Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

MARLON JIMÉNEZ|El comunismo y la gaita protesta

ANÁLISIS PAÍS ¿Qué impacto tendrá la OEA en el conflicto venezolano?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

No será la salida definitiva, pero la Organización de Estados Americanos (OEA)  si tendría mucho que decir en la posibilidad de construir una negociación que comience a disminuir las tensiones y que finalmente ponga fin a una crisis que devino en un peligroso conflicto. La compleja situación nacional requiere de soluciones complejas.

Los próximos días serán muy interesantes, porque veremos a un grupo de países de la OEA buscando crear un consenso que permita activar la Carta Democrática y por el otro lado veremos a un Gobierno apelando a su más encendido verbo y buscando ratificar los compromisos que han entablado con diversas naciones, con el fin de evitar esa decisión que los dejaría muy mal parados.

En el País Económico, el régimen sigue en su guerra del pan e inició la apropiación de panaderías en Caracas bajo las acusaciones de siempre: especulación y la generación de colas ficticias. Los sectores empresariales han advertido que con esto se pone en peligro la cadena de producción y comercialización del pan, que es un importante integrante de la dieta de los venezolanos.

En el País Social, el pesimismo que existe en la mayoría de la población es imposible de negar incluso para los encuestadores ligados al Gobierno. Este domingo la empresa Hinterlaces reveló que a 86% de los venezolanos les preocupa la situación económica. Los integrantes del régimen parecen estar en el 14% restante que no siente esa misma preocupación.

PAÍS político

OEA: la crisis venezolana es tan compleja que con el paso del tiempo y la acumulación de tensiones se convirtió en un peligroso conflicto. Conflicto que requiere de soluciones complejas y difíciles de diseñar y ejecutar. Conflicto cuyas salidas no están totalmente en Venezuela, pero tampoco están totalmente en el exterior. Se necesita de la presión nacional e internacional. Se requiere de la intervención de institucionales nacionales y extranjeras. Lo urgente es construir un híbrido que permita poner fin al conflicto y así atender de fondo la crisis que ha venido acabando con la calidad de vida de los venezolanos y disparó los indicadores que reflejan la cantidad de venezolanos que están pasando hambre. En todo este desenlace puede tener mucho protagonismo la Organización de Estados Americanos, OEA, cuyo secretario general presentó a los países miembros un lapidario informe que retrata la difícil situación que vive la democracia venezolana. Eso aceleró todas las conversaciones que estaban en marcha para encontrar salidas negociadas al conflicto. La activación de la Carta Democrática pudiera estar muy cerca, aunque eso no implique soluciones mágicas e inmediatas. Decir que a partir de ahí se resolverá todo, es mentir. Serían pasos importantes en el proceso que pudiera conllevar a un final más adecuado a las expectativas de la mayoría. También hay que explicar que la activación de la Carta Democrática no conduce de inmediato a una suspensión de Venezuela de la OEA, para lo cual se requiere del apoyo de 24 de los 34 países miembros; sino que implica un conjunto de acciones que en el marco de la diplomacia y el diálogo encuentren soluciones. La mayor parte de los países más importantes parecieran estar de acuerdo con la medida. Ya se conocen posiciones a favor de los gobiernos de Perú, Uruguay y Chile, mientras se supone que Brasil, Estados Unidos, México, Colombia y Argentina también estarían en esa tónica. De hecho la Casa Blanca reveló que el presidente Donald Trump viene incluyendo el tema Venezuela en sus conversaciones con sus homólogos de otros países latinoamericanos. En ese sentido, este lunes pudiera ser decisivo para saber qué viene en la OEA, cuando el secretario general del organismo, Luis Almagro, realice a las 2PM (hora de Washington) una rueda de prensa en la cual hablará sobre la situación venezolana. Lo que decida la OEA contra el Gobierno no será la solución final, pero si será parte de esa resolución que la mayoría está esperando.

Validación: las validaciones de los partidos Primero Justicia y Voluntad Popular están preocupando al Gobierno, porque eso quiere decir que el diseño que hicieron del proceso no fue totalmente efectivo y que buscaba impedir a toda costa la legalización de las organizaciones políticas. Por eso han venido aplicando tácticas dilatorias para entorpecer. Y es casi que seguro que el CNE se inventará algo para disminuir la cantidad de firmas obtenidas, para cumplir con los deseos del régimen.

MUD: el proceso de validación de los partidos políticos está sirviendo a los intereses de la MUD no sólo para legalizar a la mayor parte de sus partidos, sino que está funcionando para avanzar en la reconexión emocional con el ciudadano. La participación espontánea de los venezolanos ha llamado poderosamente la atención, porque cualquier evento que sirva para castigar al Gobierno es interesante para la mayoría. Aunque eso no estaba en los planea de la coalición opositora, la validación los está ayudando en la necesaria reconciliación con el pueblo.

Primarias: crece el interés de las organizaciones que forman parte de la MUD para realizar las primarias en las cuales los ciudadanos escojan a sus candidatos a las Gobernaciones y Alcaldías. El problema es que no hay consenso, por ahora, en la materia. Pero al final todos estarán de acuerdo con ese método de selección, porque empodera al pueblo y eso los ayudaría a legitimar su posición en el conflicto actual. Muchos consideran que hacer primarias sin que exista una convocatoria de elecciones es un riesgo, cosa que pudiera ser cierta, pero también puede ser un mecanismo de presión que encienda la calle y al final el Gobierno deba ceder y llamar a los procesos comiciales.

PAÍS económico

Medidas: el Gobierno lo apuesta todo a los Clap como mecanismo para aliviar el peso de la crisis a la población, pero sobre todo a sus seguidores. Eso demuestra la falta de previsión y claridad sobre las razones de la crisis. Siguen atacando las consecuencias y no la raíz del problema que está en la producción. Los Clap no resuelven las necesidades alimenticias de los venezolanos y se calcula que apenas cubren 3,1% de lo que necesita una familia promedio durante un mes. La economía nacional sigue de mal en peor. Los niveles de escasez se profundizan y la inflación continúa sin control. Mientras tanto, el Gobierno sigue jugando al Carnaval y viviendo en un mundo paralelo. Fíjense que el país está prácticamente detenido por completo y ellos están organizando una “Expo Potencia”. Siguen en sus fantasías revolucionarias. Siguen en su épica contra el capitalismo que ahora se evidencia en la llamada “Guerra del Pan”. Con cada uno de sus errores se demuestra que carecen de gobernabilidad y gobernanza sobre la economía.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela siguen cayendo y al cierre se ubicaron en $10.412 millones, lo que implica una merma de $157 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera nacional cayó en $3,39 al cerrar en $41,78.

Dólar: la tasa Dicom de nuevo cierra en alza al ubicarse en Bs. 705,63 por dólar con un aumento en la semana de Bs. 3,21. Mientras tanto, el mercado paralelo sigue cayendo como consecuencia de la falta de demanda en el mercado y no como secuela de acciones efectivas del Gobierno.

Indicadores: sigue el silencio del Banco Central de Venezuela sobre los indicadores de la economía.

Pan y guerra: el régimen viene adelantando su ofensiva en la llamada “Guerra del Pan”, que según ellos busca poner orden en la especulación de los panaderos. De nuevo se equivoca el Gobierno porque ataca las consecuencias, más no las raíces del problema. Y eso es común en ellos, porque al admitir que la falla está en la falta de trigo suficiente, estarían confesando su responsabilidad. Por eso recargan la culpa en los panaderos. Por eso comenzaron las expropiaciones de panaderías en Caracas, que en el fondo son apropiaciones porque nunca pagarán a sus legítimos dueños. Esa es una política peligrosa porque tal como alertó Fedecámaras se está poniendo en riesgo la cadena de producción y comercialización del pan que es un elemento vital en la golpeada dieta de los venezolanos.

PAÍS social

Precios y escasez: dos elementos muy volátiles del día a día de los venezolanos. Cada vez es mayor el desabastecimiento de productos nacionales, mientras que los precios de los productos importados es cada vez más inalcanzable para la mayoría. La vida de la mayoría de los venezolanos es agobiante. No importa cuántos ingresos tengan en una familia, es imposible que igualen el ritmo de la inflación. Y mientras todo eso ocurre, el Gobierno ahora juega al país potencia.

Desamparo: hasta las encuestadoras oficiales muestran la dura realidad de la falta de optimismo en los venezolanos. Hinterlaces reveló este domingo que 86% de los venezolanos están preocupados por la situación económica, mientras que se supone que los integrantes del Gobierno son parte del 14% que no se preocupa por la crisis económica.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad