Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

ENDER ARENAS|El túnel

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

KALED YORDE|Rasgos definitorios del populismo (II)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La pasada entrega hablamos de los tres primeros rasgos definitorios del populismo, esa terrible enfermedad de la política que genera engaño y demagogia. Nos referimos a: 1) ANTIELITISMO; 2) EXCLUSIVISMO; 3) CAUDILLISMO y 4) ADANISMO. En esta segunda entrega nos referimos a los restantes rasgos definitorios: 5) NACIONALISMO: Esto es el sentimiento de orgullo nacional llevado a un extremo enfermizo. Es, si se quiere una patología por lo patriota y lo nacional que se parece bastante al chavinismo. Montaner lo dice así>: “Una nefasta creencia en la propia superioridad que conduce al proteccionismo o a dos reacciones aparentemente contrarias: a) El aislamiento para no mezclarnos y contaminarnos con los diferentes; o b) El intervencionismo para esparcir nuestro “magnifico” modo de organizarnos, lo que da lugar a sangrientas aventuras. En ocasiones, un nacionalismo extremo genera odio hacia los extranjeros y lo diferente. El caso del nazismo es una cabal referencia de ello. 6) ESTATISMO: Esto no es otra cosa que la acción planificada del Estado. De esto resulta la liquidación del crecimiento espontáneo y libre de la sociedad y sus emprendedores. Suponen los populistas que empoderando al Estado se colmarán las necesidades del pueblo “amado”, necesariamente débil y pasivo. El ejemplo más evidente de política estatista, es el caso de la actual Venezuela revolucionaria con su pueblo hambriento y enfermo sin visión de futuro y sus hombres talentosos emigrando. 7) CLIENTELISMO: Millones de personas con hambre y grandes necesidades básicas, a quienes se les dan migajas, a cambio de apoyo electoral y base de sostén político del gobernante. 8) CENTRALIZACIÓN: Todos los poderes y la institucionalidad de una nación deben estar centralizados para el debido control –por lo general férreo– de parte del caudillo; gobernante, dictador, autoritarista del momento o la cúpula partidista. De hecho, el caudillo o la cúpula dominante, controla el sistema judicial, el monetario, electoral y el legislativo, ignorándose radicalmente la separación de poderes y el balance y los contrapesos entre ellos.

 

Abogado

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad