertilizantes en el país, ha asignado hasta ahora sólo mil toneladas de fertilizantes al sector cañicultor, con lo cual lograran cubrir escasamente los requerimientos de mil hectáreas de caña de azúcar, y actualmente hay sembradas 90 mil hectáreas. La consecuencia será una aun mas disminuida zafra de azúcar para el período 2017 – 2018.

A Venezuela la acorralara el hambre, la inaccesibilidad a los alimentos en el 82 % de los hogares a los cuales sus ingresos no le permiten el poder llevar a sus miembros la “paz y tranquilidad” de saber que contaran al principio de cada día en su despensa con los insumos necesarios para preparar el desayuno, almuerzo y la cena. Ese pueblo a ratos se  ilusiona con comenzar a ver una luz al final del túnel, al escuchar a nuestros agricultores y ganaderos presentar al gobierno los planes de siembra y cría, o ver insistir a los profesionales del agro apegados a criterios técnicos irrefutables, de manera recurrente y sostenida, de las posibilidades que existen en nuestros campos para alcanzar ese país donde cada Venezolano al nacer tenga garantizada una alimentación sana, balanceada y suficiente.

Sin embargo, esa esperanza dura muy poco, cuando el gobierno nacional en sus estériles discursos, apegado fielmente al modelo del Socialismo del siglo XXI, anuncia que lejos de combatir el déficit de 30.000 tractores en los campos agrícolas venezolanos, o de más de 2.0 millones de toneladas de fertilizantes, ha decidido adquirir “un fusil para cada miliciano”. Nicolás Maduro, continua en su obcecado error de no comprender, que pese a sus faraónicos anuncios de siembra de 4.6 millones de hectáreas, mientras no exista maíz en los campos de Portuguesa, Guárico y Barinas, no hay, ni habrá jamás arepas para el venezolano, y lejos de dar alguna señal de rectificación, decide comprar balas, y no semillas.

La agricultura y ganadería de un país no se construye  a disparos, a un pueblo no se le alimenta con tanques, fusiles, ni amenazas. Usted Nicolás Maduro, usted Wilmar Castro Soteldo, continúan sin entender la gravedad de la crisis que están generando con sus políticas ineficientes, fracasadas e impregnadas de corrupción.

 

@wernergutierrez|Ingeniero agrónomo|Ex decano de la Facultad de Agronomía de LUZ

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad