Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

SAINETE EN CÁPSULAS|El pueblo se juega en la calle sus convicciones

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Venezuela sufre de un desvanecimiento repentino que ha durado casi dos décadas. Pero todo desafuero tiene sus límites. Lo deplorable de tanta contrariedad y abusos con la ley deformada en las manos de quienes la rigen, provocó que se desbocaran las emociones. Por ello, la gente decidida salió a la calle. Esta vez parece jugarse el pellejo de su propia supervivencia, cuyos riesgos son enormes por las vidas de tantos valientes, que ansían la paz nacional.

Suficiente de tanto socialismo regalando un trozo de hecatombe a partes iguales. El genio agrio del pueblo dispuesto a todo se encuentra en este momento encendido, para lograr un resultado convincente. Desestiman el pesimismo en los comentarios marchitos de los desesperanzados.

Venezuela se juega la gloria de sus antepasados verdaderos. El pueblo sale sin ornamentos para la defensa. Con el alma descubierta en aplomos. Con la bandera tricolor ondeando en sus convencimientos anteriormente perdidos. Defendiendo su convicción e intolerancia por los abusos del mandamás.

No podrán cercenar los miembros galopantes del caballo blanco de la justicia. Tal vez el clamor se enderezó cuando parecía en agonía y recobró el escrúpulo. Contó su inventario de reclamos y salió de nuevo a la calle, sacudido por el ventarrón de buscar una salida con propiedad. Una población cansada de los prodigios de ficción y de las promesas que nunca se cumplen, con el peso de la ineficiencia premeditada. Sale con el tumulto de su propia consternación y escarban en el peligro de perder hasta sus vidas.

Podría ser la hora menguada o el momento depurativo para despilfarrar nuestro valor en las soluciones casi imposibles. Es la consecución de las respuestas determinantes e inmediatas para devolver a la nación al cauce racional, perdido hace 18 años.

Tenemos a una Venezuela en alerta. Agotada de la parsimonia de los mismos y sus respuestas apresuradas, para calmar las tempestades con naufragios. La democracia está enferma de gravedad desde hace mucho. Ya esos analgésicos desventurados, provenientes de esa isla sin entrañas, causan efecto alguno a sus estragos propinados.

Ver repatriados a nuestros genios nacientes por esta dictadura insostenible es la peor de las bofetadas. Con todo rigor la gente sigue su marcha y pese a que el régimen continúa otorgando sus inhabilitaciones hacia sus opositores, sus bochornosos cuerpos policías mancillando al pueblo y grupúsculos armados sembrando contrasentidos, estos trajines tienen una fisionomía que parece partir del alma y estar empujados con un brío de transformación definitiva.

Hay una tormenta informativa acallada en los medios tradicionales. Sólo el Twitter parece desentrañar los hechos inquietantes engendrados en las diferentes ciudades, principalmente en Caracas. No se escapan los mensajes retorcidos y abominables por texto, Whatsapp y otras aplicaciones telefónicas, trastocados por el servicio confidencial del G2 Cubano, que nos entrega el plato público de la confusión, en sus misivas falsas con desalientos e inexactitudes.

Estamos cansados del sabor ingrato de la carencia en la mesa diaria. Del escamoteo de todo y la salva de mentiras. De la burla explícita servida en bandeja, por esos discursos sin sustento lógico. Por esa televisión silenciosa y deshabitada de los altercados actuales de la calle. Ya todo sobrepasó la frontera de lo inaudito.

No sé si Semana Santa sea la tabla de salvación del gobierno para apaciguar los ánimos revueltos reclamando rectitud o los puntos suspensivos de la valentía o simplemente el ambiente propicio para continuar la lucha. Sólo veo algo nítido destinado a darle un zarpazo a la comodidad de los malhechores. Llegó el momento en que está en nuestras manos, el alcanzar que Venezuela sea otra; una para levantarla del pantano y compartir sus virtudes sin importar de qué punto cardinal del pensamiento provengas.

 

José Luis Zambrano Padauy|[email protected]|@Joseluis5571

Director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad