Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

RICHARD FERREIRA|Del 19A al 19A un mismo grito: ¡LIBERTAD!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Jamás pensaron nuestros libertadores que doscientos años después de haber declarado el grito libertario más significativo de nuestra historia, tendríamos los venezolanos que exclamar nuevamente al viento y por los cuatro rincones nuestros anhelos de libertad. Hoy, la tiranía española devino en una opresión criolla tutelada desde una pequeña isla cuyas clases de autoritarismo se aprenden y se aplican con mucha eficiencia en contra de la ciudadanía. Es una vergüenza que siendo hijos de libertadores en la actualidad parte de nuestros compatriotas se comporten como la tiranía española de otrora, basados en los también obtusos esquemas comunistas de amplias potencialidades para el fracaso.

 La elaboración del Acta para la Declaración de la Independencia venezolana y la aprobación de la misma en ese entonces por la mayoría parlamentaria se dio 7 de julio de 1811, hoy dos siglos después pretende ser pisoteada por la monarquía absoluta de un partido político y de un presidente de origen cuestionable en cuanto a la transparencia del proceso electoral que dio paso a su ascenso al poder y con serias dudas aun no aclaradas de su nacionalidad.  Walter Márquez irrefutablemente da fe que quien preside los desacertados rumbos de Venezuela es de nacionalidad colombiana y no venezolana como lo establece nuestra constitución para el cargo de presidente.

El próximo 19 de abril una inmensa mayoría de venezolanos saldrán a ocupar las calles de toda Venezuela, de manera pacífica pero no por ello dispuestas a ser atropelladas por quienes hoy manejan las armas pero no logran manejar  la  obediencia de la inmensa mayoría de su pueblo que gritan nuevamente  “LIBERTAD” e “INDEPENDENCIA” hacia los poderes públicos que hoy se encuentran secuestrados por una muy reducida cúpula y que afortunadamente hoy se acerca a su fin por haber perdido el glorioso voto popular. Gritos de libertad y democratización frente a la amenaza dictatorial que se desarrolla en el país, luego de no haber cumplido con ninguno de los compromisos adquiridos durante el fallido diálogo, incumplimiento que hoy le pasa factura en el escenario nacional e internacional.  La intención del dialogo era clara para los actores, unos reclamaban la “SALIDA” unilateral de quienes hoy gobiernan y otros reclamaban una “NEGOCIACION” para el cambio de poder, esto último, lamentablemente algunos factores de la oposición y del gobierno no lograron entender a causa de anteponer sus intereses personales o grupales por encima de la difícil situación que hoy atraviesan los venezolanos.

El escenario de hoy nos enfrenta nuevamente al dilema antes planteado: se van sin negociar o llegamos a un acuerdo. A quienes apuestan por un desenlace sangriento que nos llene de muertos. Yo, al igual que la mayoría de los venezolanos apuesto por una salida negociada, pacífica y eficiente, mediante un acuerdo nacional donde ambas partes confrontadas apuesten por el bienestar de los venezolanos. La negociación o la salida pactada del poder nos abren las posibilidades de reconstrucción del país. La confrontación y la sed de venganza nos lleva a la más vil de las miserias humanas: la guerra fratricida.

 

Abogado|@richardfermarq|Secretario General de Organización PUENTE Zulia

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad