Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

ANÁLISIS PAÍS|Maduro pide elecciones ¿Salvavidas o pote de humo ante protestas?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Sorpresivamente este domingo el presidente Nicolás Maduro, en su programa de TV, pidió elecciones para barrer a la oposición. Tal anuncio en medio de las fuertes protestas que sacuden al país, puede tener varias lecturas. La primera que se trata de un salvavidas que busca calmar el ímpetu mostrado por los ciudadanos en la calle.

Y la segunda lectura está orientada a que se trata de un nuevo “pote de humo” buscando engañar a los manifestantes, que estos se calmen y luego no convocar a los procesos electorales que deben realizarse este año. En todo caso, Maduro cedió ante la población en la calle y eso es bien significativo, porque quiere decir que las protestas están causando mella en la estabilidad del régimen. Pero también hay una tercera lectura…

En el País Económico, el Gobierno continúa paralizado ante la crisis y no termina de encaminar sus decisiones hacia la corrección de fondo de todas las distorsiones que afectan a la economía e inciden en la vida de la mayoría de los venezolanos que está en niveles miserables.

En el País Social, la inflación no sólo hace estragos en el presente de la mayor parte de la población, sino que aniquiló cualquier pretensión de planificación en el hogar. Nadie con el ingreso promedio de los venezolanos puede planificar mejoras en sus viviendas, reparaciones en sus vehículos y mucho menos la compra de artículos que hoy son un lujo como los electrodomésticos.

PAÍS político

Protestas: el Gobierno está cercado por las protestas. No importa que la mayor parte del país esté en una relativa calma. El sólo hecho que en Caracas la población esté en la calle, protestando y resistiendo los embates de la brutal represión de los cuerpos de seguridad angustia al Gobierno. Caracas es el epicentro del poder y su población es la que tumba gobiernos. Y si a eso le agregamos que también hay manifestaciones en Maracaibo, Valencia y otras ciudades del corredor urbano y electoral; peor es la situación del régimen. La actuación de los cuerpos policiales y militares hasta ahora no ha intimidado a los ciudadanos. De hecho hay una poco común conducta y es que la gente se está enfrentando sin miedo a los policías y guardias nacionales. Ante semejante avalancha interna y las duras críticas internacionales, Maduro apela este domingo en su programa de TV a pedir elecciones para barrer a la oposición. Toda persona medianamente informada sabe que es imposible que el Gobierno gane algún proceso electoral y por eso la posición del Presidente llama la atención. Aquí hay varias lecturas. La primera que el primer mandatario ordena tácitamente al CNE fijar la fecha de las elecciones como una manera de calmar la protesta ciudadana y que la gente encause su malestar hacia el proceso comicial. La segunda lectura, es que se trate de un pote de humo para calmar el malestar, que la gente se calme y luego el CNE no fija el cronograma y todo termina siendo un engaño. Pero hay una tercera y es que el Gobierno quiera jugar adelantado ante la fuerte presión nacional e internacional, por lo cual haría las elecciones para intentar demostrar que en Venezuela si hay democracia, separación de poderes y respeto a la Constitución. Sea cual sea el objetivo es claro que la tensión en las calles y la resistencia a la represión oficial, está causando mella en la estabilidad del régimen y por eso buscan salidas ante el problema.

Realidad: preocupa que el Presidente esté totalmente alejado de la realidad. Negar que la gente está molesta, que la disidencia hace multitudinarias manifestaciones, que se están usando medios cuestionables como el gas rojo para reprimir y que los partidos superaron en su mayoría la etapa de la validación, es pretender negar lo innegable. Lo lógico en política sería aceptar lo que está ocurriendo aunque en el discurso se pretenda minimizar los daños. Pero de ahí a negar que hay una crisis y un conflicto en las calles, puede ser un pésimo síntoma.

Presión internacional: esta semana se deben producir otros eventos y acciones que incrementen la presión internacional, sobre todo con el fin de establecer un cronograma electoral que permita que la población vote. Incluso el secretario general de la UNASUR y aliado del Gobierno, Ernesto Samper, aseveró que era necesario la realización de elecciones. Son muchos los cuestionamientos que se hacen desde afuera y que dudan sobre la cualidad democrática del Gobierno de Nicolás Maduro.

MUD: la coalición opositora hasta ahora ha tenido éxito en su persistente llamado a la calle. La población poco a poco fue sumándose y hoy se están haciendo manifestaciones verdaderamente masivas que incomodan al régimen. Ahora bien, los días santos pondrán a prueba esa tenacidad y la capacidad de convocatoria de la MUD, tomando en cuenta que tradicionalmente la Semana Santa funciona como un momento de desconexión para la mayoría de la población. Pero además este período de asueto servirá para medir cuanta decisión tiene la mayor parte de la población en protestar contra Maduro y su gestión. Serán días interesantes.

Capriles: es muy extraño que en medio de la tensión nacional e internacional que afecta al Gobierno, éste decida inhabilitar por 15 años a Henrique Capriles ¿Error inducido? cuando esa medida eleva la emocionalidad de quienes protestan y repotencian la alicaída imagen del ex candidato presidencial y actual Gobernador del estado Miranda. Esas decisiones son las que ponen a pensar y dudar sobre quién o quiénes son los que toman o recomiendan decisiones en el régimen.

PAÍS económico

Medidas: como ha sido siempre su conducta, el Gobierno le sigue prestando poca atención a la crisis económica porque su prioridad es política y sobre todo en estos momentos de mucha conflictividad. No le están prestando ninguna atención a la economía. Más allá que supuestamente el Dicom comienza a funcionar con su nuevo esquema luego de la Semana Santa y que en cualquier momento el Presidente anuncia el aumento del salario mínimo del 1ro de mayo; no hay nada nuevo en cuanto a actuar para corregir las distorsiones de la economía.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela sufrieron un muy leve aumento de $85 millones al cerrar en $10.569 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana reflejó un incremento de $2.11 al ubicarse en $43,57.

Dólar: la tasa Dicom siguió su aumento al cerrar en Bs. 712,04 lo que implica un alza de Bs. 2,30.

Indicadores: el Banco Central de Venezuela sigue escondiendo los indicadores del comportamiento de la economía, mientras que es probable que esta semana la Comisión de Finanzas de la AN revele su cálculo de la inflación correspondiente al mes de marzo.

PAÍS social

Inflación: el incremento constante de los precios no sólo afecta el presente de las familias venezolanas, sino que anuló cualquier posibilidad de planificar. La inflación desbocada hace casi que imposible que el venezolano promedio pueda programar reparaciones o ampliaciones en sus viviendas, reparaciones o cambio de vehículo y mucho menos la compra de electrodomésticos que se ha convertido en un lujo impagable para la mayor parte de la población. Toda la economía enloqueció ante la inflación y el mercado negro de divisas sigue siendo el marcador de los precios en Venezuela.

Semana Santa: viajar aunque sea a visitar familiares en el resto del país es un lujo para la mayoría de los venezolanos. Este será un asueto de poco movimiento, aunque el Gobierno insistirá con sus anuncios que hablan que millones y millones de venezolanos viajaron. Cualquier viaje por corto que sea es impagable con los ingresos actuales de la familia promedio.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad