Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

¿FRAUDE? En “De Norte a Sur” analizamos el resultado electoral en Bolivia

JOAQUÍN CHAPARRO|Anomia zuliana

RICHARD FERREIRA|Selección Nacional 2017-2018

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Todo indica que este año será definitivo para comenzar el desalojo del equipo rojo rojito de las entidades regionales y municipales. Solo hace falta que el equipo demócrata se conforme desde lo mejor de todas las divisas para que represente a la mayoría de la fanaticada.  También entender que el juego se gana en el noveno inning y con el último out. El cantar victoria adelantada y apresurarnos nos debilita.   Es necesario la incorporación de múltiples sectores para conformar una selección que tenga la V mayúscula de Vinotinto que es decir la V mayúscula de Venezuela.

La nueva selección de la democracia venezolana debe integrar a quienes por un tiempo estuvieron jugando para el otro equipo. Es esa amplitud la que nos permitirá ampliar la base de apoyo para conquistar el triunfo y construir la unidad nacional para la nueva Venezuela.

Para la temporada que debería arrancar a finales del 2017, observamos en la selección demócrata mucha variedad en el picheo, pero falta saber si el equipo cuenta con algún cerrador que nos permita ganar el juego, ese que emerja cuando menos lo esperábamos y haga estallar de alegría a la fanaticada para que llenen los estadios y obliguen a que el equipo rojo juegue según las reglas del campeonato.  Soy de los que piensan que la fanaticada debe convertirse en un jugador activo para neutralizar la parcialización demostrada por el árbitro.

“¡Si se puede, si se puede!” se oirá decir a todo pulmón a la fanaticada venezolana en  todos los partidos, gritos de alivio, fe y esperanza, en busca de la reconciliación nacional. Millones y millones de venezolanos están dispuestos aun a hacer largas colas para comprar los boletos en las taquillas y dar su voto de confianza a un equipo de la concertación nacional que nos conduzca a la una verdadera unidad sin distingo de colores, genero, ideología, o preferencia sexual.

El costo del boleto  para participar en  la próxima temporada  será completamente gratuito, con solo presentar la cedula de identidad bastara para ingresar, así que no debe de ser  excusas  para no acudir a los encuentros. Los centros de apuestas tendrán que abrir sus puertas quieran o no; al  arbitraje se les acabaron las escusas que inventar para seguir deteniendo lo que de seguro llegara, su parcialización con el equipo revolucionario es evidente, pero esto no implica la eliminación de la temporada, mientras el  equipo demócrata junto a su fanaticada se encuentran organizándose de manera atenta y con mucho optimismo para dar un lucido espectáculo de participación y así  dejar el nombre de Venezuela bien en alto.

Pretender ganar el juego obligado o como sea ya no es una opción para el equipo de la revolución, aunque tengan todo el poder para comprar los árbitros carecen de un buen pitcher y peor aun carecen de la fanaticada que le da emoción al encuentro, casi en silencio se podrá escuchar un lastimero “uh! Ah!” pero de que se van, se van y por nocaut.

Abogado|@richardfermarq|Secretario General de Organización PUENTE Zulia

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad