Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

RICHARD FERREIRA|Una Mara diferente

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Ha sido histórica la exclusión por parte de los distintos gobiernos nacionales, regionales y municipales hacia nuestros pobladores en el municipio Mara. Es en este municipio donde quizás se dé la mayor inequidad social en toda la geografía venezolana. El pueblo originario de estas tierras representado en la Nación wayuu, ha sentido en carne propia y por generaciones el desprecio de los gobernantes, al ser tratados como habitantes de segunda o tercera categoría en una actitud anti-étnica en las que se les califica a todos de contrabandistas y no como principales coterráneos, batalladores de la independencia, trabajadores del campo, comerciantes, pescadores y criadores de ganado en todas sus especies.

Seguimos siendo uno de los municipios con los más altos niveles en mortalidad infantil, en desnutrición, y con la más alta tasa de desempleo en Venezuela. Esto último, como consecuencia del derrumbe del aparato productivo agropecuario y de los servicios turísticos y del quiebre de la empresa de Carbones del Guasare, que fue la fuente de empleo mas alta del Municipio y que hoy esta convertida en un cementerio de escombros, ya agonizando en su existencia.

El día de hoy vemos como siendo una gran costa de agua en toda su extensión ni siquiera tenemos una playa apta gracias a la contaminación, lo que un día fue un municipio turístico hoy es un municipio olvidado que no representa alguna opción vacacional. Es verdaderamente deprimente como aceleradamente nos hundimos cada día más en el mar de la pobreza, donde la única solución que pareciera existir es abandonar nuestras tierras de siembra para convertirnos en sembradores del delito del contrabando de extracción de combustible como medida del sustento para no morir de hambre aunque no muchos logran salvarse.

Las exageradas medidas del actual desgobierno en enviarnos a militarizar nuestras vías desde la entrada hasta la salida, a lo largo y a lo ancho, desde el comienzo y hasta el final del municipio esta muy lejos de traer algún beneficio para el pueblo, pero muy cerca de traer beneficios económicos para ellos que se llenan los bolsillos matraqueando a todos cuantos pasen por los peajes militares. Mara no es tierra de delincuencia, los delincuentes los envía el gobierno con sus vestimentas de color verde y armados hasta los dientes.

La salida de este desgobierno esta muy cerca, así lo veo; y así será, pero no basta con eso para devolverle a los marenses sus alimentos, sus tierras y  sus fuentes de empleos, necesario es que como un pueblo unido alcemos nuestra voz y luchemos para que se acabe desde hoy y para siempre ese trato abominable  de habitantes inferiores.

No queremos más desigualdades, por el contrario, necesitamos universidades, necesitamos oportunidades, necesitamos lo que nos corresponde de las riquezas y sobre todo no más militares armados que profundizan nuestra pobreza, queremos ser una Mara diferente, de bienestar, de paz y ser tratados con la equidad, el derecho y el respeto que merecemos por ser ciudadanos al igual que ustedes “venezolanos”.

 

Abogado|@richardfermarq|Secretario General de Organización PUENTE Zulia

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad