Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

MARLON JIMÉNEZ|El comunismo y la gaita protesta

JESÚS CASTILLO|Tiempo de acciones

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Los bochornosos hechos ocurridos en la política venezolana en los últimos días deja claro que el gobierno nacional mantiene su agenda de acciones para continuar en el poder hasta diciembre del año 2018, y si se lo permiten hasta el año 2021 como lo afirmaba el presidente Chávez. Es curioso que la oposición representada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se haya mostrado sorprendida con la decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) cuando desde el mes de enero del año 2017 declararan el desacato en la Asamblea Nacional (AN), desde entonces se volvieron evidentes las intenciones y una vez más el gobierno logra dar un golpe político encontrando a su adversario distraído y dividido ante el zarpazo judicial, solo las declaraciones poco creíbles emitidas por la Fiscal General le dieron oxígeno a la oposición al declarar que la última sentencia del TSJ rompe el hilo Constitucional al asumir competencias de la AN; y el TSJ suprimió algunos párrafos de las sentencias, en las cuales se mantiene el desacato legislativo lo que significa que es un pasito para adelante y otro para atrás.

Por su parte, la MUD se encuentra contando con las acciones de los aliados internacionales para presionar al gobierno con el propósito de provocar la convocatoria de elecciones; pero a lo interno, carece de organización, tiene presión interna de los propios partidos que la integran y de los ciudadanos que le exigen respuestas, por carecer de tácticas y estrategias ganadoras para lograr que el gobierno ceda espacios. Los voceros de la MUD sostienen la tesis de que el gobierno se dio un autogolpe, y de ser así por qué ningún concejal, diputado, alcalde, gobernador presentó su renuncia o fue destituido, por qué no se suspendió el proceso de validación de los partidos políticos por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE) para las jornadas del sábado 1 y domingo 2 de abril de 2017, por qué no se suspendieron las clases en los institutos de educación públicos y privados, por qué el comercio siguió con sus actividades normales, por qué las Fuerzas Armadas no se pronunciaron, por qué el país entre sus múltiples problemas continuo en sus labores.

Es posible que la gente le perdió el interés a lo que le pase a la Asamblea Nacional debido a la desconexión de ésta con los problemas de los ciudadanos; y de igual forma podría pasar con los concejos municipales, alcaldías y gobernaciones, entidades que solo saldrían a defenderlas sus empleados, solo si se les desconocen sus derechos laborales, pues existe poca identificación con estas instituciones. El gobierno sigue trabajando en crear rumores, en hacer creer que ya falta poco para su fin, que el presidente está de despedida, y como lo demostró la Fiscal si llega a ocurrir algo extraordinario será porque los mismos aliados al gobierno lo decidan porque con esta MUD (como se encuentra en la actualidad) será difícil salir del gobierno por ahora. El gobierno se encuentra débil, sabe que sigue perdiendo apoyo popular y es la razón por la cual abusa en el uso de las instituciones que lo respaldan, pero en algún momento puede revertirse ese abuso, si quienes ejercen funciones en esas instituciones sienten que el gobierno va de salida y es cuando cada quien buscará salvarse, generando eventos de deserción y traición.

Son días de alta incertidumbre, son momentos de acciones contundentes y creíbles para los sectores políticos de la oposición, quienes si dejan pasar este momento de chispa sin duda seguirán desanimando a sus seguidores y les será cada día más difícil lograr grandes movilizaciones. La MUD debe salir del silencio en el que se encuentra, inclusive debe bajar los niveles de ataque entre ellos, sobre todo los señalamientos a los partidos políticos Un Nuevo Tiempo (UNT) y Avanzada Progresista (AP) a quienes acusa de traidores y colaboradores del gobierno, y si ellos están seguro que es así, deben expulsarlos y no seguir dividiéndose más. Son momentos de ser más serios en las acciones políticas, no crear falsas expectativas, construir una vocería creíble y lograr ser más asertivos. Si el gobierno no rectifica, no toma decisiones económicas que frenen los altísimos niveles de inflación, sin duda seguirán debilitándose. Como lo dijo Susana Portillo “Los gobiernos le temen más a un pueblo organizado que a políticos habladores”.

 

@castillomolleda|[email protected]

S.H. Jesús Castillo Molleda (Profesor Universitario, Emprendedor, Politólogo, Coach Político, Locutor)

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad