Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|El túnel

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

CAIGA QUIEN CAIGA|Ser docente y no morir en el intento

EFRAIN RINCÓN|Fin de la oscuridad, inicio del amanecer

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Reza el refrán popular, “nunca es más oscura la noche que cuando va a amanecer”. Oscura y cruenta es la noche que estamos viviendo los venezolanos. Una larga noche en la que la incertidumbre pareciera imponerse y nos preguntamos ¿qué va a pasar en Venezuela? Apreciados lectores, están pasando muchas cosas y seguirán sucediendo. Estamos viendo un pueblo movilizado por la libertad, defendiendo sus derechos constitucionales y gritando al mundo entero, con dignidad y alzando la bandera tricolor, que el régimen de Nicolás Maduro es una dictadura que destruyó la institucionalidad democrática. Ese bravo pueblo está en la calle exigiendo pacíficamente la libertad y la restitución del hilo constitucional en Venezuela.

Las protestas que suelen ser algo normal en cualquier sociedad civilizada, son reprimidas ferozmente por la dictadura venezolana, mostrando el lado más oscuro de la tiranía. Las calles de nuestras ciudades, especialmente Caracas, parecen batallas campales en las que las fuerzas públicas arremeten sin piedad sobre miles de ciudadanos, sin importar su edad, género o condición social. La agresión desproporcionada y cobarde del régimen tiene como propósito atemorizar a un pueblo que se cansó de esta revolución que se aferra al poder para continuar siendo el verdugo de los venezolanos.

Estamos en plena oscuridad, seguramente será una noche larga, en la que pasen cosas que no deseamos o que ni siquiera imaginamos. El régimen seguirá utilizando la violencia que es lo único que, por ahora, tiene a su favor. Tratará por todos los medios de desmovilizar, desmoralizar y desmotivar a millones que protestamos pacífica y constitucionalmente para alcanzar el cambio que ya está cerca.

Ya lo hemos dicho en otras oportunidades, nunca antes como ahora, las condiciones son tan adversas para el régimen de Maduro. Se les agotó la capacidad para resolver los graves problemas del país; en su interior, los demonios andan sueltos, unos buscando la manera cómo salvarse de lo que viene; otros radicalizándose para seguir en el poder que está en el ocaso. Éstos últimos representan el verdadero peligro, pues, no les importa someter al país a mayores desgracias, siempre y cuando puedan conservar el poder, ya que saben lo que les espera cuando salgan del gobierno. A nivel internacional, el régimen está huérfano y los ojos del mundo vigilan cada una de sus actuaciones porque está en la cuerda floja; supuestamente les queda Cuba y los otros chulos de la región, aunque Nicaragua y Ecuador no terminan de pronunciarse a su favor.

La situación luce muy complicada para el régimen, pero todavía están el poder. Subestimarlos sería un error garrafal, pues, su actuación es la de una bestia herida que tratará de defenderse hasta el final. Y en ese intento por mantenerse en el poder veremos una noche más oscura. Pero, ¿es posible disfrutar de un luminoso amanecer?

Estoy convencido que es posible y que, además, ese amanecer está muy cerca, pero todavía falta camino por recorrer. Y el resultado de ese recorrido va a depender del comportamiento que, como sociedad, asumamos en estas horas aciagas de la nación. Repito nuevamente, la solución de la crisis no es mágica; debemos ayudar para que esas condiciones adversas para el régimen logren el resultado esperado por todos.

La permanencia de las protestas pacíficas en las calles de Venezuela, es un ejercicio democrático y de ciudadanía que debemos mantener, involucrando a los sectores populares que son los que en peores condiciones se encuentran actualmente. Las protestas no pueden desembocar en actos de violencia, porque perderíamos la legitimidad que esta lucha por la libertad ha despertado a nivel mundial. El pueblo está respondiendo porque existen razones de sobra para luchar por un mejor destino para Venezuela.

El pueblo actúa si aprecia que sus dirigentes van de frente, asumiendo la lucha por la libertad con firmeza y valentía. No nos equivoquemos pensando que este es un pueblo pasivo que se acostumbró a la vida indigna y vergonzosa que nos ofrece la revolución chavista-madurista. Sólo necesitamos dirección estratégica y el acompañamiento sincero de nuestros dirigentes para armarnos de valor e intensificar los esfuerzos por el cambio. A tal efecto, los dirigentes y partidos políticos democráticos tienen hoy un compromiso mayor con los venezolanos. Deben dar ejemplo categórico de una unidad indestructible y blindada contra la mezquindad, el cálculo político y los intereses particulares. Así como no podremos perdonar los crímenes de la mafia que nos gobierna, tampoco perdonaremos la insensatez, la inmadurez y la deshonestidad de aquellos dirigentes que se colocan de espaldas al país a cambio de defender sus particulares intereses.

En este momento histórico, la MUD y todos los dirigentes políticos y sociales deben reflexionar seriamente acerca del destino del país; de nuevo la Providencia nos brinda una oportunidad de oro para salir airosos de la pesadilla revolucionaria y debemos aprovecharla al máximo, pues, sólo así transformaremos esta terrible oscuridad en luz bendita que nos arrope en el nuevo amanecer que está a punto de llegar.

 

@EfrainRincon17|Profesor titular de LUZ

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad