Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

ÁNGEL ESPINA ¿Qué queremos para nuestro país?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Quienes vivimos en sectores consolidados de nuestras ciudades o en urbanizaciones o edificios, muy pocas veces podemos enfrentarnos con la realidad que se vive en las zonas más necesitadas o con problemas mucho más graves de los que padecemos nosotros en nuestras áreas.

Esto no quiere decir en que cada sector, urbanización, villa o edificio no tengamos necesidades en esta Venezuela que nos ha tocado en los últimos años; porque desde la zona más exclusiva de cualquier ciudad hasta el barrio más olvidado padecen de racionamientos en la distribución del agua, cortes del servicio eléctrico, asaltos, sicariatos y para usted de contar.

Ciertamente, cada quien se ve afectado por todas estas calamidades que nos mantienen en zozobra gracias a la corrupción y la destrucción de nuestro país por parte de un proyecto de gobierno, que pareciera no descansar en su afán por vernos completamente en ruinas, a pesar que ya nuestra sociedad lo está, pareciera que los revolucionarios quieren ver al país entero en la misma situación que todas las empresas que fueron expropiadas y que hoy están bajo la administración de los rojos.

Quise contextualizar la situación, para que todos podamos sentirnos identificados con el drama que hoy viven nuestros niños en las barriadas populares de cualquier ciudad de nuestro país.

Recientemente estuve con un amigo médico en una jornada de salud en una comunidad de los Puertos de Altagracia; el Doctor Gabriel Gutiérrez en compañía de un grupo de médicos especialistas quisieron brindarle un poco de atención a las personas más necesitadas que no tienen acceso ni a un centro de salud y mucho menos la capacidad de costearse un tratamiento para aliviar su padecimiento.

Mediante la autogestión de un grupo de colegas galenos, el Dr. Gutiérrez ofreció no sólo la atención gratuita, sino que además entregaron medicamentos a las casi 300 personas que acudieron a la actividad: desde niños en edad de lactancia hasta abuelitos y abuelitas.

Este tipo de actividades, que deberían estarlas realizando las autoridades en los tres niveles de gobierno, hoy nace de la necesidad de aportar soluciones a la problemática en materia de salud.

Me causó gran impresión ver a tantos niños padeciendo de enfermedades respiratorias, gastrointestinales, dermatológicas, entre otras, que no cuentan con el apoyo de un estado para brindarles la calidad de vida que todos los seres humanos nos merecemos; no en vano Cáritas de Venezuela dijo en su más reciente informe que un 15% de la población infantil venezolana está en riesgo de muerte por desnutrición.

Sin embargo lo que me llamó poderosamente la atención fue cuando se me acercó un niño de aproximadamente 10 años, harapiento, descalzo y con su cara cubierta de mugre, y me dijo: “¿señor yo me puedo ver con los doctores?” Yo le pregunté que sentía y me respondió que tenía mucha gripe y tos; lo que me llamó aún más la atención fue que al consultarle con quien estaba, me respondió que sólo.

Lo que me comentó un vecino del sector luego fue que, su mamá se había ido a trabajar a Colombia y los había dejado a él junto a su hermano mayor (de unos 14 años) y su hermana menor que tiene entre 7 y 8 años; ¿cuantas historias como estas hay en nuestros barrios?

El investigador Iván de la Vega, director del Laboratorio Internacional de Migraciones, Indicó recientemente que hay unas 2.500.000 personas que han emigrado del territorio nacional, lo que representa 8,3% del total de la población.

¿Será que el hombre nuevo que visualizó Hugo Chávez en su proyecto de país era ese? El padre o la madre que abandonan a sus hijos en busca de oportunidades que no consiguen en su tierra y a quien no le importa lo que padecerán sus hijos en la tierra grande de Bolívar, ¿Eso es lo quiere el Gobierno Bolivariano?

O tendría que replantear la pregunta y cuestionar si ¿es eso lo que queremos los 27.500.000 venezolanos que quedamos en el país? ¿Queremos seguir encontrando niños harapientos y muertos de hambre pidiéndonos un pan para llevarse algo al estómago? ¿Queremos seguir despidiendo a un familiar, un amigo o un compañero de trabajo porque se cansó de esperar ese cambio que no termina de llegar? ¿Qué queremos para nuestro país?

 

@AngelEspinaTV|Periodista|CNP: 18.875|Locutor 49.267

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad